• Ken Vandermark Territory Band 4: Company Switch

    Disco 1: Killing Floor, Reverse One, Franja.
    Disco 2: Vertical 8, Reverse Two, Local Works

    VandermarkMúsicos
    :
    Ken Vandermark: saxo, clarinete
    Dave Rempis: saxo
    Frederik Ljungkvist: saxo, clarinete
    Axel Doerner: trompeta
    Jeff Bishop: trombón
    Lasse Marhaug: electrónicos
    Paul Lytton: percusión
    Paal Nilssen-Love: percusión
    Kent Kessler: bajo acústico
    Fred Lomberg-Holm: cello

    2005, Okkadisk

    Calificación: Está bien… (…me declaro incompetente en la causa)

    “La creatividad es una ballena que nada en un vasto océano de factores psicológicos parcialmente inexplorados”
    Albert Einstein

    Y esta ballena va…llena. Veamos de qué…
    Territory Band 4 es la particular visión de Ken Vandermark para la música improvisada de big band.
    De ninguna manera usted saldrá tarareando los temas incluidos en este disco doble.
    A lo sumo emitirá extraños gorjeos seguidos de espasmos y una irremediable sensación de no entender nada en una primera audición y vaya a saber en las posteriores.
    Después de escucharlo tuve la perversa acción de prestárselo a un amigo con el objeto de corroborar esa primera impresión.
    Días después fui a visitarlo y en la puerta de su oficina encontré un cartel que decía: “No me espere, salí… por la ventana”.
    Si le recomiendo este disco y usted sale corriendo a comprarlo puede que yo también termine saliendo por la ventana pero en contra de mi voluntad.
    Y no es que no lo recomiende, sólo quiero que usted tome sus recaudos y de paso me evite responsabilidades que no puedo asumir.
    Con su ayuda y comprensión me comprometo a tratar de explicar sobre qué estamos hablando.
    Company Switch es un acercamiento integrador entre el free jazz en los Estados Unidos y la libre improvisación europea.
    Ambas corrientes tomaron forma por separado a mediados de los sesenta, justo cuando estaba naciendo el pibe Vandermark
    Con este proyecto, Vandermark no intenta volver atrás sino crear un nuevo lenguaje musical que integre múltiples puntos de vista.
    En los años sesenta, en Estados Unidos, los movimientos políticos y sociales adquirieron una dimensión histórica. Fue en ese periodo que surgió Tamla Motown, la primera discográfica dirigida por un afroamericano y que lanzó a la fama a gente como James Brown, Aretha Franklin y Marvin Gaye. Mientras tanto, en Europa, músicos del pop como Eric Clapton y The Rolling Stones, incorporaban el blues. Ante la inédita masividad que alcanzaron estos movimientos, el jazz de vanguardia respondió con la New Thing (literalmente la “cosa nueva”) o free jazz. Esta corriente era una radical alteración de los principios musicales que habían regido la improvisación.
    En la actualidad encontramos compositores que han retomado esa línea basándose en los principios que el mismo Vandermark sintetiza al citar a Merce Cunningham: "El único camino para hacer… es hacerlo"
    Estos principios exceden el terreno de lo musical para alcanzar un espectro artístico más amplio caracterizado por la libre expresión, la afirmación de sí, la dominación, la independencia de juicio y el gusto por la complejidad, en donde siempre lo complejo triunfa sobre lo simple y lo asimétrico sobre lo métrico.
    Ante lo expuesto, uno debe prepararse para toparse con algo “diferente” y con el riesgo de quedar pagando…
    Company Switch es un disco doble con seis temas inspirados en distinas fuentes.
    Killing floor está inspirado en el fotógrafo Sebastiao Salgado, cuya obra en blanco y negro retrata la desesperación de nuestros tiempos.
    Reverse one se inspira en Abdul Wadud y Reverse two en David Tudor (¡mucho gusto!).
    Franja refiere al Franja Partisan Hospital, un lugar escondido en las montañas de Ljublujana actualmente convertido en museo y que sirviera como hospital durante la Segunda Guerra Mundial.
    Vertical eight está dedicada al compositor Milton Babbit.
    Local Works es un homenaje a tres filmes bélicos dirigidos por Stanley Kubrick “Path of Glory”, “Dr. Strangelove” y “Full Metal Jacket”.
    La Territory Band 4 integra un reducido lote de “large-ensembles” que profesan su pasión por la improvisación, de los que también forman parte la Pierre Brotzman’s Chicago Tentet, Barry Guy’s New Orchestra, Misha Mengelberg ICP Orchestra y todos siguiendo las huellas iniciadas por la Anthony Braxton’s Creative Orchestra.
    El propio Vandermark relata un suceso que ejemplifica la orientación de esta obra: “Durante la grabación de Local Works, en la sección que aparecen los electrónicos a cargo de Lasse (Marhaug), éstos dejaron de funcionar. La solución fue continuar la grabación y más tarde incorporar una performance de Lasse en solitario y sin escuchar lo que había tocado el resto de la banda”.
    ¿Está claro?
    Experimental, diferente, serio y por momentos incomprensible, este disco es un desafío a nuestra capacidad de entendimiento (o a la mía por lo menos). Dependerá de cada uno convertirlo en obra maestra o rechazarlo de plano. Eso sí, detrás de su concepción hay una idea (o varias) que expresan la necesidad artística de su autor. Y en ella no hay espacio para agradar en términos convencionales, sólo una unívoca intención de innovar recorriendo nuevos caminos.
    Eso, por lo menos, inspira respeto.

    Sergio Piccirilli.

    Notas Relacionadas o de Interés: