• Ernesto Jodos

    Ernesto JodosEstaba preocupado el pianista Ernesto Jodos; en realidad, más que preocupado, estaba indignado. No… no con nosotros, al menos en ese momento, sino con la decisión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de prohibir la realización de conciertos en uno de los clubes de jazz más asentados y reconocidos de la noche porteña: Thelonious.
    Pensamos si era el momento adecuado para una entrevista o charla… pero ya habíamos sufrido varias postergaciones por cuestiones de “no salud” de este escriba y estábamos ahí, frente a frente con uno de los indudables referentes de la escena jazzística argentina.
    Jodos nació el 15 de julio de 1973, pero su currículum y sus múltiples actividades hacen pensar en alguien con mucha más edad. Empezó a estudiar a los 11 años; siendo muy joven, aprovechó una de las múltiples visitas que el vibrafonista Gary Burton le hiciera a nuestro país y asistió a uno de sus seminarios. Algo del joven Ernesto (¿la importancia de llamarse Ernesto?) debe haber llamado la atención de don Gary, porque ahí nomás le fue otorgada una beca para estudiar en los Estados Unidos. Sí, a Berklee. El pianista no desaprovechó la oportunidad y fue alumno de Sophia Rossoff, Fred Hersch, Kenny Werner, Ed Bedner, Hal Crook y Marc Copland.

    Copland
    Justamente este último fue quien escribió las liner notes del disco debut de Jodos con su sexteto; citamos: “después de escuchar cómo toca Ernesto, me di cuenta de que estaba en presencia de un verdadero artista, un pianista de talento (…) He aquí un músico con una comprensión cabal de la tradición y que, al mismo tiempo, se interesa por acercarse a la música a través de caminos novedosos. Su dominio de las libertades posibles en armonía y líneas melódicas es sinceramente maravilloso, y me resulta particularmente impresionante el modo en que usa los conceptos argentinos en su música.”

    Ernesto Jodos SextetoEn ocasión de su participación en la sección 1×5 (+1) del mes de junio pasado (entrega número 16), repasamos parte de su historia y presente artísticos.

    Su primera grabación fue en el disco debut del contrabajista Hernán Merlo; su debut como líder fue con el mencionado Ernesto Jodos Sexteto en el año 2000, acompañado por Sergio Verdinelli, Hernán Merlo, Natalio Sued, Carlos Lastra y Enrique Norris.

    Cambio De Celda - Apenas Las DoceLuego mutó a la formación de trío con Cambio de celda, nuevamente con Verdinelli en percusión y Martín Iannaccone en cello. Con este formato grabó dos álbumes: Cambio de celda (2001) y Apenas las doce (2003), registrado en vivo.
    Esta trilogía fue editada por el sello BAU Records y a esa altura, la gran mayoría de los jazzistas argentinos había tocado con él: Fernando Tarrés, Rodrigo Domínguez, Eduardo Casalla, Luis Nacht, Mariano Otero, Guillermo Bazzola (con quien grabara un CD en el 2000 para Revista Clásica, de título Long Ago), Jerónimo Carmona, Juan Pablo Arredondo, Carto Brandán, Pepi Taveira, Marcelo Gutfraind, Guillermo Delgado, Natalio Sued, Walter y Javier Malosetti, Guillermo Klein…

    Long AgoPero no sólo de jazz vive el hombre por lo que también supo hacer de las suyas con Mercedes Sosa, Pedro Aznar, Willy González, Raúl Carnota, Lucho González, etc.
    También incursionó en la composición y/o musicalización para obras de teatro como Romeo y Julieta, Sueño de una noche de verano, Los desventurados, El Zoo de cristal y Pedir demasiado.
    Se ha desempeñado como productor artístico (Mariano Otero, Mariana Baraj, etc.) y se tomó tan en serio la docencia que no sólo algunos de sus alumnos ya son pianistas reconocidos en nuestro país, sino que ha dictado un sinnúmero de cursos, clínicas y seminarios en la Argentina y en el exterior.

    Como si fuera poco, está al frente de la Jefatura de Departamento de Performance en la Escuela de Música Contemporánea de Buenos Aires.

    Solo - PerspectivasY hay más todavía: en el año 2004 edita Solo por el sello Blue Art; este disco acaba de editarse este año en España, lo que lo llevó a una serie de conciertos en el mes de junio junto con el contrabajista Horacio Fumero y el baterista David Xirgu.
    En el 2005 edita por el sello S´Jazz (EMI), Perspectivas (comentado en su momento en este site) y junto con el también pianista Gerardo Gandini (y nuevamente por Blue Art) editó recientemente De/Generaciones.

    Jodos - Gandini
    Ha tocado con varios músicos del exterior: Conrad Herwig, Jeff Hirschfield, Erik Friedlander, Chris Cheek, Paquito D’Rivera, Donny McCaslin, Michael Brecker, etc.

    Ha recibido numerosas distinciones tanto del diario Clarín como La Nación y en el 2005 fue galardonado con el Konex de Platino en el rubro “solista de jazz”.

    Actualmente (cual es su costumbre) se ramifica en varios proyectos: el dueto con Gandini, un trío con Carmona y Michelini haciendo música de Marsh, Tristano y Konitz, un cuarteto con Verdinelli, Merlo y Lastra, otro trío con Tarzia y Verdinelli… y andá a saber cuántas cosas más.

    En octubre se va a realizar una serie de actuaciones en Chile y luego se va a Colombia a brindar algunos conciertos y a dar clases de música.
    Y, aunque un poco enojado (y preocupado), lo teníamos sentado en un bar de la calle Perú.
    Había que aprovechar el momento porque si no… andá a saber…

    Hay que agitar un poquito… ya son varios los lugares cerrados… Virasoro, La Revuelta, el Jazz Club, ahora Thelonious… la Municipalidad ya ha cerrado varios… ¿para qué poner una carrera de jazz en los conservatorios? Encima que no apoyan a los clubes después van y los cierran…

    ¿No será que los dueños de los clubes también dejan los resquicios para que después…?

    Ernesto Jodos Y… algo de eso hay… pero hay bastante mala leche también… y con estas cosas… mirá… puede parecer una estupidez, pero en muchos países se ve que hay una movida importante de jazz en Buenos Aires, se ve clarísimo. En España, en Chile desde ya, en Colombia…. porque la información llega… y toda esta cuestión hasta atenta contra eso…

    ¿Y vos podés decir lo mismo de otros lugares?

    En España está claro que sí. En Chile también; lo que yo pude percibir ahí es que hay muy buenos músicos de menos de 30 años. Mayores hay algunos también, pero hay jóvenes que tocan fenómeno. En Santiago hay pocos lugares para tocar… (sonríe) me hace acordar a lo que era Buenos Aires hace unos 10 años.

    Notas Relacionadas o de Interés: