• Satoko Fujii

    Satoko Fujii Orchestra: Tokio-Live!
    Scramble, Water, An Unpaved Road, A Brick House, A Submarine Volcano, Fue Taiko, Ronnie’s Waltz


    Músicos:
    Satoko Fujii: piano
    Sachi Hayasaka, Kunihiro Irumi, Masaya Kimura, Ryuichi Yoshida: saxo
    Natsuki Tamura, Takao Watanabe, Yoshihito Fukumoto, Yusuku Shirotani: trompeta
    Haguregumo Nagamatsu, Tetsuya Higashi: trombón
    Toshiki Nagata: bajo
    Akira Horikoshi: batería

    Libra Records, 2006

    Calificación: Está bien

    Satoko Fujii Four: When We Were There
    Sandstorm, Runaway Radio, When We Were There, In Your Dream, A Path Through the Garden, Nourishment, Nocturne, The Line Of the Heart, An Excursion, Inori, A Diversion


    Músicos:
    Satoko Fujii: piano
    Natsuki Tamura: trompeta
    Mark Dresser: bajo acústico
    Jim Black: batería

    Libra Records, 2006

    Calificación: Dame dos


    Junk Box:  Fragment
    A Dream In the Dawn, Ants Are Crossing the Highway, Getting Lost On Snowy Day, At Intersection On a Rainy Day, Looking Out the Window, Your Neighbors, Work Cooking, Tin Can Godzilla, Cat’s Nap, Lullaby

    Músicos:
    Satoko Fujii: piano
    Natsuki  Tamura: trompeta
    John Hollenbeck: batería, percusión

    Libra Records, 2006

    Calificación: Dame dos

    Mihalyl Csitkszentmithalyl es uno de los principales referentes en estudios sobre el proceso creativo. En su libro Psicología de la Invención advierte que uno de los principales obstáculos en el desarrollo de la creatividad es la distracción y… ¿en qué estábamos? Ah,sí… La distracción…
    Es que una mosca se posó sobre la pantalla de mi monitor y, aunque usted no lo crea, me miró y… ¡tenía unos ojitos!
    8003 para ser más precisos. Porque no sé si usted sabe que las moscas tienen dos ojos; y cada uno de ellos subdivididos en 4000 ommatidios y además tienen tres ojos simples sobre la cabeza…
    Sólo es cuestión de sumar y sobre todo no distraerse mientras hace la cuenta… porque si no, es probable que ocurra aquello que señalara Csitkszentmithalyl al sentenciar: La Kreatividoska se va al karajovich…
    Otro factor que impide el desarrollo creativo es la falta de disciplina para controlar la pereza, concepto que ampliaría si es que no fuera tan haragán. La sociedad admira la creatividad, pero mientras muchos suponen que sólo se trata de frotar la lámpara de Aladino, en realidad requiere una ética del esfuerzo, determinación y conocimiento, con pasos precisos y momentos de enorme soledad con el objeto a crear.

    Todos podemos acceder al desarrollo del proceso creativo. Sin ir más lejos, he llegado a pronunciar correctamente Csitkszentmithalyl sin que mi lengua quede hecha un tirabuzón. Es obvio que hay mejores exponentes, por ejemplo la pianista y compositora Satoko Fujii.
    Durante el  2005 ya había dado muestras de su exuberante creatividad editando cinco discos. En el 2006 batió su propio record con 9 álbumes incluyendo varios orquestales, Fragments con el trío Junk Box junto a Natsuki Tamura y John Hollenbeck, dueto con Misha Mengelberg, disco con la banda Gato Libre y nuevo álbum con el Satoko Fujii Four.
    De todas las formas expresivas en que se manifiesta la música de Fujii, sus proyectos orquestales son los que más se acercan a las fuentes tradicionales americanas. Su herencia oriental está presente; pero a diferencia de otros trabajos, no recurre a esa fuente como algo deliberado o provocado intencionalmente, sino como una simple atmósfera creada para fortalecer el discurso compositivo. Live! trae siete extensas piezas para orquesta con la reiterativa inclusión de dos solistas en cada tema y en los que Fujii se aboca, casi en forma excluyente, a la dirección orquestal, relegando su rol como pianista. El protagonismo conceptual lo ocupa un encuadre orquestal cuasi-ellingtoniano, aunque adopta texturas que parecen estar emparentadas con la tradición musical japonesa, tanto por la utilización de modos a partir de dos escalas pentatónicas como en el gagaku, como por la apropiación de formas instrumentales tradicionales derivadas del danmono.

    Mientras esa base estructural contiene elementos que aportan tensión, el discurso de los solistas utiliza un lenguaje de natural empatía, lo que brinda una relajada distensión. La suma de las partes arroja un resultado más accesible que el resto de la obra de Fujii. Los solistas de la Orchestra Tokyo son excelentes, en particular el trombonista Nagamatsu, el saxofonista Hyasaka y el trompetista Fukumoto. No serán tan famosos como… Toyota, Yamaha o Suzuki… pero tienen lo suyo.
    Live! además contiene un DVD con una secuencia de temas idéntica a la del disco y permite confirmar, entre otras cosas, que los músicos -pese a ser orientales-, no son uruguayos.

    Dentro de la multiplicidad de proyectos desplegados por Satoko Fujii, los más estables han sido su trío integrado por Mark Dresser y Jim Black y la sociedad musical con su esposo, el trompetista Natsuki Tamura. La fusión de ambas experiencias tomó forma el año pasado con Live In Japan, disco que transformo al SF Trio en ST Four. Si Live in Japan ofrecía una revisión de la obra previa de Fujii, en When We Were There se completa la transformación evolutiva con nuevas composiciones. El trío, ahora convertido en cuarteto, ya no recurre al formato de suite enfocándose en composiciones breves en las que confluyen el jazz, la libre improvisación, la música clásica y el rock. En términos compositivos adopta estructuras que se asocian al jo-ha-kyu de la música japonesa al incluir un esquema de introducción, una sección central de relajamiento y un efecto de aceleración hacia el final. En la breve pero intensa Sandstorm, Fujii toma de Cecil Taylor el modo de desarrollo y expansión, en donde la energía y un concepto percusivo de movimiento constante dominan el discurso de la improvisación. En Runaway Radio el rock pareciera flirtear con el mainstream. El dominio de la dinámica, la firmeza en la construcción de las líneas de bajos y el control de la sonoridad propulsado por una descarga de fraseos repetitivos, resultan una explicita aceptación por parte de Fujii de un patrimonio musical heredado de Randy Weston. En cambio, en In Your Dream explora un territorio poético y sugestivo. Una característica distintiva de When We Were There es la obtención de dinámica a partir de un antagonismo cooperativo. Esos contrastes se manifiestan con claridad en el tandem rítmico que constituyen Dresser y Black en el que parecen confrontarse el free y el rock y que cierran a la perfección en el protagónico discurso de Tamura y Fujii, ubicando frente a frente un dramatismo clásico y la libertad estructural asociada al jazz.

    Otro de los discos ofrecidos por Fujii en el 2006 fue Fragment. El vehículo expresivo de ese trabajo es el grupo Junk Box cuya integración se completa con el baterista John Hollenbeck y el trompetista Natsuki Tamura. Junk Box es un trío de música improvisada orientado hacia la exploración de texturas, cambios rítmicos y free jazz. Su origen fundacional es el concepto denominado com-impro, cuyo núcleo se conforma por una composición pre-existente, basada en estructuras de arreglos no convencionales, que utiliza palabras y gráficos en lugar del sistema tradicional. Fragment alterna pasajes vivaces y agitados con otros introspectivos en clara consonancia con el estilo de composición que caracteriza a Fujii, pero potenciados con el experimental concepto de los arreglos. El sentido de esta búsqueda establece un paralelo con algunas obras de John Zorn basadas en el uso del tarot.

    En Fragment, Fujii hace uso de lo múltiple y lo heterogéneo. Una excursión cerebral que no arroja un resultado austero, merced a la incorporación de elementos innovadores y a la adopción de una direccionalidad fragmentaria y llena de sorpresas. Así es que podemos hallar texturas abstractas y estructuras cercanas al rock mezcladas con cuotas de humor cargadas de complicidad que se manifiestan en alusiones a Beethoven, Mendelssohn y Johnny Mandel, como en Your Neighbors. O sólidas estructuras rítmicas con un delicioso encuadre pianístico de apariencia pseudo-clásica sobre la que Tamura despliega un discurso a lo Lester Bowie como en Ants Are Crossing the Highway. En Getting Lost On Snowy Day adoptan un lenguaje tradicional y cauteloso, pero con espacios abiertos y etéreos. La utilización de piano preparado le otorga un timbre metálico, mientras la trompeta adopta un lenguaje fantasmal a lo que Hollenbeck suma un fascinante asalto percusivo. En Fragment, el aporte de Hollenbeck es crucial ya que conjuga los aspectos tradicionales asimilados en su participación junto a Bob Brookmayer con el concepto futurista del Claudia Quintet. Sin embargo, son la trompeta de Tamura y el piano de Fujii quienes ocupan y comparten el liderazgo discursivo. Mientras el primero adopta un sentido de exploración tonal, Satoko aporta énfasis dramático, estructuras angulares y con feroces ostinatos que proveen la templanza necesaria para la dinámica interacción del trío. El titulo del disco (Fragment) es toda una definición ya que Junk Box hace uso de una estética de lo fragmentario en relación a dos condicionantes: la multiplicidad de recursos y el carácter no unitario del lenguaje musical. Después de todo, la realidad llega a nuestros sentidos fragmentariamente. Y aquí es como si Fujii, a través del arte, pretendiera leer entrelíneas esa realidad.

    Síntesis: La creatividad es un símbolo de transformación que requiere de valentía y sacrificio. Fujii sabe eso, pero además lo convierte en acción.
    Nuestra cobardía y nuestra pereza tienen la culpa de que el mañana y el ayer sean iguales (Jorge Luís Borges) 

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: