• Tin Hat: The Sad Machinery of Spring

    Old World, The Secret Fluid Of Dusk, Blind Paper Dragon, Dionysus, Daisy Bell, Drawing Lessons, The Book, Dead Season, Black Thursday, The Tailor’s Dummies, Dionysus II, The Land Of Perpetual Sleep, Janissary Band, The Comet, Intractable

    Músicos:
    Ara Anderson: trompeta, teclados
    Zeena Parkins: arpa
    Mark Orton: guitarra acústica, dobro, banjo, piano, armónica
    Ben Goldberg: clarinete
    Carla Kihlstedt: violín, viola, voz, piano, percusión, armónica

    Hannibal/Ryko, 2007

    Calificación: A la marosca

    Esta banda fundada en 1997 fue, en sus orígenes, un trío integrado por Mark Orton, Carla Kikhlstedt y Rob Burger. Este último dejaría el grupo en el 2004. Ahora inician una nueva etapa como quinteto al incorporar al clarinetista Ben Goldberg, la arpista Zeena Parkins y el multi-instrumentista Ara Anderson. Estos cambios se tradujeron en un nuevo disco: The Sad Machinery of Spring.
    En Tin Hat confluyen un amplio rango de influencias: música de cámara, jazz, world music, folk, klezmer y bluegrass, entre otros. Una perfecta intersección entre la tradición de la música europea y las corrientes posmodernistas con eje en los Estados Unidos. De allí que algunos se atrevan (sin ruborizarse) a rotular el estilo de la banda como “música de cámara del siglo XXI” o “música étnica americana de avant-garde”. Más allá de estas rimbombantes definiciones, queda claro que la banda frecuenta un camino poco transitado y que lo hacen con inteligencia, originalidad y sensibilidad creativa. Otro factor que destaca la actualidad de Tin Hat es que está integrado por cinco reconocidos compositores, lo que reafirma el sentido cooperativo y de interacción y sin liderazgos a la vista. Pero si hay un elemento que los distingue es la multiplicidad expresiva y de texturas que constituyen su paleta de sonidos. Entre sus cinco miembros ejecutan más de treinta instrumentos diferentes. Y además lo hacen con solvencia (no como un amigo que se jactaba de haber tocado más de 45 instrumentos y jamás logro sacar, de ellos, sonido alguno).
    The Sad Machinery of Spring está inspirado en la obra del novelista y artista grafico Bruno Schulz. Este artista nacido en 1892 en Drohobycz, es considerado uno de los maestros de la narrativa polaca. Sus trabajos más destacados son Las tiendas de color canela de 1934 y Sanatorio bajo la clepsidra de 1937. Su estilo literario se asocia a genios de la literatura como Kafka y Proust, en especial por sus febriles acumulaciones de metáforas y por la hiperbolización del pasado.
    Y cuando el pasado se hipérbola… ¡te quiero ver!
    En su obra, Schulz se manifiesta como un cosmólogo sin teología, a la manera de Borges; y recurre reiteradamente a temas como el hastío, las falsas pruebas de la vida, los momentos muertos y su percepción del tiempo ocioso, además de una alucinada obsesión por la figura paterna y la locura como expresión elusiva de la realidad.
    La aproximación desde lo musical a la obra de Schulz tiene antecedentes en Sanatorium Under the Sign of the Hourglass, tributo que llevara a cabo la Cracow Klezmer Band sobre composiciones de John Zorn.

    The Sad Machinery of Spring inicia con Old World, tema que nos sumerge en un ámbito de nostálgica intimidad, con un discurso melódico atemporal en el que alternan matices predominantes el violín y el clarinete. Su económica belleza nos envuelve, casi como si contempláramos impávidos una cajita de música. En The Secret Fluid of Dusk accedemos a un ámbito camarístico en el que la guitarra y el violín se ocupan del factor melódico fundacional. La palabra cámara implica que la música puede ser ejecutada en una habitación, con una atmósfera de intimidad (como tantas otras cosas placenteras que  pueden hacerse en… una habitación con una atmósfera de intimidad). En la música de cámara el número de integrantes oscila entre dos y cinco, a diferencia de “la otra cosa” que usualmente se hace entre dos pero que excepcionalmente puede llevarse a cabo sin un límite de participantes. El enfoque del Tin Hat aquí (o mejor dicho, allá) se asocia a las formaciones camarísticas desarrolladas durante el siglo XX por Bartok, Milhaud y Khachaturian por su incorporación de clarinete, violín y piano, pero también refieren solapadamente a Der hirt auf felsen de Franz Schubert y Schon lacht der holde Fruhling de Wolfgang Amadeus Mozart y el Opus 115 de Brahms.

    En Blind Paper Dragon la propuesta gana en intensidad rítmica conjugando la cadencia de la música folk, la contrastante alegría-tristeza del klezmer, con la sensibilidad propia de la improvisación jazzera. Serio pero no solemne. Soundtrack ideal para una película de Buster Keaton. Dionysus emparenta blues y country representados por la guitarra y el piano, respectivamente. Un sugestivo interludio desemboca en un vigoroso pasaje melódico que paulatinamente se va apropiando de frases heredadas del Bolero de Ravel. En la balada con aires de bluegrass Daisy Bell, Kilhstedt se encarga de la voz líder. El bluegrass tiene sus raíces en la música anglosajona llevada por los inmigrantes británicos a la región de los apalaches. De hecho, bluegrass (hierba azul) es el nombre de una gramínea de ese color, frecuente en el estado de Kentucky y el sur de Ohio. Aquí el encuadre se nutre de esa esencia country pero adaptando esquemas contrapuntísticos provenientes de la tradición clásica.

    La introspección melódica de Drawing Lessons crea una atmósfera de tristeza sobrecogedora. El violín aquí es el instrumento obbligato, término italiano que significa obligatorio y que se refiere en términos musicales a un instrumento que no debe omitirse. El instrumento líder, como en todo obbligato, está afinado en si. Si, sí o sí.
    The Book está inspirado en un cuento de Schulz incluido en Sanatorio bajo la clepsidra. La lírica fantasía y simbólica expresividad de esa narración encaja a la perfección con una melodía de perversa belleza, enriquecida por la variedad e intercambio permanente de instrumentos.
    La sincopada y sensual autoridad de Dead Season se enlaza con Americana, denominación aplicada a una amplia categoría que incluye gospel, country, folk de los apalaches, blues y música tex-mex. Esta última se impone en los aires mariachis desplegados por la trompeta.
    El experimental Black Thursday es un breve solo de arpa que actúa como preludio de The Tailor’s Dummies en donde el sonido de piano preparado le otorga a la intro un carácter aleatorio del que surge una seductora melodía con toquecitos de música country. El breve Dionysus II se enlaza con el seductor y a la vez tortuoso clima de The Land of Perpetual Sleep.

    Janissary Band parece inspirado en los aspectos renovadores de los motives de Stravinsky. Tanto por su forma de permutarlos sin tener en cuenta los cambios en la métrica como por el uso obsesivo del ostinato, asumiendo influencias de dos obras de Stravinsky separadas entre sí por cuatro décadas: Histoire du Soldat para violín, clarinete y piano de 1919 y Epithafium para flauta clarinete y arpa de 1959. The Comet está basado en la novela del mismo nombre que escribiera Shulz. Un argumento simple y sencillo: El padre examina en el microscopio un homúnculo floreciente que una estrella ha engendrado en la quietud de la chimenea mientras el tío que fue hechizado convirtiéndose en una campana, hace sonar la alarma del fin del mundo… ¡Bah! Lo de todos los días… La visión de Tin Hat es plena de misterio y belleza con una hipnótica melodía de construcción minimalista que traduce en imágenes la narrativa de Schulz sin… el homúnculo floreciente, sin estrellas que engendren y mucho menos un tío haciendo de campana, pero casi… Ya estamos llegando al final.
    El cálculo de probabilidades indica que tiene que haber un tema de relleno. Un tema “malo, feo, caca”… pero no…
    Contrariando la teoría se despiden con la angular expresividad del breve y sugestivo Intractable. Palabra que en inglés significa insuperable
    Casi, casi, como este disco.

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: