• Bifes A La Criolla

    Ingredientes:

    4 Bifes de Cuadril
    1 Kg. Papas
    2 Ajíes Morrones Rojos Medianos
    2 Cebollas Grandes
    4 Tomates Medianos Maduros
    Laurel
    Ají Molido
    Orégano
    Vino Tinto
    Sal Fina
    Aceite

    Hoy pasé por la carnicería de Esteban, mi cirujano cárnico, y vi unos espléndidos bifes de cuadril que vamos a preparar a la criolla; necesitamos una sartén grande y una cacerola.
    Comenzamos cortando la cebolla en medios aros no muy finos; para trabajar con los morrones hay que concentrarse porque están tan caros que no podemos fallar, les quitamos las semillas y las nervaduras cortándolos en tiras del grosor de las cebollas, finalizamos cortando los tomates (pueden ser redondos o peritas) en cuartos; la presencia de los mismos en la preparación, además de sabor, le agrega un juguito ideal.
    (Me crié viendo novelas en la tele; mientras mi vieja planchaba me ataba a la silla para que no hiciera quilombo y me las “soplaba” enteras, un embole. De grande me empezaron a gustar y a la hora de cenar me metía en las historias de otros para entretenerme un rato.
    Ahora resulta que a la hora de cenar la gente paga para ser “juez” de las “boludeces” que hacen otros, notable. Y me acordé de Sueter: Mamá, planchame la camisa).


    Bien, llevamos la cacerola al fuego con agua y las papas cortadas en pedazos medianos, tapamos y las dejamos que viajen camino al punto de cocción, ése que ya aprendimos y que nos ha dado tantas alegrías.
    En un bol colocamos las verduras cortadas agregándoles sal, orégano y ají molido; mezclamos con las manos para repartir la sazón, bombón.
    (Se puso difícil sacarle el jugo a este cascote que es el Torneo de Fútbol local, por eso les sugiero una peli: Bucarest 12:08. Cuando el fútbol falla, recurramos a La Máquina de hacer pájaros, porque… ¿Qué se puede hacer, salvo ver películas?).

    Ahora sí, tenemos frente a nuestros ojos la sartén sobre la mesada. Primero incorporamos una base de aceite, la mitad de las verduras y un par de hojas de laurel; sobre las mismas, los bifes de cuadril a los que les hemos agregado sal, para que descansen sobre este colchón; al resto de las verduras las colocamos sobre los bifes generando un efecto capicúa. Tapamos la sartén y la llevamos sobre la hornalla a fuego normal.
    Han pasado 20 minutos; retiramos la sartén del fuego, corremos las verduras que están abajo dando vuelta los bifes dejándolos sobre el metal, cubrimos con las verduras y otra vez al fuego.  Antes de tapar la sartén, agregamos una virola de vino tinto; esperamos que evapore el alcohol y dejamos que, de esta manera, completen la cocción: faltan 10 minutos (¿Diez minutos dije? Sobran unos segundos para escuchar Sueños de Maniquí, del álbum Anabelas, de Bubu, que acaba de editarse en CD en la Argentina. Una gloria. Año 1978.).

    Si la preparación está demasiado jugosa, corra un poco la tapa para lograr el equilibrio deseado.
    Las papas ya están listas, otra vez logramos el punto, a los bifes le faltan 5 minutos, ya las podemos agregar a la sartén rodeando el perímetro para que se embeban de este sabor nacional  y popular. Si las quiere dorar, tome una sartén, coloque un poco de aceite y con paciencia vaya dándolas vuelta hasta lograr el emblemático tono ámbar (La Fox).
    Está terminando esta obra que comenzó hace una hora, se acerca el final; y aquí entra en la escena un protagonista indispensable para lograr un remate con ovación de pie: EL PAN.
    No podemos errar en la elección, no sienta presión, preste atención, porque el pan va a ser su compañero de ruta en este viaje criollo.
    Hasta la próxima, disfrute, hágalo con cariño y que no falte el vino.
    Un abrazo.

    Pepe Terminiello

    Notas Relacionadas o de Interés: