• Gustavo Bergalli

    Este señor trompetista se ha dado el lujo, durante sus treinta años de residencia en Suecia, de tocar con muchísimas figuras del jazz (tanto europeos como americanos) y hacerse de un nombre reconocido y respetado en el medio. Para conocerlo mejor, pueden acceder a la entrevista realizada en este site en febrero de 2007.
    Federico Larroca se encontró con Gustavo Bergalli y le propuso participar nuevamente de esta sección, pues ya lo había hecho casi tres años atrás. En esta ocasión prefirió hacerlo cara a cara y se encontraron en un coqueto café.
    La intención fue que hiciera otra selección buscando nuevos criterios. Se consiguió a medias: dos de los álbumes fueron inamovibles.
    Pero vamos mejor al relato de Larroca:

    Resultó ser uno de esos días en los que, además de contratiempos infinitos, caí en la cuenta de que en mi última y reciente mudanza había perdido mi grabador de mano. Pero eso no fue todo: de camino al sitio de la entrevista una señora muy entrada en años ha decidido, vaya uno a saber por qué motivos, insultarme a viva voz. Caramba… ¿qué deparará el encuentro?
    Sin el grabador extraviado, cargo conmigo dos micrófonos, una pequeña consola de cuatro canales y un Minidisc. Activé la mínima parafernalia en la diminuta mesa de café. Bergalli, al llegar, pregunta: “¿Funciona todo esto, va a grabar bien?” Las dudas no desaparecerían y las preguntas se sucedieron: “¿Me está grabando la voz eso?” , “¿Vos ves que está grabando?”, “¿Me acerco más al micrófono?”

    Entre disco y disco, comenta que hoy está abocado a escuchar en vivo todo lo nuevo que surge en la escena, buscando la apertura y la integración. Que ya no corre a buscar el reciente disco de nadie, en momentos donde lo último no es necesariamente lo mejor. Se queja de la falta de apertura que hay en un sector de jazz local y de cómo eso empobrece. También de cómo se deja de lado a la escena europea, siendo siempre New York Todopoderoso quien divide las aguas, cuando el nivel musical en otras geografías es altísimo. Y nos cuenta de su fe en el jazz nórdico, que tiene estilo y un propuesta personales y que cada vez brinda más y mejores artistas.
    También nos habló de su gusto por artistas fuera del ámbito del jazz, su interés por la música de Frank Zappa y su reconocimiento a Allan Holdsworth como quien llevó la guitarra eléctrica a otro nivel. En lo referente a la Argentina y fuera del jazz, mantiene gran aprecio por Litto Nebbia y Luis Alberto Spinetta como exponentes del rock local (cabe decir que tocó con ambos).

    Para aquellos que quieran presenciarlo sobre un escenario, se estará presentando en Notorious (Av. Callao 966, Capital Federal) los tres primeros sábados de enero junto a Fernando Martinez, Arturo Puertas y Abel Rogantini

    Y antes de decidir qué discos acompañarán esta vez su selección, admite, riéndose: “Elegir cinco discos es muy difícil, casi una tortura, no sé por qué se hace esto…”
    Pero lo hace, con la generosidad que siempre ha demostrado con nosotros; y aquí están:

    1 – Louis Armstrong – Hot Fives & Hot Sevens Vol.1-2-3-4

    Louis Armstrong me lo llevo hasta la tumba. Hot Five o Hot Seven. Es lo más grande que ha dado el jazz, es el iniciador de un montón de cosas. Miles Davis decía que no hay una nota que toquemos que no se la debamos a él. Abrió muchos caminos, influenció a todo el mundo. A fines de los años veinte, con los Hot Five o los Hot Seven, establecería las bases de su carrera. Estos temas son obras maestras.


    2 – Ástor Piazzolla – Tango: Zero Hour

    Es la expresión máxima del quinteto, dicho esto por él mismo. Todo lo que hizo es admirable. Pero este disco es uno de sus puntos más altos. Lo que trajo al tango, cómo le dio forma a lo que escuchó, cómo cambió el género. Y qué melodías…


    3 – Igor Stravinsky – La Consagración de la Primavera

    Es un monstruo. Ya desde mi paso por bellas artes, al estudiar los distintos movimientos artísticos, cuando llegamos al Impresionismo se me abrió el cielo. Consecuentemente, me sucedió lo mismo con este movimiento en la música. Me toca mucho el Impresionismo y el Post-Impresionismo.

    4 – John Coltrane – Ballads 

    Es una locura; lo pongo a la noche y me transporta fuera del planeta. Una maravilla.

    5 – Keith Jarrett Trio– Standards, Vol. 1

    Todo lo que hace Jarrett es fabuloso; un pianista impresionante. Es mefistofélico, un genio pero mefistofélico, hay mil anécdotas sobre su persona, pero no vienen al caso. Volviendo a lo musical, con esto le termina de demostrar al mundo que no se trata del repertorio sino, como decía Sonny Rollins, de la manera de interpretarlo.
    Acá está la discusión todavía sobre si tocás o no standards; y muchos creen que tocarlos es grasa. Pero un buen músico de jazz tiene que tener un repertorio enorme de estos temas porque ahí está la base de todo y es el lenguaje común para los músicos de jazz. Te unen sin importar en donde estés o con quien estés. Los grandes músicos de jazz tienen este repertorio incorporado y tocado, se las saben todas y eso es la cultura jazzística, eso hay que tenerlo. El racismo musical no me interesa, hay algunos que hacen eso en este conventillo perdido en el mundo que es la Argentina. Hay tanto en el resto del mundo… y uno en este pañuelito se la cree… Una lástima. Voy mucho a escuchar a todos, sin discriminar edades o estilos, estoy muy abierto.

    El +1

    Gustavo y Facundo Bergalli – Tango in Jazz

    Aquí continúo con  la idea de fusionar jazz y tango, que inicié antes de irme a vivir a Suecia, junto con Guillermo Alchourron y Rodolfo Mederos; y aquí la plasmo junto a mi hijo Facundo en guitarra. Toda la sesión fue un placer. Son temas clásicos de tango.

    Notas relacionadas:
    Por Los Codos: Gustavo Bergalli
    Uno Por Cinco (+1): Gustavo Bergalli

    Notas Relacionadas o de Interés: