• Seguimos Viajando – Enero 2008

    Aprovechamos la fiestas para retomar la gira: nos subimos al trineo de Santa Claus y nos piramos. El problema es que Santa, lejos de llevarme a una playa paradisíaca, hace escala en Londres y nos lleva a Tokyo. ¿Será posible? Tan santito que parecía…

    Burning Japan: Live – Glenn Hughes.
    Burn, The Liar, Muscle and Blood, Lay my Body Down, From Now on…, Into the Void, Still in Love with You, Coast to Coast, This Time Around, Owed to G, Gettin' Tighter, You Keep On Moving, Lady Double Dealer, I Got Your Number, Stormbringer.
    Músicos: Glenn Hughes – voz, Thomas Larsson – guitarras y coros, Eric Bojfeldt – guitarras y coros, Mic Michaeli – teclados y coros, Jon Levén – bajo, Ian Haugland – batería.

    Glenn Hughes vuelve al ruedo luego de limpiarse. Después de un disco en estudio con esta banda, decide grabar en vivo. La parada es Tokyo.
    Este álbum tiene la particularidad de mostrarnos que hay músicos que, más allá de haber producido espantosos hechos musicales, se pueden tocar todo cuando no están vendiendo su alma al diablo. La mitad de este grupo está compuesta por los músicos de Europe, aquella tristemente célebre banda de hair-metal de los ochenta por sus horripilantes hits The Final Countdown y Carrie. El tecladista, el bajista y el baterista formaron parte de ese despropósito artístico; sin embargo… aquí manejan el hard rock con maestría. También se destacan por su excelente trabajo los dos guitarristas que arreglan los temas turnándose haciendo lead y creando arreglos para que cada uno pueda hacer lo suyo. Clásicos de Deep Purple excelentemente tocados, temas del disco grabado junto al guitarrista Pat Thrall en los ochenta y temas nuevos y viejos del bajista. Un show así me hubiera gustado ver aquí en Buenos Aires.

    Como Tokyo no es lugar para que un occidental pase las fiestas (creo), nos colgamos del pasamanos del trineo y exigimos un viraje hacia el Caribe. Pero este Santa no tan santo (¿remember la película?) me deja varado en Londres, más precisamente en tierra de nadie: Hemel Hempstead. Aquí, nos abre las puertas de su casa Steven Wilson y nos aloja en un pequeño cuarto extra de su casa en dónde su hijo ha construido un igualmente pequeño estudio de grabación. Para peor no tengo paz, Steven está grabando el que será su próximo disco…

    Signify – Porcupine Tree
    Bornlivedie, Signify, The Sleep of no Dreaming, Pagan, Waiting Phase One, Waiting Phase Two, Sever, Idiot Prayer, Every Home is Wired, Intermediate Jesus, Light Mass Prayers, Dark Matter.
    Músicos: Steven Wilson – guitarras / voz, Richard Barbieri – teclados, Colin Edwin – bajo, Chris Maitland – batería

    Este disco es impresionante por varios motivos. Uno de ellos es que con un presupuesto de nada dólares / libras / euros, Wilson se las ingenió para grabar este disco en su estudio (No-Man´s Land), en el cual no pudo grabar la batería porque no entraba, haciendo pasar a los músicos de a uno en vez. Otro motivo es que con ese disco finalmente despegó la carrera de Porcupine Tree a nivel internacional. Tercero, porque suena bárbaro y podría haberse grabado ayer con el presupuesto de más de un artista reconocido. Cuarto, porque sigue vigente. PT aquí establece lo que una banda de verdadero rock progresivo debe ser en la actualidad. Las referencias son sólo las necesarias y no hay nostalgia. Se nutre de todo lo que pasa a su alrededor haciéndolo propio en lenguaje de rock. Riffs, climas, atmósferas, baladas, electrónica, audio verité, lo que quieran. Finalmente Wilson tira toda la carne al asador, se juega hasta la camiseta y emboca un pleno.
    Muchachos, si quieren ver cómo con laburo, compromiso, talento y sin dinero se puede grabar un gran disco… péguenle una oída (o dos, o más) a este Signify de 1996

    Federico Larroca

    Notas Relacionadas o de Interés: