• Franco Fontanarrosa

    El primer acercamiento musical que tuvimos con el bajista Franco Fontanarrosa fue gracias al notable álbum Que la bese, de Mex Urtizberea. En diversas actuaciones en vivo, confirmaríamos no solamente las bondades del álbum, sino también del bajista.
    Que nació en Rosario hace un cuarto de siglo, pero que a los 20 se mudó a Buenos Aires. Gracias a un placard, que guardaba celosamente una guitarra criolla, decidió, junto con un amigo (socio en el hallazgo) formar una banda de rock. Tenía, apenas, diez años. Así fue que empezó a tomar clases de bajo con Marcelo Gallego y después, viajes mediante, con Marcelo Torres. Luego vinieron las experiencias con profesores como Ernesto Jodos, Laura Blaade y Enrique Norris.
    La alianza con Urtizberea se prolongó en los programas televisivos "La Kermex" y, en los últimos dos años, en el notable "Mañana vemos" (cuya banda estable incluye, entre otros, al baterista Lulo Isod y al guitarrista Renzo Baltuzzi).
    Esto le ha permitido tocar junto a los músicos que visitaron el (tremendo) matinal espacio televisivo; y, además, con Paula Shocron, Bárbara Togander, Andrea Álvarez, Santiago Vázquez, Lucio Balduini, Fernando Kabusacki, Ramiro Osuna, Augusto Urbini, Rodrigo Reparaz y siguen las firmas.

    Confiesa que le encanta dibujar y que está comenzando a "hacer algunas cosas de animaciòn de muñecos (stop-motion)".
    Franco Fontanarrosa, en la actualidad, integra Datrebil, Capitanes de la Industria y el magnífico La Mujer Barbuda, grupo con el que editara uno de los mejores álbumes editados en 2008 (de acuerdo a nada menos que sus colegas). La banda mencionada, además, fue para los críticos una de las pincipales revelaciones del año.
    Por si esto fuera poco, está iniciando otros dos nuevos proyectos musicales: Niño Envuelto y Cucharada de Mentol.

    Parece que Fontanarrosa ha decidido estar un poquito ocupado últimamente pero no fue impedimento para que aceptara, de inmediato y de buen talante, participar de este espacio.
    Nosotros ya habíamos anunciado la aparición auspiciosa del álbum debut de La Mujer Barbuda, cuarteto que además integran Lulo Isod en batería, Sergio Álvarez en guitarra y Martín Pantyrer en saxos y clarinete.
    En esa ocasión decíamos: " Una solidez y contundencia difíciles de hallar en un disco debut y que da la pauta de que, en concierto, se volarán unos cuantos pares de pelucas. Ah… no busquen rotularlos… pero sean curiosos y visiten www.myspace.com/mujerbarbuda "
    Si en su momento nos hicieron caso, saben a qué nos referimos.
    Y si no… recuerden que difícilmente el tren pase dos veces.
    Y mucho menos si viene con una mujer barbuda en su interior.
    Un gusto de los buenos presentar entonces las elecciones de Franco Fontanarrosa.
    Y a seguirle los pasos, ya sin excusas.

    1 – Primus – Pork Soda

    Siempre me han fascinado los artistas que generan una atmósfera, que tienen un color, una forma de ordenar (o desordenar) los elementos creativos que son inherentes a ellos. Auténticos y sinceros.
    Esta fascinación la sentí, con la contundencia de una trompada, la primera vez que escuché el comienzo de “My name is Mud” (primer tema del disco). Donde el bajo revienta dentro del parlante con un sonido rabioso, áspero, tosco y sumamente expresivo que nunca había escuchado antes.
    Enloquecí con la oscuridad de Primus, con su humor, su suciedad, su violencia y sobre todo con lo bien que funcionaban todas esas características juntas.
    Por otro lado, fue la primera vez que escuché a Les Claypool, ser a quien admiro increíblemente y de quien aprendí muchas de las formas de tocar el bajo que más me gustan.

    2 – David Bowie – Earthling

    Me acuerdo que cuando me lo prestaron estuve, sin exagerar, creo que cerca de tres meses escuchando este disco TODO EL TIEMPO.
    Fue mi primer contacto real con la música electrónica. Escuché cuán homogénea podía sonar la tecnología junto con una banda de tipos que se tocaban todo y, encima, con canciones prodigiosas.
    Me hizo empezar a prestar mucha más atención a los timbres, los planos y las distintas actividades del sonido dentro de la música. Comencé a interesarme más por la música electrónica y escuchar a otras bandas como Nine Inch Nails o Aphex Twins.
    Además, creo que este álbum tiene un trabajo de producción exquisito y casi quirúrgico.


    3 – King Crimson – Thrak

    Nuevamente la atmósfera, la sinceridad, la lengua que ellos hablan mejor que nadie porque ellos la crearon.
    Cada uno de los integrantes de este grupo (y no sólo los de este disco) me parecen absolutamente creativos, musicales y artistas.
    Fue el disco por el cual entré a King Crimson y me quedé, hasta el día de hoy, escuchando y aprendiendo formas arriesgadas y heroicas de hacer rock.

    4 – Rollins Band – Weight

    Siempre con un amigo y hermano mío decimos que hay discos que son más para el alma que para la cabeza. Que a uno le tocan las cuerdas más animales y se prende fuego cuando suenan.
    Escuchás un tema de ese disco y te dan ganas de subir el control del volumen hasta hundirlo dentro del equipo de música.
    Muchos de esos discos, en mi caso, resultan ser discos de rock, como lo es Weight. Creo que es una oda a la distorsión, al riff, a la disonancia y a la banda de rock con peso (como propiamente lo indica el título del disco) espantosamente hermosa.

    5 – Lech Jankowski – Institute Benjamenta

    Es, en realidad, el único CD solo de audio que hay donde se puede escuchar el trabajo magistral de la música de Lech Jankowski junto a los “Quay Brothers”, que son unos animadores de muñecos increíbles.
    Jankowski, además de músico, es pintor y antropólogo. Compone una música increíble que tiene muchos matices de música contemporánea, improvisación, música checa y es absolutamente afín con el trabajo de animación de los Quay.
    Es, creo, uno de los músicos que mejor supo interpretar la imagen que escuché. Y él, junto con los Quay Brothers, es para mí una influencia infinita.

    El +1
    Datrebil – Noise Rpo

    Es un disco del cual estoy muy contento de haber formado parte, ya que en él tocan amigos y colegas a los cuales admiro mucho y disfruto tocar con ellos.
    Es, además, un lindo documento de “la fauna” de músicos que hay dando vueltas tocando música deforme acá en Buenos Aires; y creo que el resultado musical es muy satisfactorio.

    www.myspace.com/mujerbarbuda

    Notas Relacionadas o de Interés: