• Michael Bisio: Travel Music

    Travel Music, Livin’ Large, Human Being, Nitro Don’t Leave Home Without It, MI, Oil, Zephyr Revisited, Alabama

    Músico:

    Michael Bisio: contrabajo

    Michaelbisio.com, 2011

    Calificación: Dame dos

     

    Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos (Fernando Pessoa)

     

    El deseo y la necesidad de viajar son innatos al ser humano. La historia nos enseña que los viajes del hombre en distintas épocas han estado asociados al conocimiento, la exploración, a aceptar el desafío de atravesar el umbral físico de la lejanía y a asumir el riesgo de descubrir que lo propio no siempre es lo mejor ni lo único. La acción de viajar implica movimiento, no sólo físico sino también intelectual y emocional; por consecuencia, al regreso de cada viaje ya no somos los mismos ni vemos las cosas de la misma manera debido a que el tránsito de aprendizaje que entraña viajar, ayuda a formular nuevas preguntas, nos reposiciona en el mundo y nos obliga a expandir los horizontes del saber.

    Sin embargo, en la actualidad existe una perversa tendencia a transformar el saber en un bien de consumo y eso trajo aparejado, como consecuencia, que el concepto de viajar se adapte a la lógica de la economía de mercado, haciendo que el deseo de iniciar un viaje esté mucho más relacionado con la búsqueda del placer, el descanso y la huida de la rutina que con la adquisición de nuevos conocimientos. Afortunadamente, en el campo del arte los viajes, sean estos simbólicos o fácticos, siguen conservando su valor de trascendencia y la profundidad de su esencia.

    El viaje de todo artista representa en paralelo una búsqueda externa e interna, un encuentro cultural entre lo que le pertenece y lo ajeno; un tránsito que unifica pasado, presente y futuro, un proceso simultáneo y recíproco de enseñanza y aprendizaje. Para el artista los viajes, reales o imaginarios, pueden ser fuente de inspiración de su obra o una búsqueda deliberada por completar un ciclo que concluye en la recepción y valoración estética de su trabajo. Incluso, en ocasiones, un viaje puede ser causa y efecto de la producción artística. De hecho, en la historia del arte en general y de la música en particular, hallaremos que el fundamento de muchas obras se aposenta en la noción de viajar; pero también encontraremos un sinnúmero de composiciones en donde la idea del viaje es un punto de partida y, al mismo tiempo, su lugar de destino.

     

    Desde tiempos inmemoriales, los viajes han sido la musa inspiradora que propició la creación de algunas de las páginas más sobresalientes de la historia de la música. En ese sentido basta recordar obras como la monumental Música Acuática de Georg Friderich Haendel (compuesta para acompañar un viaje fluvial del Rey Jorge I por el río Támesis), la inolvidable Sinfonía No. 4 en La Mayor de Félix Mendelssohn (inspirada en una marcha de peregrinos por Italia) y el incomparable lieder de Franz Schubert Winterreise o El Viaje de Invierno (que describe el viaje de un hombre devastado por un amor no correspondido), por citar unos pocos ejemplos en donde los viajes se transforman en epicentro creativo. Los viajes, ya sea como fuente de inspiración o como una descripción itinerante del trayecto artístico, son planos complementarios que representan el nexo entre el exterior y el mundo interior del autor. En definitiva, un punto desde el cual se parte no para escapar sino para ir de regreso a la esencia de las cosas.

    Muchos de los conceptos mencionados también están implícitos, incluso desde su título, en el álbum Travel Music del notable contrabajista, compositor y educador estadounidense Michael Bisio.

     

    Este excepcional trabajo para contrabajo solista es, en más de un sentido, la fiel representación del viaje de un artista que ha dedicado toda su vida a la música. Michael Bisio, durante las últimas tres décadas, fue cimentando una carrera sin máculas en la que supo mantener un férreo compromiso con la música creativa que terminaría convirtiéndolo no sólo en una cita obligada de esa escena, sino también en uno de los principales referentes en su instrumento.

    Su prolífica producción discográfica como líder de banda lo muestra actuando en distintos formatos con similar idoneidad. Encabezando el Michael Bisio Quartet (Avram Fefer en saxos alto, tenor y soprano, clarinete, clarinete bajo y flauta; Stephen Gaucci en saxo tenor y Jay Rosen en batería) editó los álbumes Connections en 2005, AM de 2006, CIMP 360: Circle This en 2007 y Live at Vision Fest XII de 2009. Al frente del Michael Bisio Quintet (Eyvind Kang en violín, Ed Pias en batería, Bob Neil en piano, Rob Blakeslee en trompeta) presentó Covert Choreography en 1996 y Undulations en 2006 (en este último con Jim Nolet en viola reemplazando a Eyvind Kang); en tanto que en trío, junto al guitarrista George Muscatello y el percusionista Dean Sharp, lanzó en 2009 Collar City Creatology. Michael Bisio también ha compartido liderazgo con Stephen Gaucci y Kris Davis en SKM (trío que en 2010 editó el álbum Three) y en los dúos que integró con la pianista Connie Crothers (Session at 475 Kent de 2010), el cellista Tomas Ulrich (Pulling Strings de 2006), el saxofonista Avram Fefer (Painting Breath, Stoking Fire de 2005); con el violinista Eyvind Kang en MBEK de 2000 y junto al saxofonista Joe McPhee en los álbumes Finger Wiggiers y Zebulon de 1999, etc. Sin dejar de mencionar su labor como miembro del Matthew Shipp Trio, el David Arner Trio, el Thomas Ulrich’s Cargo Cult, el Joe McPhee and World Bass Quartet y el Stephen Gaucci Trio, entre otros.

     

    Travel Music abre con la pieza que da título al álbum. Un pizzicato de delicada introspección dibuja los contornos de una línea melódica de impronta pastoral que se proyecta con arrebatadora eficacia en toda su gama dinámica. El sonido del contrabajo de Michael Bisio es humano y cálido y su fraseo es redondo, equilibrado y con el exacto despliegue de energía que requiere la composición. Livin’ Large transita, al conjuro de la experta utilización del arco, una senda más abstracta y oblicua pero no menos convincente. Una explícita connivencia de composición instantánea y elementos heredados de la música clásica que evoluciona a partir de un asfixiante crescendo hasta alcanzar su clímax definitivo con pasmosa naturalidad. A continuación llega una lectura de claridad meridiana de la pieza de Charlie Haden Human Being. La compenetración absoluta con la partitura, la importancia adjudicada a los silencios y un desenlace melódico resuelto sin apresuramientos, hacen que esta recreación no tenga nada que envidiarle a la versión que hicieran en el álbum Soapsuds de 1978 Ornette Coleman y Charlie Haden. En Nitro, Don’t Leave Home Without It el preludio en pizzicato progresa hasta sumergirse en un pasaje en arco de tono camarístico. El uso de estratégicos silencios y el flujo de tonos profundos, van tiñendo de melancolía el cuerpo melódico de la composición para luego desvanecerse en un desenlace de carácter meditativo. En MI, sobre una exposición sonora en el registro más grave del contrabajo, se deslizan veloces fraseos cuya estratégica distribución y loable mesura terminan dotando a la pieza de luminosidad y pureza. Tras el apabullante uso del arco en Oil y los enérgicos fraseos de Zephyr Revisited, el álbum llega a su fin con una estremecedora lectura del clásico de John Coltrane: Alabama. Aquí en versión que refleja en cada nota y fraseo el trágico suceso que diera origen a la composición, ya que esta pieza fue escrita en respuesta al feroz atentado a una iglesia bautista por parte del Ku-Klux-Klan.

     

    La auténtica misión del arte, al igual de lo que sucede con los viajes, es introducir en nuestra vida un componente de búsqueda y reflexión, de sabiduría y transformación. Travel Music, además de ser una de las obras más austeras y esenciales del corpus creativo de Michael Bisio, da cuenta de esa doble verdad para recordarnos que el arte es un viaje hacia la plenitud del ser humano.

     

    Cada vez que las facultades humanas alcanzan su plenitud, necesariamente se expresan mediante el arte (John Ruskin)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: