• Mariana Bianchini y Las Bailarinas Anarquistas: Indisciplina

    Manifiesta, Ruta al infinito, Invasión, Maldita canción de amor, Autopsia a tu corazón, El viaje, Llover, Contacto casual, Rescate, Viernes, Tsunami, Revelación

     

    Músicos:

    Mariana Bianchini: voz, guitarra, piano en Viernes

    Camila Beszkin: bajo, coros

    Carolina Caratti: piano, sintetizadores

    Alejandra Moro: batería, percusión

    Músicos invitados:

    Martín Pantyrer, Nicolás Said, Gustavo Musso: saxos

     

    Sello y año: Ultrapop, 2012

    Calificación: Está muy bien

     

    Tengo el impulso (o estímulo espontáneo) que me empuja a hacer algo atractivo pero inconveniente. Es como que experimento una potente curiosidad, no sé si soy claro… o sea… que estoy tentado, eso.

    Y si a usted se le ocurre preguntarme por qué, yo podría optar por no responderle. Pero aquí también sobrevuela el impulso o estímulo espontáneo, etcétera, de no dejarlo en ascuas. Entonces le contesto (aunque parcialmente, siempre es conveniente guardarse algo por si aparece otro impulso o estímulo espontáneo que etcétera) que podría decirle cosas como que Mariana Bianchini es indisciplinada, anárquica y bailarina, por ejemplo. O que estamos en presencia de un alegato feminista… o femenino… habida cuenta de que Indisciplina es interpretado por un cuarteto de mujeres, que los temas han sido compuestos por una de ellas y que…

    Olvídese y discúlpeme (en ese orden o viceversa).

    Porque si hay algo que la cantante, guitarrista, pianista y compositora Mariana Bianchini no se merece es involucrarla en un cúmulo de obviedades, cursilerías o lugares comunes.

     

    Desde 1998 Bianchini lidera, junto con el guitarrista Sergio Álvarez, el notable y portentoso cuarteto Panza, de febril actividad en estos tiempos. Y suele despertar curiosidad ver cómo maneja un (una) líder de banda una aventura solista paralela, si la misma resulta una suerte de fotocopia (blanco y negro o color) del grupo, más aún cuando –como en este caso- la protagonista es letrista y voz líder de ambos proyectos. Y de movida hay que decir que los puntos en contacto entre Mariana Bianchini y Las Bailarinas Anarquistas y Panza son más bien escasos. Y he allí uno de los principales aciertos de la cantante que, sin dejar de lado su esencia, muestra una faceta indisimulablemente diferente en cada caso.

     

    Dijimos que estamos en presencia de un cuarteto de mujeres, comandado claro está por Mariana Bianchini, a quien acompañan Camila Beszkin (bajo y coros), Alejandra Moro (batería y percusión) y Carolina Caratti (piano y sintetizadores). La propuesta gira en torno a ese difuso límite existente entre el pop y el rock. Digamos que son canciones que no evitan la intromisión de otros estilos como el blues, el jazz y agregue usted un par de etcéteras teniendo en cuenta que la líder acepta como influencias a artistas tan disímiles como Björk, Mike Patton, St. Vincent, P.J. Harvey, Spinetta y Maynard Keenan, por nombrar sólo a algunos.

     

    Mariana Bianchini no es una artista amable ni acomodaticia y de ello dan fe sus letras y una actitud interpretativa que no regula y que se escapa de la media. Indisciplina abre con Manifiesta, que dentro de su melodía amable dispara un llamamiento a la igualdad de géneros pero también a féminas sumisas que se resignan a la ¿suerte? que les ha tocado. Ruta al infinito es otro canto de rebeldía pero, en este caso, en primera persona: “Voy a gritar hasta romperte el auricular; ¡Más, quiero más! Voy a empezar a portarme mal, muy mal”. Pero Bianchini no se hace caso y se porta de perlas en Invasión, una de las poderosas razones que ameritan tener el presente CD. Muy acertado el aporte de los bronces a cargo de Martín Pantyrer, Nicolás Said y Gustavo Musso en un track que se mete de lleno en el jazz. Y Bianchini y sus compañeras parecen sentirse tan a gusto que dan ganas de que el tema no termine.

    Luego de la contundencia contenida de Maldita canción de amor y Autopsia a tu corazón (“Autopsia a tu corazón, para saber si en él estoy”), llega el ascetismo de El viaje (casi exclusivamente en guitarra acústica) y su atractivo testimonio anti nómade (¡?), se suceden Llover y su tierno alegato amoroso, Contacto casual (o el intento de recuperar una pareja rota) y el pegadizo rock de Rescate.

    Así llegamos al cierre con una magnífica trilogía que comienza con la intimista, breve y exquisita Viernes (Bianchini en piano y voz), sigue con la excepcional Tsunami y su aire in crescendo “alla Peter Gabriel” y finaliza con (disculpe usted el exceso de adjetivación) la soberbia Revelación, cuyo aire épico deslumbra y las aptitudes de la cantante, también.

     

    Mariana Bianchini y Las Bailarinas Anarquistas modelaron Indisciplina, un álbum de canciones con sentido y contenido. Con un acompañamiento instrumental correcto a cargo de Carolina Caratti, Alejandra Moro y, especialmente, Camila Beszkin, Mariana Bianchini impresiona nuevamente y para bien con sus aptitudes vocales haciendo –además- creíble todo lo que canta.

    Y después de escuchar Indisciplina, la mejor noticia sea –tal vez- que Mariana Bianchini aún no ha alcanzado su techo y que tiene mucho, muchísimo más para dar.

    Afortunadamente.

     

    Marcelo Morales

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Siguiente: