• Nathan Hanson & Brian Roessler: Selenographia

    Lado 1: La Lune Est Morte, Sea of Tranquility, Lake of Forgetfulness, Sea of Vapors

    Lado 2: The Moonbeam Song, Marsh of Sleep, Lake of Solitude, Bay of Trust, Seething Bay, Sea of Crisis, Marsh of Decay, Lake of Fear, Sea of Dreams

     

    Músicos:

    Nathan Hanson: saxo soprano

    Brian Roessler: contrabajo

     

    Sello y año: Community Pool Lane, 2012

    Calificación: Está muy bien

     

    Cuando el sabio señala a la luna, el necio mira el dedo (Confucio)

     

    La selenografía es una rama de la astronomía que estudia la superficie y las características físicas de la luna y se encarga de mapear los mares, los cráteres, las montañas y los desniveles de la superficie lunar. La selenografía (palabra que unifica los vocablos griegos selene –en referencia a la diosa Luna- y grafía, que significa “escritura”) es una ciencia que empezó a tomar cuerpo a partir del año 450 A.C. junto con la aparición de la idea de que la luna no tenía una superficie completamente lisa. Si bien algunos incipientes estudios selenográficos datan de fines del XV, los primeros atlas lunares no aparecerían sino hasta mediados de siglo XVII con la presentación del “mapa grabado” de Michel van Langren en 1645 y el tratado Selenographia realizado por Johannes Hevelius en 1647. Desde ese momento el mapeo sistemático de la luna fue evolucionando a la par de los avances científicos y conforme la calidad de la óptica iba avanzando. Así fue que la selenografía pasó, de las iniciales observaciones a simple vista, al telescopio reflector; de allí a las tomas fotográficas realizadas por la sonda soviética Luna 3 en 1959 y el satélite estadounidense Ranger en 1961, hasta llegar a las imágenes multi-espectrales obtenidas en los noventa por la NASA con la misión Clementine que permitieron elaborar el primer mapa global de la topografía lunar.

    Todo esto viene a cuento de la nueva producción discográfica –sólo disponible en vinilo y formato digital- del dúo integrado por el saxofonista Nathan Hanson y el contrabajista Brian Roessler y cuyo título es, justamente, Selenographia.

     

    La consolidada sociedad musical entre Roessler y Hanson se ha extendido por casi dos décadas y no sólo se circunscribe al dúo que los congrega –cuyo debut discográfico tuvo lugar en 2009 con el álbum Bellfounding- sino que también abarca las participaciones de ambos en los ensambles de Didier Petit, Pablo Cueco, Mirtha Pozzi, Douglas Ewart, Erik Fratzke, Carei Thomas, Pete Hennig, Alden Ikeda, Peter Leggett y, muy especialmente, a Fantastic Merlins, banda con la que han editado el EP Live de 2005 y los álbumes Look Around en 2007, A Handful of Earth de 2009, How the Light Gets In y Song-of-the Month en 2010.

    El dúo de saxo y contrabajo tiene una rica historia en el campo del jazz y la libre improvisación; e incluso, en tiempos recientes, nos ha ofrecido magníficos precedentes. A modo de ejemplo resulta ineludible mencionar aquí a los álbumes Falais de Pedro Sousa y Hernani Faustino de 2012, Kaleidoscope and Collage en 2011 con Stephan Crump y Steve Lehman, Live at Lotus de 2010 de Vinny Golia y Mark Dresser, Soul to Soul en 2010 a cargo de Remi Álvarez y Mark Dresser, Improwizie de Rafal Mazur y Keir Neuringer en 2010, Windfall de 2010 con Ab Baars y Meinrad Kneer, Repercussions de Paul Dunmall y Paul Rogers en 2009, Live at the Yippie en 2009 de Lorenzo Sanguedolce y Michael Bissio, los álbumes de la contrabajista Joelle Leandre con Anthony Braxton en Duo de 2009 y junto a Akosh S. en Kor de 2008, Sinner en 2009 con Barry Guy y Mats Gustafsson, los trabajos del saxofonista Joe McPhee con Ingebrigt Haker-Flaten en Blue Chicago Blues de 2010 y con el contrabajista Dominic Duval en The Open Door de 2008 y los de este último en compañía de los saxofonistas Ivo Perelman en Nowhere to Hide de 2009 y Jimmy Halperin en Monk Dreams de 2009, Brooklyn Calling de Ad Pelinengurg y William Parker en 2004 y los sucesivos dúos entre el saxo de Ken Vandermark y los contrabajos de Kent Kessler, Ingebrigt Haker-Flaten, Nate McBride y Wilbert De Joode contenidos en el álbum de 2008 Collected Fiction.

    Sin lugar a dudas, a esta lista de obras imprescindibles con epicentro en el formato a dúo de saxo y contrabajo debe agregarse ahora –y por varios motivos- el álbum Selenographia que aquí nos ocupa.

     

    En la simbiótica ligazón sonora que exhibe el dúo integrado por Nathan Hanson y Brian Roessler se da cita un temperamento etéreo, expansivo y de insondable lirismo que, a pesar de su implícita complejidad armónica y minucioso desarrollo melódico, termina proporcionando una experiencia auditiva llamativamente accesible.

    En Selenographia, el tácito imaginario lunar que involucra al nombre de la obra se prolonga además en la utilización de las denominaciones topográficas de nuestro satélite natural para titular los temas contenidos en ella y, también, como medio programático para establecer una arquitectura sonora que guarda analogía con los nombres adjudicadas por los científicos a esos lugares del relieve selenita.

    El lado A del vinilo da inicio con una aterciopelada recreación del tema de George Liferman y Jackques Mareuil popularizado por el afamado cuarteto vocal Les Frères Jacques (una de las pocas piezas incluidas en Selenographia que no alude directamente a la topografía lunar) en donde se van concatenando las ascéticas intervenciones del contrabajo de Roessler y los fraseos de impronta barroca que dibuja el saxo soprano de Hanson.

    El espacioso e introspectivo Sea of Tranquility alude al Mare Tranquillitatis, lugar en donde el 20 de julio de 1969 alunizó la misión Apollo 11 y en el que el hombre –representado por los astronautas Edwin Aldrin y Neil Armstrong- pisó suelo lunar por primera vez. En Lake of Forgetfulness (título que refiere a un mar de la superficie lunar al que se conoce como Lacus Oblivionis), el dúo se aposenta en los códigos de libre improvisación para ofrecer un alegato sonoro signado por la originalidad de sus resoluciones armónicas y su equilibrada interpretación.

     

    Sea of Vapors alude a un mar ubicado en la cara visible de la luna llamado Mare Vaporum y eso se traduce apropiadamente en un clima vaporoso e intimista donde sobresalen las aquilatadas líneas melódicas que imparte el saxo soprano de Nathan Hanson y la encomiable técnica desplegada por Brian Roessler en contrabajo que, en ciertos pasajes, parece continuar los métodos pergeñados por quien fuera su maestro: el legendario contrabajista francés François Rabbath.

    Tras una deliciosa versión del clásico de Harry Nilsson The Moongbeam Song (en origen incluido en el álbum Nilsson Schmilsson de 1971), se suceden los constantes cambios de Marsh of Sleep (en clara analogía con la accidentada topografía de ese área lunar a la que también se conoce por su nombre en latín Palus Somni), la pieza para solo de contrabajo Lake of Solitude (en selenografía denominada como Lacus Solitudinis) con un notable juego de armónicos a cargo de Brian Roessler, los difusos contornos en blues que afloran en Bay of Trust, el mesurado uso de técnicas extendidas exhibido en Seething Bay y la descollante exposición de Nathan Hanson en el tema para solo de saxo soprano Sea of Crisis. Las breves abstracciones de Marsh of Decay ofician como recordatorio del primer suelo no terrestre alcanzado por un objeto humano ya que en ese punto –científicamente llamado Palus Putredinis- fue en donde la sonda soviética Luna 2 impactó sobre la superficie lunar el 13 de septiembre de 1959. En Lake of Fear (en latín Lacus Timoris) vuelven a aflorar las técnicas ampliadas y la gran variedad de recursos desplegados por el dúo; y en Sea of Dreams –tema que da cierre al lado B del vinilo- ofrenda una delicada introspección de temperamento onírico.

     

    Selenographia es una obra inteligente, depurada y disfrutable de principio a fin pero que además nos invita a recordar que la luna sigue siendo una fuente interminable de inspiración para la creatividad humana.

     

    En el majestuoso conjunto de la creación nada hay que me conmueva tan hondamente, que acaricie mi espíritu y de vuelo desusado a mi fantasía como la luz apacible y desmayada de la luna (Gustavo Adolfo Bécquer)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: