• Tania Giannouli & Paulo Chagas: Forest Stories

     

    Forest StoriesStep by Step, Afternoon Forest Valse, This Beautiful Hard Way, Is This Forever?, Instead of Clouds, Spring’s Chronic, In the Deepest Night, The Way Back Home

     

    Músicos:

    Tania Giannouli: piano

    Paulo Chagas: saxo alto, saxo soprano, clarinete bajo, clarinete sopranino, flauta, flauta de bambú

     

    Sello y año: Rattle Records, 2013

    Calificación: Dame dos

     

    Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego (León Tolstoi)

     

    Los diccionarios definen el bosque como un “sitio poblado de árboles y matas”. En cambio para los naturalistas es algo mucho más complejo, ya que se trata de un ecosistema cuya vegetación predominante la constituyen los árboles, en donde la comunidad de seres vivos que lo habita –tanto animales como plantas- se relacionan y desarrollan entre sí. Todos los miembros de la colectividad forestal, desde los microorganismos a los grandes robles y secuoyas, desempeñan procesos significativos en el ciclo de la vida, la muerte y la renovación que caracteriza al perpetuo reciclaje de su estructura vital.

    En el imaginario popular los bosques están envueltos con un halo de misterio y fantasía. Tal vez por ello, sus infinitos pliegues de vida, colores y sonidos, siempre escondieron secretos o dieron cabida a relatos e historias fascinantes.

    Los bosques, además, han generado a lo largo de la historia brotes de inspiración creativa en diferentes disciplinas del arte. La poesía abrevó en esa fuente para dar vida a El Cazador en el bosque de Pablo Neruda y El Bosque Amigo de Paul Valéry; la pintura se nutrió de su magia y nos regaló obras como Desnudo en el bosque de Pablo Picasso, Bosques de Hayas de Gustav Klimt y Wald (Bosque) de Gerhard Richter; en tanto que el cine de autor no fue ajeno a la fascinación que despiertan e hizo referencia a ellos en los filmes El Bosque de los Abedules de Andrzej Wajda y Rashomon (El bosque ensangrentado) de Akira Kurosawa. La literatura tampoco escapó a ese encanto y lo cristalizó en novelas como El rey del bosque de Pierre Michon o Los habitantes del bosque de Thomas Hardy; y la música clásica, por su parte, también se rindió a sus hechizos a través del vals Cuentos de los Bosques de Viena, Op. 325 de Johann Strauss, el oratorio El canto de los bosques, Op. 8 de Dmitri Shostakovich y en la balada para orquesta La ninfa del bosque, Op. 15 de Jean Sibelius, entre otros ejemplos.

    Los bosques han inspirado mitos y leyendas que se aposentan en la ancestral necesidad del ser humano de contar y transmitir sus observaciones, experiencias, recuerdos e impresiones mediante historias que –sin acogerse a narrar acontecimientos reales- terminan siendo portadoras del pensamiento y el sentimiento colectivo de su época.

     

    De un contexto en donde se funden el bosque como fuente de inspiración, el reencuentro con la naturaleza, la música de nuestro tiempo y la imperiosa necesidad del artista por armonizar su mundo interior con aquello que Carl Jung dio en llamar inconsciente colectivo, emerge el notable álbum del multi-instrumentista portugués Paulo Chagas y la pianista griega Tania Giannouli titulado Forest Stories (“Historias del bosque”).

    La obra pergeñada aquí por el dúo oficia como un imaginario viaje –abierto a múltiples asociaciones- a través del penumbroso y mágico paisaje del bosque, en cuyo fascinante recorrido se van eslabonando con naturalidad la improvisación libre, el jazz, la música clásica contemporánea y el carácter exploratorio que distingue a la música del nuevo milenio para dar vida a un alegato estético que conjuga la idea de vanguardia con un atemporal sentido de la belleza y contrasta: abstracción y realidad, sonidos y silencios, lo espiritual y lo corpóreo.

    En el triunfante resultado obtenido por Tania Giannouli y Paulo Chagas en Forest Stories, tienen una importancia cardinal la aptitud, el conocimiento y la experiencia adquirida por los autores en sus respectivas carreras.

    La joven pianista, compositora y artista multimedios Tania Giannouli acredita una sólida formación académica que incluye graduaciones con honores en estudio de piano y teoría avanzada de composición obtenidos en el Athenaeum Conservatory y el Orfeion Conservatory de la ciudad de Atenas. En su trayectoria artística se ha manifestado proclive al desarrollo de proyectos interdisciplinarios que combinan música, textos y arte visual; también realizó composiciones para obras de teatro, cine y video y su música de concierto ha sido interpretada por el Dissnart Ensemble, la Athens Youth Orchestra y el Galaxy String Quartet. No obstante, el centro de sus intereses estéticos está puesto en el campo de la música improvisada. Giannouli es fundadora del ensamble electro-acústico 4+1 (con el que publicó el álbum Live at Sfendoni en 2010) y del Scheme Ensemble; lidera junto al compositor de música electrónica Tomas Weiss el proyecto Emotone y se encuentra involucrada en un emprendimiento a gran escala en sociedad con el prominente escritor griego Evgenios Aranitsis.

    La labor artística de Paulo Chagas es poco menos que inabarcable. Este compositor, multi-instrumentista (ejecuta electrónicos y un arsenal de instrumentos de viento-madera), escritor, docente y académico (tiene licenciaturas en Educación Especial, Pedagogía de Educación Musical y Músico-Terapia) y promotor de música, ocupa hoy un rol de privilegio en la escena de la música improvisada portuguesa. Entre lo más destacado de su extensa producción discográfica se encuentran los álbumes Mispel Bellyfull de 2004 (en trío con Vasco Patrício y Fred Lessing), Risco del grupo Miosótis en 2007, Contagius Insanities junto a PREC en 2009 y Colectânea de 2010 con el ensamble MIA, Quartet Session No. 1 de 2011 (en cuarteto con João Pedro Viegas, Fernando Simões y Miguel Mira), Plebiscitu de The Limbo Ensemble en 2011, Late Winter / Early Spring de 2011 en sociedad con Bruno Duplant y David Sait, Little Concert in the the Garden (con Matthias Boss y Maresuke Okamoto) en 2012, Old School New School No School del prestigioso Chagas Curado Viegas Wind Trio y Ablaze de la Zpoluras Big Band (ambos también de 2012) y Songs from the Books del Paulo Chagas Creative Ensemble de 2013.

    Los saberes acumulados por Tania Giannouli y Paulo Chagas y sus respectivas aspiraciones estéticas, se mancomunan de exquisita manera en el álbum que da pie a este comentario: Forest Stories.

     

    La apertura, con Step by Step, va enlazandoun proceso gradual de mutación con una deliberada ausencia de clímax y crisis mediante un ejercicio interpretativo –muy cercano al ideal clásico de sencillez- en donde el clarinete bajo de Paulo Chagas y el piano deTania Giannouli evitan las emociones desbordadas y los gestos ampulosos para privilegiar el trazo sutil y evanescente.

    Afternoon Forest Valse, aun cuando mantiene el carácter intimista que identifica la estética del dúo, evoluciona a través de un brumoso territorio en el que –al conjuro del piano de Giannouli y el saxo soprano de Chagas – se alteran estratégicos silencios, breves pasajes solistas de encomiable buen gusto y un sentido de espacialidad visiblemente asociado al expresionismo abstracto.

    This Beautiful Hard Way exhibe una belleza introspectiva e inasible. La pieza yuxtapone mesura y musicalidad en los ornamentos con la elegancia en el fraseo y la suavidad en los ataques del piano deTania Giannouli y los dulces sonidos con ligeras disonancias que imparte la flauta de Paulo Chagas.

    Luego sobrevienen los tonos lánguidos – con más énfasis en el cromatismo que en la complejidad estructural– y los perfiles abstractos de Is This Forever?, el paisaje transparente e incorpóreo del contemplativo Instaed of Clouds y el sostenido clímax que aflora desde el epicentro sonoro del misterioso e insondable Spring’s Chronic. En el final se suceden el lejano y vaporoso In the Deepest Night y los pausados movimientos del elegíaco The Way Back Home.

    Tania Giannouli y Paulo Chagas demuestran que las “historias del bosque” siguen provocando fascinación cuando son narradas con talento e idoneidad.

     

    De vez en cuando vale la pena salirse del camino y sumergirse en un bosque. Encontrará cosas que nunca había visto (Alexander Graham Bell)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: