• Wadada Leo Smith’s Silver Orchestra en concierto: La ocupación es necesaria. El Arte es el medio.

     

    wadada2Zipper Hall – Los Angeles, California (USA)

    Sábado 27 de septiembre de 2014 – 20:00 hs.

     

    En el marco de un deslumbrante doble programa dispuesto por los organizadores del Angel City Jazz Festival –y que también incluyó al Anthony Braxton Trio- se presentó en el Zipper Hall de la ciudad de Los Angeles la Wadada Leo Smith’s Silver Orchestra, ensamble que en esta ocasión alineó a su líder en trompeta y conducción, Casey Butler en saxo barítono, Louis Lopez en trompeta, Adam Wolf en trompa, Luke Strom en tuba, Vicki Ray en piano, Alison Bjorkedal en arpa, Lynn Varten en percusión, timbal de concierto y marimba, Shalini Vijayan y Mona Tian en violines, Andrew Mcintosh en viola, Ashley Walters en cello, John Lindberg en contrabajo, Mark Trayle y Liew Niyomkarm en electrónicos y Jesse Gilbert en videoarte.

    La incomparable trayectoria artística desplegada por Wadada Leo Smith durante las últimas cuatro décadas lo ha convertido de manera irrefutable en una figura emblemática del arte contemporáneo. En ese consolidado y exigente tránsito creativo, supo abarcar un amplio universo estético que amalgamó su indiscutido talento como compositor e instrumentista, una irrevocable búsqueda de nuevos horizontes musicales y sus admiradas enseñanzas en el campo pedagógico con el firme e inalienable compromiso social, político, espiritual y filosófico que impregna a la totalidad de su obra.

    wadada faceEn el curso del nuevo milenio, el asombroso ideario conceptual pergeñado por Smith aparece materializado en el liderato de algunos de los proyectos más relevantes de los últimos tiempos y da cuenta, además, de los múltiples intereses artísticos que lo impulsan. En el Wadada Leo Smith’s Golden Quartet se vinculan composición e improvisación con la simbología visual de un sistema propio de notación musical llamado ankharsmation; en Wadada Leo Smith’s Organic alega esos mismos principios pero afincándose en el perfil idiomático de la música eléctrica; y con la Wadada Leo Smith’s Silver Orchestra asoman mixturadas formas orquestales de avanzada, en derredor de nociones expresivas democráticas para explorar de manera colectiva diferentes lenguajes y sistemas musicales. Las ideas de libertad, justicia y la defensa de los derechos humanos tampoco le son ajenas. Esos principios aparecen vivamente plasmados en el monumental proyecto Ten Freedom Summers de 2012 inspirado en las luchas del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, del mismo modo que en el álbum doble Occupy The World de 2013, afloran referencias explícitas al movimiento denominado Occupy que promoviera manifestaciones en los principales distritos financieros del mundo en protesta por la avaricia corporativa y la desigualdad social.

    La vigencia y vitalidad que distinguen la obra de Wadada Leo Smith, aflora ratificada en 2014 con tres nuevos álbumes de reciente edición: Sonic Rivers  en trío con George Lewis y John Zorn, Red Hill, compartiendo créditos con Joe Morris, Jamie Saft y Balazs Pandi y, especialmente, en The Great Lakes Suites, magnífico álbum doble en donde es secundado por una estelar alineación que incluye a Henry Threadgill, John Lindberg y Jack DeJohnette.

    occupy the worldA pesar de la amplitud y diversidad que ocupa el imaginario estético recorrido por Smith a través de los años, el conjunto de su labor artística se caracteriza por una infrecuente coherencia conceptual que le ha permitido desarrollar diferentes propuestasy transitar territorios musicales inexplorados sin dejar de ser fiel a sí mismo y conservando siempre un sello autoral propio.

    En cierto modo, el concierto de la noche angelina fue una fehaciente comprobación de esa intransferible autenticidad e ilación de conceptos, ya que el reportorio ofrecido por la Wadada Leo Smith’s Silver Orchestra –ensamble que al día de hoy sólo editó el álbum Lake Biwa en 2004– estuvo abocado con exclusividad a la reinterpretación de tres extensas piezas provenientes del magnífico Occupy The World de 2013.

    La actuación dará inicio con una impactante recreación de Crossing On A Southern Road (A Memorial For Marion Brown). Esta composición dedicada al legendario saxofonista Marion Brown –con quien Smith fundara el Creative Improvisation Ensemble y grabara en 1973 el álbum Geechee Recollections- se inspira en el libro de poesías Southern Road(*) perteneciente al prestigioso académico y escritor afroamericano Sterling Allen Brown.

    (*) “Southern Road” es una colección de poemas publicada en 1932 que trata sobre la vida y la pobreza del campesinado y la comunidad afroamericana en las zonas rurales del sur estadounidense.

    wadada3La introducción dibuja un paisaje espectral comandado por las cuerdas, que abre paso a los movimientos armónicos y múltiples ornamentos con los se va construyendo la acción dramática de la pieza. En esta versión, Wadada Leo Smith se reserva el rol de conductor –a diferencia del original en donde la trompeta oficiaba como instrumento solista- y presenta, además, sutiles variaciones que no parecen obedecer al hecho de contar con una alineación tímbrica diferente sino a la permeabilidad del conjunto para el ejercicio improvisador. Luego de cíclicas oleadas orquestales –separadas por estratégicos silencios- asoma un profundo ostinato en tuba a cargo de Luke Strom sobre el que se desliza la exquisita intervención de Shalini Vijayan y Mona Tian en violines. A un breve segmento de improvisación colectiva, le sucede una notable intervención en electrónicos de Mark Trayle para, finalmente, dejar que el cello de Ashley Walters y la viola de Andrew Mcintosh conduzcan al ensamble a un ascético e introspectivo remate de indisimulable tono camerístico.

    wadada1A continuación ofrecerán una espléndida versión de la monumental Occupy The World For Life, Liberty And Justice, pieza que en origen le fue comisionada a Smith para ser interpretada en 2011 por la Oxford Improviser Orchestra y que -antes de pasar a integrar el álbum Occupy the World de 2013- fue reinterpretada por la Silver Orchestra durante una actuación llevada a cabo en Nueva York. Un preludio de temperamento pastoral –en donde se entrevén las dos líneas melódicas principales que irán intercalándose durante el transcurrir de la partitura- confluye en una serie alternada de estallidos orquestales y profundos silencios. A partir de ese juego de contrastes -y tras la breve re-exposición de los motivos centrales- emergerá un magistral solo de trompeta a cargo de Wadada Leo Smith en el que cada nota (y cada silencio) parece esconder razones y sentido irrefutables. Seguidamente, el clima vira de lo etéreo a lo épico mediante una catarsis colectiva cargada de asimetrías y disonancias en donde sobresale especialmente el aporte de Lynn Varten en timbales de concierto. La etapa conclusiva de esta extensa composición expone un aletargado descenso dinámico desde el cual irán emergiendo un sobrio diálogo instrumental entre Adam Wolf en trompa y el saxo barítono de Casey Butler, un inquietante dueto en electrónicos por parte de Mark Trayle y Liew Niyomkarm y una delicada intervención de Alison Bjorkedal en arpa y Vicki Ray al piano, secundada por las cuerdas, que nos deposita en el motivo musical del inicio.

    wadada4El cierre del concierto será con Mount Kilimanjaro (Love and Compassion for John Lindberg), pieza –también perteneciente a Occupy the World de 2013- que reformula principios y características enunciados en el tema Africana World del álbum de Wadada Leo Smith’s Silver Orchestra Lake Biwa de 2004. La hermandad entre ambas composiciones –reconocida por su autor- encuentra epicentro en la diáspora africana (el Kilimanjaro es la montaña más elevada de África), pero también se prolonga en aspectos formales y en la preponderancia otorgada a sendos instrumentos de cuerda. En la composición de 2004 la responsabilidad solista recaía en el violín de Jennifer Choir, del mismo modo que aquí dará protagonismo excluyente a una memorable labor de John Lindberg en contrabajo. La pieza evoluciona a partir de ese instrumento hasta alcanzar su clímax definitivo en una sección de improvisación colectiva para, finalmente, desvanecerse en un sobrecogedor silencio que es acompañado respetuosamente por el público hasta que la ovación se torna inevitable.

    Wadada Leo Smith ofreció –otra vez más- un concierto maravilloso que alienta la creatividad e invita a ver lo que todos vemos desde una perspectiva diferente.

    A lo mejor llegó la hora de darle al arte la oportunidad de “ocupar el mundo” para que aquellos que vienen robándonos los sueños (y algo más) ya no puedan dormir tranquilos.

    La ocupación es necesaria. El Arte es el medio.

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: