• The Sirkis​ / ​Bialas International Quartet: Come To Me

     

    come_to_me[1]Come To Me, Dreams Dreams, Vortex, Ismael, A Hymn, Mandragora, The One, Magnolia, Orbs, Orgon

     

    Músicos:

    Asaf Sirkis: batería

    Sylwia Bialas: voz

    Frank Harrison: piano, teclados

    Patrick Bettison: bajo eléctrico, armónica cromática

     

    Sello y año: Stonebird Productions, 2015

    Calificación: Está muy bien

     

    En este mundo globalizado se advierten notables avances en las tecnologías de la información y de las comunicaciones que, sin embargo, parecen orientarse con exclusividad a la apertura de nuevos mercados de capitales y que sólo demuestran actuar al arbitrio de avaros intereses económicos, financieros y políticos. El proceso desplegado en las últimas décadas fue ubicando a las multinacionales en el centro de la escena y eso terminó favoreciendo la concentración del poder económico, una injusta distribución de la riqueza y propiciando un aumento considerable de los conflictos y enfrentamientos sociales, raciales y religiosos a nivel mundial.

    La intención de quien esto escribe no es ahondar en este tema sino señalar que mientras aquello sucede, las artes en general y la música en particular, parecen estar manifestando una forma de globalización alternativa. El arte, en este nuevo contexto mundial, manifiesta un sentimiento (a contramano del interés de los poderosos) que traspasa fronteras y en donde, cada vez con más frecuencia, asoman experiencias unificadoras que aglutinan a artistas de distintas disciplinas, culturas, países y provenientes de estéticas aparentemente contrapuestas.

    En esa dirección, entre otros muchos ejemplos dignos de mención, va dirigido el álbum Come To Me de The Sirkis / Bialas International Quartet.

    Este cuarteto, de reciente formación, es liderado por el experimentado baterista y compositor israelí –actualmente con base en Londres- Asaf Sirkis y la joven cantante, compositora y poetisa polaca Sylwia Bialas, acompañados por los británicos Frank Harrison en piano y teclados y Patrick Bettison en bajo eléctrico y armónica cromática.

    La extensa carrera de Sirkis lo muestra encabezando, además del proyecto aquí reseñado, al Asaf Sirkis Trio y al cuarteto Inner Noise pero también incluye recordadas participaciones en Gilad Atzmon’s Orient House Ensemble, Tim Garland’s Lifehouse y Larry Coryell’s Power Trio.

    Por su parte, la promisoria trayectoria de Sylwia Bialas incluye trabajos junto al guitarrista mexicano Ernesto Cortázar Lara, el percusionista italiano Andrea Centazzo y el flautista estadounidense Peter Phippen, entre otros.

    Los intereses artísticos de ambos, en manifiesta vecindad con el jazz-rock y la fusión en el caso de Sirkis y mucho más próximo al jazz y la world music en el caso de Bialas, confluyen en Come To Me de manera natural y por demás convincente.

    Hay varios elementos para resaltar en este trabajo; pero dos de ellos, en particular, le dan carácter distintivo. El primero es la voz como un elemento predominante en las diez piezas que incluye el álbum (ya sea cantando o usando la voz a la manera de un instrumento musical más) y el segundo es la valiente decisión de incluir aquí letras cantadas en un idioma tan poco frecuente en la escena musical como es el polaco. Y me atrevo a hablar de “valiente decisión” porque Sylwia Bialas también suele cantar y escribir sus textos en inglés además de hacerlo en su idioma natal.

    El álbum comienza con el tema que le da título a este trabajo (con música de Sirkis sobre textos de Bialas) en donde se ofrece un relajado motivo en cuyo derredor se va deslizando la encantadora poesía de Bialas y un convincente solo de Frank Harrison en piano.

    Dreams Dreams entrega un mesurado juego de claroscuros (también reflejado en su letra) que es adornado por la exquisita voz de Bialas, los sutiles acentos de la batería de Sirkis y una sólida intervención solista de Patrick Bettison en bajo eléctrico.

    En Vortex, cuya autoría pertenece a Bialas, aflora una tendencia al jazz fusión que encuentra en la voz como instrumento y en un arrollador solo de batería de Asaf Sirkis, sus cualidades más sobresalientes.

    Ismael es una etérea balada que ubica al contundente registro de Bialas en el centro de la escena, alternándolo con sólidas intervenciones de Frank Harrison en piano y Patrick Bettison en armónica.

    En la composición de Sirkis A Hymn el cuarteto recorre una veta más próxima a la obra previa de su autor en donde sobresale la precisión de los movimientos armónicos y los constantes cambios de dinámica.

    Las múltiples influencias de las que se nutre este proyecto asoman con vivacidad en el tema de Bialas Mandragora y, además, resultan enriquecidas por la utilización de una amplia variedad sonora que incluye a todos los instrumentos de los que dispone el cuarteto.

    La última parte del álbum discurre entre la declaración de unidad que propone la letra en The One, la ascendente intensidad de Magnolia y el nostálgico y pausado carácter de Orbs.

    El CD concluye en el efervescente jazz rock de Orgon, el cual otorga amplios espacios para la exposición de los solistas y posibilita el especial lucimiento de Sylwia Bialas en voz y Asaf Sirkis en batería.

    The Sirkis​ / ​Bialas International Quartet en Come To Me, sin gestos ampulosos ni pretenciosas exploraciones, logra unificar diferentes culturas musicales a través de una propuesta sólida, honesta y convincente.

     

    Esteban Arizpe Castañeda

     

    Notas Relacionadas o de Interés: