• Myra Melford: Snowy Egret

     

    snowy egretLanguage, Night of Sorrow, Promised Land, Ching Ching / For Love of Fruit, The Kitchen, Times of Sleep and Fate, Little Pockets / Everyone Pays Taxes, First Protest, The Virgin of Guadalupe, The Strawberry

     

    Músicos:

    Myra Melford: piano, melódica

    Ron Miles: corneta

    Liberty Ellman: guitarra

    Stomu Takeishi: guitarra bajo

    Tyshawn Sorey: batería

     

    Sello y año: ENJA / Yellowbird, 2015

    Calificación: Dame dos

     

    Quisiera contribuir al rescate de la memoria secuestrada de toda América, pero sobre todo de América Latina, tierra despreciada y entrañable (Eduardo Galeano)

     

    La pianista y compositora Myra Melford es una figura preeminente de la música creativa de nuestro tiempo. A lo largo de una trayectoria que abarca más de dos décadas, fue elaborando un alegato artístico que integró sus vivencias personales con la espiritualidad de la poesía sufí de Rumi, el interés en ciertos principios de la arquitectura orgánica de Frank Lloyd Wright, las ancestrales tradiciones de los indios huicholes de México, la sabiduría del budismo Zen, alusiones explícitas a la obra literaria de Eduardo Galeano e influencias musicales heredadas de sus mentores Jaki Byard, Henry Threadgill y Don Pullen.

    Todos esos componentes –de apariencia dispar- se amalgamaron en un cohesivo ideario estético donde se yuxtaponen profundidad conceptual, dedicación, lirismo, intelecto e imaginación.

    En el fascinante universo sonoro transitado por Melford recientemente han convivido el colectivo Trio M (junto a Mark Dresser y Matt Wilson), sus periódicas presentaciones a solo piano, el dúo Dialogue que conforma en sociedad con el clarinetista Ben Goldberg, el consolidado sexteto Myra Melford’s Be Bread (con una alineación que incluye a Ben Goldberg, Cuong Vu, Brandon Ross, Matt Wilson y Stomu Takeishi) y también el ambicioso proyecto que dio vida al álbum que motiva este comentario.

    Snowy Egret es una obra inspirada en la trilogía Memoria del fuego del escritor uruguayo Eduardo Galeano, Dicho texto cuenta la historia de América Latina desde tiempos inmemoriales hasta finales del siglo XX a través de tres tomos publicados en 1982, 1984 y 1986, respectivamente: Los nacimientos (abarcando un período que va desde la América precolombina hasta la era colonial y su posterior declive a partir de 1700), Las Caras y las máscaras (desarrollando una época que se extiende desde los albores de la gesta independentista hasta fines del siglo XIX) y El siglo del viento (libro abocado a relatos que transcurren entre 1900 y 1984, fecha que marcó para el autor el final de un ciclo, pues coincidió con el último año de su exilio).

    Los tres tomos de Memorias del fuego se componen de una sucesión de relatos breves –en prosa y prosa poética- ordenados cronológicamente, que aspiran a documentar hechos históricos y leyendas rescatadas de la tradición oral de los pueblos latinoamericanos.

    La aproximación de Myra Melford a la obra de Eduardo Galeano en Snowy Egret, dispone una idea estética en donde emerge más de un punto de intersección con la fuente literaria en la que se funda, ya que ambas –una con base literaria y la otra definida en términos sonoros– documentan un discurso que nos cuenta algo que la historia “oficial” parece ignorar; las dos conllevan una finalidad que no aspira a explicar sino a simbolizar y, tanto una como otra, apuntan a eludir una interpretación unívoca del pasado para abocarse a seguir las huellas de la cultura popular.

    Snowy Egret tuvo su estreno escénico en 2012 con sendas actuaciones realizadas en las ciudades de Los Ángeles y Nueva York (la primera de ellas fue oportunamente reseñada en este magazine) y ahora, después de una larga espera, aparece documentada a través del álbum homónimo.

    Los diez temas contenidos en este trabajo ilustran –con el indeleble sello compositivo que distingue a Melford- otros tantos pasajes de la obra de Galeano extractados, en su totalidad, del primer tomo de Memorias del fuego; es decir que todos aluden a relatos del libro Los nacimientos.

    El disco abre con Language, título que refiere en la obra de Galeano al “padre primero de los guaraníes” que “creó el amor y no tenía a quien dárselo. Creó el lenguaje, pero no había quien lo escuchara”. La pieza de Melford se caracteriza por el contraste de texturas, la vitalidad percusiva y los movimientos armónicos fragmentados que, a pesar de su complejidad estructural, se unifican en una narrativa musical accesible. El espacio asignado a los solistas confronta –en otra demostración de disparidad y equilibrio- los tonos lánguidos de la corneta de Ron Miles con las intrincadas frases que imparte la guitarra de Liberty Ellman.

    Night of Sorrow –“La noche triste” en el libro de Galeano- alude a la derrota de las huestes de Hernán Cortés a manos de los aztecas en la batalla acaecida en 1520 a las afueras de Tenochtitlán y su posterior refugio en la ciudad de Teocalhueyacan. La composición extrapola esos acontecimientos a través de un paisaje sonoro aletargado y de introspectivo dolor.

    La fortaleza dinámica y el episódico lirismo de Promised Land se relaciona con un cuento del primer capítulo de Los nacimientos en donde el dios azteca Huitzilopochtli designa a Tenochtitlán como la tierra prometida y “ciudad que será reina y señora de todas las demás”.

    El relato de Galeano titulado “Santa María del Darién. Por amor de las frutas” – en donde el colonizador español Gonzalo Fernández de Oviedo “prueba las frutas del Nuevo Mundo”-  da vida a la colorida y encantadora Ching Ching / For Love of Fruit, pieza en la que sobresalen un logrado contrapunto entre la melódica de Myra Melford y la corneta de Ron Miles y una aquilatada exposición solista de Liberty Ellman en guitarra.

    El poderoso alegato  de The Kitchen (*) da inicio con un notable solo de batería a cargo de Tyshawn Sorey para luego desembocar en un crescendo que, tras el logrado dueto entre el bajo de Stomu Takeishi y la guitarra de Liberty Ellman, alcanza su clímax definitivo con el arrollador solo de Myra Melford en piano.

    (*) “La cocina” es un texto incluido en Los nacimientos que describe cómo una mujer de la tribu Tillamook aprende a cocinar y a “conversar con el fuego”.

    El carácter onírico de Times of Sleep and Fate se conecta al relato surrealista de  “Horas de sueño y suerte” que Galeano ubica en la ciudad de Panamá en 1598.

    Los lejanos aires andinos de Little Pockets / Everyone Pays Taxes parecen trasladarnos musicalmente al Cuzco incaico aludido en el breve texto de Los nacimientos titulado “Todos son contribuyentes”, del mismo modo que The First Protest (“La primera protesta” denuncia el exterminio de las nativos de Santo Domingo en 1511) se apropia de cadencias antillanas y que The Virgin of Guadalupe (“Virgen de Guadalupe” narra el mítico encuentro del indio Juan Diego con la virgen morena ocurrido en 1531) incorpora vagas influencias del mestizaje que caracteriza a la música folclórica mexicana.

    El álbum cierra con The Strawberry (“La fresa”, en el libro de Galeano), una pieza que recorre los perímetros del blues para, finalmente, coronarse en un vibrante pasaje de inocultables reminiscencias hispanas.

    Myra Melford, en Snowy Egret, configura una obra magnífica que, en su comunión de vanguardia y la tradición cultural de los pueblos originarios de América, nos invita a repensar la historia desde una perspectiva diferente.

     

    Uno no puede ponerse del lado de quienes hacen la historia, sino al servicio de quienes la padecen (Albert Camus)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: