• Matt Mitchell Quartet: Vista Accumulation

     

    vista accumulationDisco 1: Select Your Existence, All the Elasticity, Numb Trudge, ‘twouldn’t've

    Disco 2: Utensil Strength, Wearing the Wig of Atrophy, Hyper Pathos, The Damaged Center

     

    Músicos:

    Matt Mitchell: piano

    Chris Speed: saxo tenor, clarinete

    Chris Tordini: bajo

    Dan Weiss: batería

     

    Sello y año: Pi Recordings, 2015

    Calificación: A la marosca

     

    La inteligencia consiste no sólo en la acumulación de conocimiento sino también en la destreza para aplicar los conocimientos en la práctica (Aristóteles)

     

    El término acumulación aparece asociado a disciplinas muy diversas; pero en todas ellas hace referencia a la acción de juntar algo y al proceso por el cual se van sumando elementos para aumentar su cantidad. Nuestra sociedad está empeñada en implantar un arquetipo de acumulación exclusivamente basado en acumular poder para ejercer una cierta supremacía sobre los demás y en la insana tendencia a enriquecerse sin límites para, de ese modo, poder acumular un sinfín de objetos materiales o más poder o más riqueza o todo eso a la vez.

    En ese círculo vicioso con el que hoy se pretende esclavizar al ser humano –y en donde ser superior a los demás es más importante que mejorarnos a nosotros mismos- no parece haber demasiados espacios para la más elevada de las acumulaciones que podemos experimentar en la vida: la del conocimiento.

    El conocimiento integra la información adquirida por una persona a través de la experiencia o la educción y puede circunscribirse a un campo de acción determinado o abarcar un rango más amplio de la realidad. Sin embargo, existen varias perspectivas desde las cuales puede ser considerado. Para los empiristas, el conocimiento está hecho y terminado fuera del sujeto –es decir, que lo poseen otros- y nosotros nos apoderamos de él y lo incorporamos. En la vereda opuesta, se encuentran las doctrinas que sostienen que la mente tiene conocimientos a priori o innatos sin los cuales sería imposible conocer; en cambio, las teorías constructivistas afirman que el conocimiento resulta de la interacción entre el sujeto y la realidad que lo rodea.

    No vamos a dilucidar este tema aquí pero podemos convenir que –como dijo Thomas Fuller– “la acción es fruto propio del conocimiento” y que esas acciones siempre están determinadas –como indica la cita aristotélica que encabeza este comentario– por “la destreza para aplicar los conocimientos en la práctica”.

    En un punto imaginario donde convergen la constante acumulación de conocimientos, la transformación de ese conocimiento en acciones y la destreza para su aplicación práctica, asoma la figura del pianista y compositor Matt Mitchell y su maravilloso álbum Vista Accumulation.

    En el fecundo y vigoroso tránsito artístico desplegado hasta aquí por Matt Mitchell se amalgaman –además del cuarteto que lo acompaña en este trabajo– su aclamado debut como solista con el álbum Fiction de 2013, el liderazgo de la agrupación Normal Remarkable Persons (con Tim Berne, Herb Robertson, Shane Endsley, Travis LaPlante, Tyshawn Sorey, Ches Smith y Dan Weiss), su dúo con este último materializado en Fourth Floor, la sociedad con Kate Gentile en Snark Horse y los protagónicos roles que ocupa en algunos de los proyectos grupales más relevantes de nuestro tiempo, tales como Tim Berne’s Snakeoil, Dave Douglas Quintet, Darius Jones Quartet, el ensamble Dan Weiss’ Fourteen, Rudresh Mahanthappa’s Bird Call, Anna Webber Trio y el John Hollenbeck Large Ensemble, entre otros.

    Matt Mitchell, en Vista Accumulation -a diferencia de su álbum debut que se basó en una serie de piezas breves, originalmente, concebido como etudes para piano– adopta formas composicionales extensas que se cristalizan a través de ocho temas distribuidos en dos discos. En el elaborado, cohesivo y profundo alegato pergeñado por Mitchell se congregan su vasto conocimiento de la tradición del jazz, la permanente confluencia de estrategias composicionales y de improvisación y constantes referencias a la música clásica contemporánea con especial énfasis en las aproximaciones dinámicas, el singular uso de repeticiones y los procesos graduales de transformación provenientes del inolvidable Morton Feldman y en la yuxtaposición de bloques sonoros y los conceptos de “música procesional” acuñados por el brillante compositor británico Harrison Birtwistle.

    La fuerte y definida personalidad sonora del Matt Mitchell Quartet se impone desde el inicio del álbum con la insondable vitalidad estética de Select Your Existence. La pieza oficia a modo de sinopsis del proyecto, ya que exhibe una equilibrada afluencia de jazz y música clásica mediante formas composicionales modernas (caracterizadas por integrar la improvisación a los dictados de la partitura) y manifestando un enfoque de dimensión global que –extrapolado a la pintura– nos conduce al expresionismo abstracto y de allí a Mark Rothko y de éste a la obra musical de Morton Feldman. En ese contexto prevalecen los elegantes movimientos armónicos, las repeticiones graduales del motivo original, la predominancia de la evolución colectiva por sobre la idea de la sucesión de solos y un laberíntico crescendo con el que la composición alcanza su clímax definitivo. Todo, subrayado por una superlativa labor interpretativa en donde sobresale la sutil entrega solista de Chris Tordini en contrabajo, las aquilatadas intervenciones –alternando clarinete y saxo tenor– por parte de Chris Speed y los exquisitos aportes de Matt Mitchell en piano y Dan Weiss en batería.

    La umbrosa expresividad inicial de All the Elasticity propicia un desarrollo sustentado en el sereno equilibrio de armonías, los tempos irregulares, el estratégico uso de los silencios y en figuras musicales de inquietante belleza melódica. Una pieza de trazos fragmentados e introspectivo temperamento, en cuyo tránsito tienen especial destaque las protagónicas apariciones de Chris Speed en clarinete y Matt Mitchell en piano.

    En el episódico carácter de Numb Trudge se van concatenando los alambicados gestos instrumentales provistos por los miembros del cuarteto, desde donde emergen la brillante exposición pianística de Matt Mitchell y una notable entrega de Dan Weiss en batería, diferentes formatos y combinaciones tímbricas, un pasaje de tono camerístico (comandado por el clarinete de Chris Speed), varios segmentos afectados a la improvisación colectiva y un remate final de asombrosa sincronía.

    El inquietante desarrollo circular –coronado en el motif que abre y cierra la pieza- de twouldn’t've está signado por el preciso uso de contratiempos por ampliación y una exposición sonora de conjunto de carácter epigramático en donde sobresale, muy especialmente, la brillante intervención solista de Matt Mitchell en piano.

    La majestuosa fortaleza sonora de Utensil Strength –tema que da comienzo al segundo disco– es una auténtica gema del equilibrio entre composición e improvisación. En su desarrollo asoma una partitura de dimensiones melódicas y rítmicas considerables, vagas alusiones a la música procesional de Harrison Birtwistle –que su creador definiera como “una cadena de materiales no relacionados entre ellos pero que se conectan de manera cohesiva”- y una ejecución plena de virtudes y brillantez. En sus dieciséis minutos de duración, transita un arco narrativo que incluye pasajes de perturbadora complejidad, sucesivos picos dramáticos interceptados por un etéreo interludio –con epicentro en el piano de Mitchell y el contrabajo de Chris Tordini– y una sosegada faz resolutiva con lejanas influencias de clasicismo moderno.

    El sublimado relato sonoro de Wearing the Wig of Atrophy incluye, en su parte central, sendos duetos de gran factura; primero, entre el saxo tenor de Chris Speed y el contrabajo de Chris Tordini y, luego, con protagonismo de la batería de Dan Weiss y el piano de Matt Mitchell; en tanto que los incorpóreos trazos, las dinámicas suaves con un mínimo de ataque y la refinada sensibilidad por los detalles ofrecidos en Hyper Pathos parecen trazar la bisectriz imaginaria entre la música de cámara y algunos de los principios estéticos enraizados en la célebre Escuela de Compositores de Nueva York que cobijara otrora a artistas de la talla de John Cage, Morton Feldman, Christian Wolffe y Earle Brown, entre otros.

    El álbum concluye en el poderoso alegato de The Damaged Center. Una notable introducción a dúo entre la batería de Dan Weiss y el saxo tenor de Chris Speed, sienta las bases de un andamiaje estructural en continuo movimiento por donde discurren –ya con el cuarteto a pleno- el jazz de avanzada, un catártico pasaje de improvisación colectiva y una dinámica ascendente que alcanza su clímax en las brillantes performances a cargo de Matt Mitchell en piano y Dan Weiss en batería.

    Matt Mitchell, con el fantástico Vista Accumulation, ha configurado una obra consagratoria, imprescindible y plagada de virtudes en la que supo plasmar con infrecuente destreza el conocimiento acumulado y la creencia en sus propias convicciones estéticas.

     

    La creencia no es el principio, sino el fin de todo conocimiento (Johann W. Goethe)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: