• Rodrigo Amado: This is Our Language

     

    this is our languageThe Primal Word, This is Our Language, Theory of Mind (For Joe), Ritual Evolution, Human Behavior

     

    Músicos:

    Rodrigo Amado: saxo tenor

    Joe McPhee: trompeta de bolsillo, saxo alto

    Kent Kessler: contrabajo

    Chris Corsano: batería

     

    Sello y año: Not Two Records, 2015

    Calificación: Dame dos

     

    Todos los sonidos pueden hacer un lenguaje significativo (Karlheinz Stockhausen)

     

    La música es un lenguaje abstracto que carece de contenido semántico pero permite expresarnos, posibilita la canalización de emociones, sentimientos e ideologías y ayuda a conocer, valorar y respetar la diversidad cultural. Es muy probable que el arte musical –como afirmó el escritor y semiólogo Umberto Eco– no sea un lenguaje universal porque esa ausencia de substancia semántica implica la carencia de un significado concreto y, como consecuencia de ello, será entendido e interpretado de una manera diferente por cada oyente dependiendo de su historia, su personalidad, sus intereses individuales y su cultura. Sin embargo, esto no significa que la música no sea un lenguaje; muy por el contrario, puede colegirse que es un lenguaje artístico –o mejor aún, un “lenguaje hecho arte”-  que en ocasiones alcanza a ser más expresivo que la propia lengua. Y de allí a la frase de Aldous Huxley, en donde aseveraba que “la música expresa lo inexpresable”, hay un paso.

    Está claro que la palabra y la música comparten ciertas formas de organización y expresión ya que ambas tienen en común la entonación, el ritmo, la agógica y la dinámica pero, además, tanto el lenguaje musical como el oral se nutren de esos elementos para trasmitir un mensaje, elaborar un discurso y despertar el interés del receptor. Ergo, la adecuada confluencia e interacción de esos aspectos y cualidades harán que el lenguaje (en cualquiera de sus formas y manifestaciones) adquiera un indudable estadio expresivo y comunicacional con capacidad para suscitar una respuesta en el destinatario.

    En ese punto imaginario donde la necesidad interior del artista converge en un lenguaje musical auténtico, propio e indelegable capaz de llegar a destino, asoma el poderoso mensaje estético cristalizado en This is Our Language, el álbum del cuarteto que encabeza el notable saxofonista Rodrigo Amado y completan Joe McPhee en trompeta de bolsillo y saxo alto, Chris Corsano en batería y Kent Kessler en contrabajo.

    El saxofonista portugués Rodrigo Amado es una de las personalidades musicales más representativas de la nueva escena jazzista europea y un constante impulsor de la música creativa de nuestro tiempo. La fértil labor discográfica y escénica que lo distinguen y el meritorio cuerpo de trabajo desarrollado en años recientes por Amado expresan –de manera orgánica y cohesiva- una indeleble fidelidad con los parámetros de la improvisación libre, la búsqueda de territorios sonoros inexplorados y un permanente compromiso cooperativo con músicos de orígenes e intereses diversos.

    Los fundamentos multidimensionales de sus aspiraciones artísticas aparecen documentados con meridiana claridad en las entregas del Rodrigo Amado Motion Trio, banda que integra junto a Miguel Mira en cello y Gabriel Ferrandini en batería y con la que publicó los álbumes Motion Trio de 2010, Burning Live At Jazz AO Centro de 2012, The Flame Alphabet de 2013 –en donde también participó el trombonista Jeb Bishop- y The Freedom Principle y Live in Lisbon (ambos editados en 2014 y con Peter Evans en trompeta como músico invitado) y asoman con similar solidez conceptual en el álbum del Rodrigo Amado Wire Quartet (allí asociado a Manuel Mota en guitarra, Hernani Faustino en contrabajo y Gabriel Ferrandini en batería) de 2014 y en el proyecto colectivo que compartió con Taylor Ho Bynum en trompeta, John Hebert en contrabajo y Gerald Cleaver en batería materializado en 2010 a través de Searching for Adam. A esto debe agregarse el trío que conformó otrora con Paal Nilssen-Love y Kent Kessler (corporizado en Teatro de 2006 y The Abstract Truth de 2010), el álbum Suface de 2006 (con Carlos Zingaro, Tomas Ulrich y Ken Filiano), las invalorables contribuciones a favor de Lisbon Improvisation Players y el Luis Lopes’ Humanization Quartet y dos nuevas producciones discográficas en curso: Motion Trio + 2 (con su trío más el agregado de Steve Swell en trombón y Rodrigo Pinheiro en piano) y el álbum debut del trío Hurricane que integra en sociedad con el baterista Gabriel Ferrandini y Dj Ride en bandejas y electrónicos.

    El fascinante alegato pergeñado por Rodrigo Amado en This is Our Language se funda –como su título indica- en la construcción, aceptación y desarrollo de un lenguaje común a los miembros del cuarteto que favorezca la fluidez y el intercambio del proceso de improvisación colectiva.

    La improvisación colectiva requiere de un cierto orden y disciplina pero, a diferencia de otras formas musicales, también implica un riguroso entrenamiento auditivo, necesita estar respaldada por un amplio vocabulario musical y obliga a que cada uno de los intérpretes exprese su propia voz dentro de un contexto de intercambio sonoro cooperativo.

    Todos esos elementos, justamente, se manifiestan en This is Our Language con asombrosa naturalidad, fluidez y sustancia creativa.

    El álbum inicia su curso con la espaciosa declaración de The Primal Word. La pieza, a partir de un hipnótico dueto de saxofones, va evolucionando en forma gradual hasta alcanzar un sereno y consumado relato colectivo enhebrado por la solidez del contrabajo de Kent Kessler y en donde el diálogo entre el saxo alto de Joe McPhee y el saxo tenor de Rodrigo Amado ocupa un lugar predominante.

    La fascinante This is Our Language oficia a la manera de una declaración de principios sobre los intereses fundacionales, mecanismos expresivos y objetivos estéticos en los que se funda el álbum; es decir, una fuerte empatía en el ejercicio de la improvisación colectiva, vitalidad y fluidez en los interacción instrumental e incontrastable sustrato creativo. En ese contexto se suceden un prólogo de Chris Corsano en batería, que privilegia el matiz y la sutileza por sobre el impacto pirotécnico, las arrolladoras intervenciones de Kent Kessler en contrabajo (alternando arco y pizzicato),  Rodrigo Amado en saxo tenor y Joe McPhee en trompeta y un emotivo remate de temperamento atávico.

    En Theory of Mind (For Joe) convergen una fragmentada –a la vez que ponderosa– introducción a dúo de batería y saxo tenor, un posterior ascenso dinámico que suma al contrabajo de Kent Kessler, la desbordante aparición solista del saxo de Rodrigo Amado, el colorido y notable pasaje en solitario a cargo de Chris Corsano en batería y un enérgico y musculoso final a trío.

    Los oblicuos trazos iniciales de Ritual Evolution sedimentan un territorio sonoro de donde emerge el exuberante discurso colectivo que da vida a la pieza. El carácter de evolución ritual aludido en el título de la composición, dictamina y describe apropiadamente el curso de un contenido estético con epicentro en las raíces ancestrales de la improvisación musical. En ese tránsito ceremonial sobresalen los aportes de Joe McPhee en trompeta y un magnífico segmento a dúo entre la batería de Chris Corsano y el saxo tenor de Rodrigo Amado.

    El álbum concluye con los expresivos contrastes de Human Behavior, pieza en donde el contrabajo de Kent Kessler tiene asignado un rol protagónico.

    Rodrigo Amado y sus circunstanciales compañeros de ruta han elaborado, en This is Our Language, una obra estupenda que, además, sirve para comprobar y ratificar la innegable fortaleza expresiva del lenguaje musical.

     

    No ha quedado demostrado que el lenguaje de las palabras sea el mejor posible (Antonin Artaud)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: