• Dan Weiss: Sixteen: Drummers Suite

     

    sixteenThe Drummers Meet, Elvin, Max, Tony, Philly Joe, Klook, Ed

     

    Músicos:

    Dan Weiss: batería, tabla, percusión vocal

    Thomas Morgan: contrabajo

    Jacob Sacks: piano

    Matt Mitchell: teclados, piano, glockenspiel, órgano, vibráfono

    Miles Okazaki: guitarra, percusión vocal

    Stephen Cellucci: percusión, percusión vocal

    Katie Andrews: arpa

    Anna Webber: flauta, flauta alta

    David Binney: saxo alto

    Miguel Zenon: saxo alto

    Ohad Talmor: saxo tenor

    Jacob Garchik: trombón, tuba

    Ben Gerstein: trombón

    Judith Berkson: voz

    Lana Is: voz

    Jen Shyu: voz

     

    Sello y año: Pi Recordings, 2016

    Calificación: Dame dos

     

    A partir de cierto punto no hay retorno. Ése es el punto que hay que alcanzar (Franz Kafka)

     

    Un punto de fuga es el lugar geométrico en donde todas las rectas paralelas se juntan de acuerdo a la perspectiva. En efecto, a medida que las líneas paralelas se van alejando del punto de proyección parecen, a la vista del observador, cada vez más cercanas entre sí. Ergo, la virtual prolongación de éstas en un plano infinito, haría que converjan en su punto de fuga.

    El concepto de punto de fuga ayuda a comprender la trayectoria de las fuentes de luz, determina la dirección y las proporciones de cada sombra, facilita la reproducción de una escena con precisión y permite concebir imágenes imposibles de encontrar en la realidad.

    Lo cierto es que algunos de los principios del punto de fuga se extrapolan al fascinante proceso creativo iniciado por el baterista y compositor Dan Weiss con el álbum Fourteen de 2014 y que ahora se prolonga –y profundiza– mediante su nueva producción discográfica Sixteen: Drummers Suite.

    En ambos trabajos, el autor parece haber alcanzado el inusual e imaginario punto de convergencia que surge de la proyección entre las paralelas de la tradición musical de la India con el ancho cauce de la música de Occidente por donde discurren el jazz, el rock progresivo y la música clásica contemporánea.

    Dan Weiss es uno de los bateristas más sobresalientes y requeridos de la actualidad. En su fructífero trayecto artístico acredita contribuciones a favor de Matt Mitchell (materializada en el magnífico Vista Accumulation de 2015), Rudresh Mahanthappa (en el trío Indo-Pak Coalition y el cuarteto Gamak), Lee Konitz, Miguel Zenon, Jen Shyu, Tim Berne, Miles Okazaki, Amir ElSaffar, Lana Is, Rez Abbasi, David Binney y Michael Dessen, entre otros. No obstante, el epicentro de su ideario estético como líder de banda asoma corporizado en el trío que conforma junto al contrabajista Thomas Morgan y el pianista Jacob Sacks (con quienes editó los álbumes Now, Yes When en 2006 y el exquisito Timshell de 2010) y el ensamble a gran escala que lo ha venido acompañando desde el álbum Fourteen.

    Dan Weiss, en Sixteen: Drummers Suite, mantiene el audaz tapiz musical elaborado para la obra que lo precedió pero adicionando la exploración de diferentes conceptos de orquestación y un mayor alcance sonoro que no sólo se expresa en el agregado de dos nuevos miembros (el saxofonista Miguel Zenon y la flautista Anna Webber) al ensamble de catorce músicos que lo acompañó en Fourteen, sino también en la abundancia de colores instrumentales que deviene de una paleta que incluye batería, contrabajo, guitarra, piano, teclados, tres voces, dos trombones, flauta, arpa, glockenspiel, vibráfono, tabla y percusión.

    A estos elementos, Weiss suma referencias tangenciales a los principios de música estocástica pergeñados por el incomparable Iannis Xenakis, el uso de series infinitas en el tratamiento armónico y melódico a la manera del compositor danés Per Nørgård y la ilación en el desarrollo de cada uno de los movimientos de la suite que da título al álbum mediante patrones rítmicos específicos que provienen de ideas elaboradas otrora por seis legendarios bateristas: Elvin Jones, Max Roach, Tony Williams, Philly Joe Jones, Kenny “Klook” Clarke y Ed Blackwell.
    La pieza introductoria de la obra, The Drummers Meet, ofrece un notable solo de batería en donde Dan Weiss ubica en el contexto composicional de un Chakradar de la India las seis frases de los bateristas que luego irá utilizando en cada uno de los movimientos de la suite.

    Este pasaje de apertura empalma con Elvin, pieza que gira en derredor de la transcripción de un breve patrón rítmico ofrecido por Elvin Jones en la versión de Vigil contenida en el álbum de John Coltrane Live In Comblain-La-Tour 1965. Las yuxtaposiciones de texturas, sorpresivas resoluciones armónicas, melodías asimétricas e inusuales aportes tímbricos, terminan oficiando a modo de una sinopsis de la singular visión musical ofrecida por Weiss en esta obra.

    Max hace propia una sucinta secuencia rítmica entregada por Max Roach en la lectura de Jodie’s Cha Cha incluida en el álbum Deeds, Not Words de 1958. A partir de ese núcleo estructural, la pieza se abre a un imaginativo paisaje sonoro en donde se amalgaman sorpresa, complejidad, virtuosismo y emotividad. En un contexto de inobjetable interpretación colectiva sobresale aquí, muy especialmente, el descollante aporte de Matt Mitchell en teclados. Un aplomado solo en contrabajo por parte de Thomas Morgan da inicio al vibrante y laberíntico carrusel instrumental de Tony. Este movimiento de la suite encuentra su piedra basal en un patrón percusivo entregado por el inolvidable Tony Williams durante la versión original de Nefertiti, aparecida en el álbum homónimo de Miles Davis de 1967. En el cambiante temperamento de la composición aflorará, con naturalidad e innegable frescura, un notable juego contrapuntístico entre los saxos altos de David Binney y Miguel Zenon, las aquilatadas intervenciones solistas de Miles Okazaki en guitarra y Jacob Sacks en piano y una etérea coda de tono camerístico.

    Philly Joe hace referencia a una frase ofrecida por el baterista Philly Joe Jones en la versión de Billy Boy incluida en 1967 en el álbum Milestones de Miles Davis. La apertura del tema encuentra a Dan Weiss alternando tabla y batería para, luego, dar paso a un pesado ostinato que sienta las bases del hipnótico crescendo orquestal desde donde emergen los coloridos aportes vocales de Lana Is, Jen Shyu y Judith Berkson, la evanescente intervención de Katie Andrews en arpa, las atinadas apariciones del saxo tenor de Ohad Talmor y la tuba de Jacob Garchik y un introspectivo remate a dúo de piano y órgano por parte de Jacob Sacks y Matt Mitchell.

    En el episódico carácter evolutivo de Klook -tema que alude a un breve pasaje en batería de Kenny “Klook” Clarke ofrecido en Broadway del álbum de Dexter Gordon Our Man in Paris de 1963– se sucederán diferentes combinaciones instrumentales, diversos matices dinámicos, un imaginativo uso de la paleta de sonidos, las magníficas apariciones solistas de Jacob Sacks en piano, Thomas Morgan en contrabajo y Dan Weiss en batería y el encantador dueto entre el arpa de Katie Andrews y la flauta de Anna Webber que precede a la reexposición del motivo principal con el que concluye este movimiento.

    La referencia en Ed –pieza con la que cierra la suite- es una frase en batería de Ed Blackwell extractada de Cherryco, tema proveniente del álbum The Avant Garde de John Coltrane y Don Cherry editado en 1966. Una composición de fascinante factura desde cuyos múltiples pliegues emergerán el encantador motif que construye Ohad Talmor en saxo tenor, sucesivas apariciones solistas de Dan Weiss en batería, un vaporoso interludio en arpa a cargo de Katie Andrews e irreprochables aportes de Ben Gerstein y Jacob Garchik en trombones, Stephen Cellucci en percusión, Matt Mitchell en glockenspiel y Jacob Sacks en piano.

    Dan Weiss, primero con el album Fourteen y ahora en Sixteen: Drummers Suite, ha descubierto y desarrollado un mundo estético tan personal e imaginativo como encantador y subyugante.

    Un mundo al que parece haberle entregado sin temores ni medias tintas todo su talento, su imaginación y su corazón.

     

    Tu deber es descubrir tu mundo y después entrégate con todo tu corazón (Buda)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: