• Steve Lehman & Sélébéyone: Sélébéyone

    selebeyoneLaamb, Are You in Peace?, Akap, Origine, Cognition, Hybrid, Dualism, Geminou, Bamba

     

    Músicos:

    Steve Lehman: saxo alto

    Gaston Bandimic: voz (en wólof)

    Hprizm: voz (en inglés)

    Maciek Lasserre: saxo soprano

    Carlos Homs: piano, teclados

    Drew Gress: contrabajo

    Damion Reid: batería

     

    Sello y año: Pi Recordings, 2016

     

    Calificación: A la marosca

     

    Una transformación interna radical que dé lugar a un nuevo nivel de conciencia puede ser la única esperanza que tenemos en la actual crisis global provocada por el predominio del paradigma mecanicista occidental (Stanislav Grof)

      La evolución en los cambios culturales se expresa hoy con mayor velocidad que en otras épocas. Las causas del aumento exponencial de estas transformaciones han sido, principalmente, el crecimiento en la migración de personas y la agilidad en los procesos de comunicación impulsados desde la tecnología. La aparición de ese novedoso paradigma social nos dio conocimiento sobre la existencia de modos diferentes de vivir, al mismo tiempo que otorgó sentido a la necesidad de construir nuevas formas de convivencia. En la aparente rigidez cultural del pasado se tornaba difícil cambiar de hábitos, costumbres, tradiciones o patrones de conducta, porque la ausencia de información y conocimiento sobre otras culturas, sumado a la necesidad de sentirnos aceptados socialmente, predisponía a la asimilación generacional como única vía de entendimiento y hacia que los rasgos de conducta fueran una réplica de los desarrollados por nuestros antecesores.

    En un contexto como el actual, en donde la información es más veloz y abundante, debemos preguntarnos sobre las causas que nos han llevado a un estado global de crisis -económica, social, cultural y política– sin precedentes. Tal vez podamos atribuirlo a que la información fluye con más rapidez que los procesos de pensamiento, análisis y razonamiento lógico. Y ese desequilibrio puede hacernos caer en la comodidad de buscar respuestas mediante un dispositivo tecnológico en lugar de dedicar un tiempo a la reflexión, a pensar y a estructurar ideas.

    Sin embargo, no debe soslayarse el hecho de que toda transformación cultural –sobre todo cuando va de la mano del pensamiento crítico y con una mirada que no se aparta de los intereses colectivos- implica una subversión del orden establecido, un cuestionamiento al poder económico y una resistencia a aceptar como verdad unívoca a todo lo que se nos dice desde las grandes corporaciones comunicacionales. Los sectores dominantes que hoy se ven cuestionados por estos cambios siguen alentando el individualismo más salvaje mientras nos dicen que somos libres porque podemos acumular bienes ilimitadamente –aunque eso pueda suponer el sufrimiento de otros seres humanos o el colapso del planeta-  e impulsan, sistemáticamente, el desprecio al valor de los vínculos colectivos.

    El hombre no puede vivir obligado a plegarse a los mecanismos que la sociedad ha dispuesto para él y, por ello, resulta imperioso llevar a cabo una transformación social y cultural que le permita ser artífice de su propio destino. Esos cambios no aparecerán mágicamente mientras permanecemos sentados en soledad frente a una pantalla, sino a través del encuentro con el otro, en el ámbito del enriquecimiento mutuo y en la implícita aceptación de que esa confluencia provocará transformaciones en el tejido social.

    La obra del notable saxofonista y compositor estadounidense Steve Lehman siempre ha tenido epicentro en la investigación de nuevos territorios e intersecciones musicales, en la confluencia de materiales heterogéneos y en una inquebrantable intención por transformar lo conocido en formas creativas novedosas. Por ello, no sorprende que su proyecto más reciente se denomine Sélébéyone, ya que esa palabra en idioma wólof (la lengua más hablada en Senegal) describe “la intersección o terreno liminar, en donde dos entidades confluyen para transformarse en algo hasta ahora desconocido”.

    El prolífico trayecto artístico elaborado por Steve Lehman, abarca una vasta gama de propuestas musicales que incluye a sus composiciones orquestales y para ensambles de cámara (interpretadas, entre otros, por los prestigiosos International Contemporary Ensemble, So Percussion y Talea Ensemble), el liderato de diferentes formaciones electro-acústicas (en trío con los álbumes Interface de 2004 y Dialectic Flurorescent en 2012, en cuarteto en Manifold de 2007 y con quinteto en Artificial Light de 2004 y On Meaning en 2007), las recordadas sociedades establecidas con el contrabajista Stephen Crump (en Kaleidoscope & Collage de 2007) y  junto al saxofonista Rudresh Mahanthappa (en Dual Indentity de 2010), sus actuaciones en solitario combinando saxo alto y electrónicos en vivo, el protagónico rol que ocupa en el power-trio Fieldwork (allí compartiendo créditos con el pianista Vijay Iyer y el baterista Tyshawn Sorey) y la monumental e inédita amalgama de jazz, improvisación, electrónica interactiva y música espectral materializada en los magníficos Travail, Transformation, and Flow de 2009 y Mise en Abîme de 2014.

    El alegato estético pergeñado por Steve Lehman en Sélébéyone configura una inesperada y novedosa yuxtaposición de jazz moderno, rap senegalés, hip-hop alternativo y electrónica en vivo. Esta original e inédita forma de experimentación urbana –en donde los elementos musicales aparecen íntimamente ligados al contenido de los textos en inglés y wólof– da vida a un universo musical completamente nuevo y sin precedentes.

    Para la concreción de este ambicioso proyecto, Lehman convocó a una leyenda del hip-hop y miembro fundador del aclamado Antipop Consortium como HPrizm, sumó al saxofonista francés Maciek Lasserre (quien además aportó cuatro de las nueve composiciones incluidas en el álbum) y a la estrella de rap de Senegal Gaston Bandimic e integró un acompañamiento instrumental conformado por Carlos Homs (Peter Evans Quartet & Quintet)  en piano y teclados, Drew Gress (The Claudia Quintet, Steve Lehman Octet, Ralph Alessi Baida Quartet) en contrabajo y Damion Reid (Robert Glasper, Steve Lehman Trio, Rudresh Mahanthappa) en batería. A las cualidades mencionadas debe agregarse la calidad en la edición ofrecida por el sello Pi Recordings, la sugestiva inclusión en el arte de la cubierta del cuadro de Mark Bradford “The Devil is Beating His Wife” y el invaluable aporte realizado por el ingeniero de sonido Andrew Wright (Kendrick Lamar, Kanya West, Eminem, etc.) en la grabación y mezcla del álbum.

    Sélébéyone abre con la original contundencia del tema de Steve Lehman titulado Laamb. Los constantes e inusuales vaivenes rítmicos proveen a la pieza de una estructura infrecuente para que los textos en inglés de HPrizm y en wólof de Gaston Bandimic desplieguen un punzante lirismo en donde asoman referencias al conflicto político en Medio Oriente (“En esta era de la ocupación, la propaganda criminalizó a las victimas… Ahora la máscara se cayó, la mascarada ha terminado”) y nociones contemporáneas de sufismo islámico. Todo esto subrayado por la impiadosa métrica que construyen el contrabajo de Drew Gress y la batería de Damion Reid, los aquilatados ornamentos que imparte Carlos Homs desde el piano y los teclados y el colorido contraste que surge del enlace entre el saxo alto de Steve Lehman y el saxo soprano de Maciek Laserre.

    La notable Are You in Peace? (también con autoría de Lehman) dibuja un atrapante paisaje sonoro dictaminado por la avanzada hibridación de hip-hop y avant-jazz. Ese andamiaje estructural -resaltado por la notable intervención de Steve Lehman en saxo alto- oficia de marco para cuestionar desde su letra el horror del conflicto en Oriente Medio (“Allí no hay paz ni amor, sólo guerra”).

    El breve Akap (tema perteneciente a Maciek Lasserre) conjuga el uso de armonías etéreas y afinaciones alternativas sobre las que se desliza un texto de Gaston Bandimic que describe las incongruencias de los tiempos que corren (“El cazador de serpientes está tratando de agarrar al elefante. El pez barracuda quiere suicidarse, dejando el mar por el bosque”), para luego advertir: “Cuando entres en la boca de una anaconda, es mejor estar preparado”.

    Origine (composición de Maciek Laserre) proporciona un inquietante tratamiento sonoro en el que sobresale el saxo soprano del autor y los ponderables aportes de Damion Reid en batería y Carlos Homs en teclados. Cognition es una pieza con autoría de Steve Lehman cuya letra –a cargo de HPrism y Gaston Bandimic- contrasta solapadas alusiones al basquetbolista Allen Iverson con referencias al misticismo del islam y la beligerancia en Irak.

    Luego se suceden dos temas pertenecientes a Maciek Laserre: Hybrid y Dualism. El primero de ellos está determinado por la disparidad existente entre el fraseo epigramático del saxo alto de Steve Lehman y el elaborado tratamiento sonoro asignado al saxo soprano de Laserre. En tanto que el segundo atraviesa distintos climas instrumentales acompañados por un texto en el que abunda las consignas (““Despierta, encuentra tu camino”, “Allí hay una revolución. ¿Dónde estás tú?”, “La esclavitud ha terminado”, etc.).

    En el sucinto relato de Geminou, las partes de Damion Reid en batería y Drew Gress en contrabajo van matizando la letra concebida por Gaston Bandimic, al tiempo que los acordes espectrales de Steve Lehman en saxo alto acentúan, estratégicamente, los momentos claves del texto.

    El álbum cierra con la composición de Lehman, Bamba. Un alegato sonoro inclasificable dictaminado por sus constantes cambios de tiempo, los ritmos asimétricos y desbordante intensidad. La originalidad creativa y la confluencia cultural implícitas en Sélébéyone abren un sendero que conduce a territorios musicales inexplorados. Y esas cualidades lo constituyen en símbolo de las transformaciones que se avecinan.

    Los símbolos culturales construyen sistemas, de tal manera que la transformación de un símbolo provoca una variación en el conjunto de la sociedad (Claude Lévi-Strauss)

      Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: