• Mostly Other People Do the Killing: Loafer’s Hollow

     

    MOPDTKHi-Nella, Honey Hole, Bloomsburg (For James Joyce), Kilgore (For Kurt Vonnegut), Mason & Dixon (For Thomas Pynchon), Meridian (For Cormac McCarthy), Glen Riddle (For David Foster Wallace), Five (Corners, Points, Forks)

     

    Músicos:

    Moppa Elliott: contrabajo

    Jon Irabagon: saxo tenor, saxo sopranino

    Kevin Shea: batería

    Ron Stabinsky: piano

    Steven Bernstein: trompeta de varas, trompeta

    Brandon Seabrook: banjo, electrónicos

    Dave Taylor: trombón bajo

     

    Sello y año: Hot Cup Records, 2017

    Calificación: Dame dos

     

    Sin bibliotecas, no tendríamos pasado ni futuro (Ray Bradbury)

     

    La raíz etimológica de la palabra biblioteca deriva de los vocablos griegos biblion (libros) y teka (depósito, caja). En origen, las bibliotecas eran lugares destinados a guardar libros y su naturaleza fundacional respondía a lo que hoy se considera un archivo. Sin embargo, después de la construcción de la Gran Biblioteca de Alejandría en el siglo III antes de Cristo, comenzarían a transformarse en un espacio para preservar intacta la memoria de la humanidad.

    En la actualidad, las bibliotecas –tanto físicas como virtuales- ofrecen una colección organizada de libros disponibles para su consulta y cumplen la función de facilitar el acceso público al conocimiento, satisfacer necesidades de información y disfrutar de la lectura, fomentar la investigación e incentivar la creación de nuevos registros culturales.

    La biblioteca, como institución, tiene cuatro mil años de historia que discurre paralela a la de la escritura y el libro. Las bibliotecas nacieron en los templos de las ciudades mesopotámicas con la idea de conservar el material y ponerlo al servicio de una casta de escribas y sacerdotes. La evolución histórica de las bibliotecas seguiría su curso en el Antiguo Egipto con las llamadas Casas de Los Libros y continúa –al desvincularse de los templos- con la aparición de las grandes bibliotecas griegas y la fundación de la primera biblioteca pública durante el Imperio Romano. El retroceso cultural impuesto en tiempos medievales obliga a refugiar las bibliotecas en monasterios pero, más tarde, con la invención de la imprenta irán sucediéndose las bibliotecas reales del Renacimiento, las bibliotecas eruditas del siglo XVII, las primeras bibliotecas universitarias creadas en el siglo XVIII y la proliferación de bibliotecas públicas producida a mediados del siglo XIX; así, hasta completar su curso histórico con el surgimiento, en épocas recientes, de las bibliotecas digitales y electrónicas.

    La relevancia que tuvieron las grandes bibliotecas en el desarrollo de la historia se encuentra ampliamente documentada; pero también las más pequeñas, humildes y menos ilustres han tenido importancia capital en sus comunidades. Una de ellas se encuentra, justamente, en Library (biblioteca, en inglés), un pequeño poblado del municipio de South Park Township –condado de Allegheny, Pensilvania- que adoptó ese nombre en honor a la creación de la primera biblioteca en esa región, fundada por John Moore en 1833.

    Todo esto aspira a oficiar como prólogo para Loafer’s Hollow, el nuevo trabajo del formidable Mostly Other People Do the Killing y no solamente por la mencionada relación con la Pensilvania natal de Moppa Elliot sino, además, porque el título del álbum alude en forma directa al nombre original que tenía el poblado de Library.

    La indiscutible vigencia de Mostly Other People Do the Killing encuentra sustento en una inquebrantable vocación por explorar la tradición del jazz desde una perspectiva innovadora y permeable a otras corrientes musicales; pero, además, se fundamenta en las reconocidas habilidades instrumentales de sus integrantes, en sus aclamadas actuaciones públicas y en una inusual capacidad para reciclar, periódicamente, su imaginario estético.

    La primera etapa del cuarteto original –integrado por Moppa Elliott en contrabajo, Peter Evans en trompeta, Jon Irabagon en saxos y Kevin Shea en batería– trazó una bisectriz entre el hard-bop y la libre improvisación pero incorporando (como es habitual en toda su producción discográfica) referencias que van desde la música clásica al pop. De ese período provienen los álbumes Mostly Other People Do the Killing en 2004, Shamokin!!! de 2007, This is Our Moosic en 2008 y Forty Fort de 2010. Después comienzan a explorar diferentes eras y estilos del jazz: el smooth jazz y la fusión con Slippery Rock de 2011, el jazz y el blues de los años veinte y principios de los treinta en el álbum Red Hot de 2013 (con una formación en septeto que sumó a David Taylor en trombón bajo, Brandon Seabrook en banjo y Ron Stabinsky en piano) y una polémica copia “nota por nota” del legendario Kind of Blue de Miles Davis cristalizada en Blue de 2014. A lo mencionado se agregan tres álbumes en vivo (The Coimbra Concert de 2008, Hannover en 2014 y Live de 2016 pero extractado de un concierto de 2012) y un retorno a las fuentes con Mauch Chunk de 2015 en donde el pianista Ron Stabinsky ocupa el lugar que dejó vacante Peter Evans.

    Mostly Other People Do the Killing, en Loafer’s Hollow, regresa al formato de septeto -con una alineación similar a la de Red Hot pero incorporando al notable trompetista Steven Bernstein (Sex Mob, Millenial Territory Orchestra, Butler-Bernstein & The Hot 9)- y también retoma algunos de los postulados de aquella producción. No obstante, aquí dejan atrás al hot-jazz para hacer centro en la era anterior al Bebop -evidenciando una intención manifiesta por tributar homenaje a las grandes bandas de swing de los años treinta y cuarenta- y le adosan simbólicas referencias a figuras esenciales de la literatura del siglo XX.

    El álbum incluye ocho composiciones, cinco de las cuales integran una especie de “suite literaria” dedicada, respectivamente, a los escritores James Joyce, Kurt Vonnegut, Thomas Pynchon, Cormac McCarthy y David Foster Williams.

    La apertura, con Hi-Nella, ofrece una chispeante narrativa musical desde donde emergerá una épica cadenza protagonizada por la trompeta de varas de Steven Bernstein y el imaginativo aporte de Kevin Shea en batería.

    En el añoso y nostálgico encanto de Honey Hole sobresalen la presencia de Brandon Seabrook -alternando banjo y electrónicos- y los atinados solos de Jon Irabagon en saxo tenor y Dave Taylor en trombón bajo.
    La mencionada “suite literaria” abre con Bloomsburg y está dedicada al escritor irlandés James Joyce. El título de la pieza hace referencia a Leopold Bloom, el personaje central de su incomparable novela Ulysses, publicada en 1922.

    La línea melódica pergeñada aquí por Moppa Elliott parece extrapolar a la música la narrativa sin signos de puntuación –que emula el fluir libre y desinhibido del pensamiento– del famoso monólogo de Molly Bloom que marca el epílogo de la célebre novela de Joyce.

    Kilgore, en tanto, rinde tributo a Kurt Vonnegut y a un personaje recurrente en sus novelas: Kilgore Trout. El corrosivo e ingenioso relato musical que dibuja la pieza es subrayado por la sombría e hipnótica intervención solista de Dave Taylor en trombón bajo, una especie de “espectáculo unipersonal” a cargo de Jon Irabagon en sopranino y el descollante pasaje a piano solo encarnado por Ron Stabinsky.

    El episódico temperamento de Mason & Dixon ofrenda homenaje al escritor estadounidense Thomas Pynchon y el título de la composición deja traslucir una explícita referencia a la novela homónima en la que se narra la historia del astrónomo Charles Mason y el topógrafo Jeremiah Dixon cuando delimitaron las colonias del norte y el sur de Estados Unidos, poniendo fin a las disputas entre los estados de Maryland y –otra vez- Pensilvania.

    Los embriagantes contrastes de Meridian se inspiran en el pasaje final –protagonizado por un despiadado personaje: el Juez Holden– de la afamada novela de Cormac McCarthy Meridiano de sangre de 1985. La amenazante oscuridad del libro antagoniza con una melodía melancólica y nostálgica desde donde surge la formidable intervención de Steven Bernstein en trompeta.

    La “suite literaria” concluye en los múltiples y sinuosos pliegues que transita Glen Riddle, tema basado en la épica novela de David Foster Wallace de 1996 La broma infinita. La composición de Moppa Elliott lleva el nombre de la ciudad de Pensilvania en la que creció un personaje menor de dicha novela.

    El álbum cierra con Five (Corners, Points, Forks), título que alude a tres ciudades de Pensilvania que empiezan con la palabra Five. El tema se inspira, vagamente, en el estilo musical de Jelly Roll Morton y su primera sección incluye un pasaje en donde el septeto trata de emular el sonido de baja fidelidad característico de los años veinte.

    Mostly Other People Do the Killing, en Loafer’s Hollow, recrea la tradición del jazz de manera muy original y con innegable frescura pero no para venerarlo sino para mantener encendida su llama.

     

    La tradición es la propagación del fuego y no la veneración de las cenizas (Gustav Mahler)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: