• Pablo Ledesma / Pepe Angelillo: Hommage

     

    Hommage12 bars, A bit nervous, For Julius Eastman, Gare Guillemins, Hypochristmutreefuzz, Kneebus, Minoat, Rollo 2, Romantic jump of Hares, Saturn, Terpsichore, Third World, Waltz for Marianne

     

    Músicos:

    Pablo Ledesma: saxo soprano

    Pepe Angelillo: piano

     

    Sello y año: Lumenan, 2017

    Calificación: Dame dos

     

    Toda interpretación que implique comprensión debe ya tener comprendido lo que pretende interpretar (Martin Heidegger)

     

    La hermenéutica es el arte o teoría de interpretar las escrituras sagradas y los textos filosóficos y artísticos. El término procede del griego hermeutikos que conjuga los vocablos hermeneuo (descifrar o explicar), tekhné (arte) y el sufijo tikos; por lo tanto, puede traducirse literalmente como el arte de explicar o descifrar. Asimismo, la palabra hermenéutica se relaciona con Hermes, el dios de la mitología griega a quien se consideraba creador del lenguaje, patrono de la comunicación y el entendimiento y encargado en el Olimpo de llevar los mensajes secretos.

    En origen, la noción de hermenéutica estuvo circunscripta a la exégesis de la escritura sagrada, pero hacia finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, con las obras de los filósofos alemanes Friedrich Schleiermacher y Wilhelm Dilthey, alcanzará la estatura de una teoría de la comprensión humana que abarca a la comunicación escrita, verbal, semiótica y simbólica.

    Desde ese entonces, la hermenéutica se constituye en elemento gravitante del pensamiento filosófico e irá adquiriendo diferentes significados en función de las épocas y los autores. Martin Heidegger -al aseverar en Ser y Tiempo que “existir es comprender”– dará por entendido que la hermenéutica es el modo fundamental que tiene el ser humano para situarse en el mundo. Más tarde, su discípulo Hans-Georg Gadamer -en el libro Verdad y método- complementará el concepto al afirmar que se trata de un sistema que permite conocer e identificar la verdad mediante una interpretación situada históricamente.

    La hermenéutica moderna -después de haber transitado por el racionalismo crítico de Popper, el deconstructivismo de Derrida, la fenomenología del símbolo de Ricoeur, la dialéctica materialista de Badiou y la hermenéutica del sujeto de Foucault– aún sigue conservando su valor interpretativo de los hechos humanos, pero se le ha adosado una enfática consideración del contexto sociohistórico en el que ocurren y entendiendo que lo interpretado y quien interpreta se relacionan de manera circular y dialógica, dado que -tal como afirma Gadamer– para comprender el todo es necesario comprender las partes y viceversa.

    La noción contemporánea de la hermenéutica se extrapola al campo musical -en su valor conceptual más profundo– a través de la propuesta pergeñada por el dúo que conforman dos de los músicos más relevantes y representativos de la escena jazzística argentina: el saxofonista Pablo Ledesma y el pianista José “pepe” Angelillo.

    El proyecto encarnado por Ledesma y Angelillo se afinca en la personal relectura de obras pertenecientes a verdaderos íconos de la historia del jazz (de Lacy a Monk y de Mingus a Mengelberg) desde donde construyen una hermenéutica -tanto en el sentido interpretativo e histórico como dialogal– que explora los lugares de la apertura formal y la libre improvisación.

    En el prominente periplo musical desarrollado por el pianista José “pepe” Angelillo asoman colaboraciones con una extensa lista de músicos argentinos e internacionales que incluye a Gustavo “Cuchi” Leguizamón, Carlos “Pocho” Lapouble, Jorge “Negro” González, Hernán Merlo, Hillard Greene, Rodrigo Domínguez, Quique Sinesi, Elton Dean, Alejandro Demogli, Erling Kroner, Juan Cruz de Urquiza, Ximo Tebar, Daqniel “Pipi” Piazzolla, James Suggs, Carto Brandán, Paul Hession y Ricardo Lew, entre muchos otros. Su labor discográfica –que abarca producciones como solista, colaborador y proyectos cooperativos– aparece documentada en los álbumes Pruebas al Canto de 1989 (secundando a la cantante María Helena “La Negra” Chagra), El Largo Adiós del Sergio Petravich Cuarteto en 1996, los aportes materializados en el Pablo Ledesma Project (Vivo en La Plata de 1999 y Breve Resumen en 2002), los discos en formato de trío con Pablo Ledesma y Néstor Gómez (Nuevas Lecturas Sobre los Standards de 2003 y New Broadway en 2004), sus tres propuestas discográficas para solo piano (Reflexiones de 2004, Modo Monk en 2007 y Quiet Now en 2010), la contribución ofrecida a favor del baterista Ernesto Zeppa en Nómades de 2015, el colectivo Orillas (en donde comparte créditos con Horacio “Mono” Hurtado, Pablo Ledesma y Martín Misa) materializado en el álbum homónimo de 2014 y, por supuesto, los tres discos del Pablo Ledesma / Pepe Angelillo Dúo: Memorial de 2007, M&M en 2012 y Hommage de 2017.

    El saxofonista Pablo Ledesma acredita un fecundo recorrido musical que comprende trabajos junto a figuras de gran predicamento en la escena internacional (Lawrence D. “Butch” Morris, Le Quan Ninh, Christy Doran, Enrico Fazio, Carlo Actis Dato, Elton Dean, Lol Coxhill, John Edwards, George Haslam, etc.) y una prolífica labor compartiendo escenarios y grabaciones con reconocidos músicos argentinos como Daniel Binelli, Guillermo Gregorio, Horacio López, Rodolfo Mederos, Walter Malosetti, Gustavo Bergalli, Jorge “Negro” González, “Pocho” Lapouble y muchos más. En el devenir de su amplia y respetada trayectoria aparecen –además del dúo que integra con Pepe Angelillo– un consolidado enlace artístico con el notable pianista español Agustí Fernández (cristalizado en los álbumes Buenos Aires, Argentina 2000 de 2011, Improvocaciones en 2013 y Agustí Fernández Celebration Ensemble de 2017), el liderazgo del Pablo Ledesma Trío y el Pablo Ledesma Project, participaciones en el Anglo-Argentine Jazz Quartet y el cuarteto de Alejandro Aranda, las propuestas colectivas plasmadas en Pilcomayo Rey de 2013 (en trío con Daniel Tinte y Martín Misa) y Orillas en 2014 (con Pepe Angelillo, Martín Misa y “Mono” Hurtado) y el recientemente constituido Pablo Ledesma Cuarteto – Revisita a Gato Barbieri (formación que completan “Mono” Hurtado, Pepe Angelillo y Carto Brandán).

    La trilogía discográfica desarrollada por el Pablo Ledesma / Pepe Angelillo Dúo dio inicio en 2007 con Memorial -trabajo en donde ofrecieron la singular recreación de algunas composiciones de Steve Lacy– y continuó en 2012 con el registro en vivo -sobre piezas de Thelonious Monk y Charles Mingus– titulado M&M. Ahora con Hommage, el álbum que completa la serie, ofrendan una impecable selección de temas pertenecientes a los legendarios Misha Mengelberg (1935-2017), Herbie Nichols (1919-1963), Mal Waldron (1926-2002) y Sun Ra (1914-1963) y el formidable compositor y contrabajista estadounidense William Parker.

    La estética interpretativa desplegada por el dúo en sus tres álbumes parece encontrar un punto de unión en la figura del genial saxofonista neoyorquino Steve Lacy (1934-2002); y esto no sólo se debe a que Lacy tocó con la mayoría de los compositores incluidos en la trilogía, sino también porque fue artífice del emblemático dúo de saxo soprano y piano que integró con Mal Waldron.

    Hommage abre con una refrescante versión del imperecedero tema de Herbie Nichols 12 Bars desde el cual emergerá un fluido diálogo entre el saxo soprano de Pablo Ledesma y el piano de Pepe Angelillo, que se encamina hacia la exploración de afinidades y la construcción de un alegato auténtico y unificador.

    En la lectura de A bit nervous –pieza de Misha Mengelberg perteneciente a su álbum en trío con Brad Jones y Joey Baron Who’s Bridge de 1994– el dúo despliega una visión propia, pero sin eludir el humor y la dicotomía entre sencillez y complejidad que anida en las composiciones de Mengelberg.

    Luego sobrevienen la luminosa y sugestiva recreación de For Julius Eastman (tema de William Parker extractado del álbum Song Cycle de 2001) que incluye una brillante intervención de Pablo Ledesma en saxo y la lucida reinterpretación de tres composiciones de Mengelberg: Gare Guillemins (del imprescindible Who’s Bridge), Hypochristmutreefuzz (en origen incluido en el disco de Eric Dolphy de 1964 Last Date y con una versión posterior a cargo del Misha Mengelberg Quartet en Four in One de 2001) y el cristalino alegato de Kneebus (del álbum Dutch Masters de 1992 y también incluido en Four In One).

    A continuación, se suceden una melancólica y sugerente adaptación de Minoat (composición de Mal Waldron incluida en el disco Moods de 1978) en donde sobresale el protagónico aporte de Pepe Angelillo en piano, la burbujeante adaptación de Rollo 2 (proveniente del álbum de Misha Mengelberg Two Days in Chicago de 1999) y el encantador tratamiento otorgado a Romantic jump of Hares, también con autoría de Mengelberg, pero perteneciente a Who’s Bridge.

    El curso del álbum sigue con un cálido y respetuoso acercamiento a Saturn (pieza de Sun Ra procedente de Sound of Joy de 1956) y dos estupendas versiones de temas con la firma de Herbie Nichols: la danzante Terpsichore y el entrañable Third World, extractadas de los discos Herbie Nichols Trio de 1956 y The Prophetic Herbie Nichols Vol. 1 de 1955, respectivamente.

    El epilogo de la propuesta que ofrenda el dúo quedará reflejado en una acendrada adaptación de Waltz for Marianne, composición de Mal Waldron correspondiente al álbum Where Are You? de 1989.

    En Hommage, el dúo integrado por Pablo Ledesma y Pepe Angelillo dibuja una especie de círculo hermenéutico basado en el diálogo en el que rinden su sentido y personal homenaje a cinco compositores esenciales del jazz.
    Sin demostraciones ampulosas ni gestos musicales altisonantes, pero con indiscutible autoridad para interpretar contenidos e intenciones y con el saber necesario para ofrecer una mirada propia.

     

    Lo propio del saber no es ni ver ni demostrar, sino interpretar (Michel Foucault)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: