• Jonathan Finlayson: 3 Times Round

     

    FinlaysonFeints, Grass, A Stone a Pond a Thought, The Moon is New, Refined Strut, Rope From the Sky, Tap-Tap

     

    Músicos:

    Jonathan Finlayson: trompeta

    Steve Lehman: saxo alto

    Brian Settles: saxo tenor, flauta

    Matt Mitchell: piano

    John Hébert: contrabajo

    Craig Weinrib: batería

     

    Sello y año: Pi Recordings, 2018

    Calificación: Dame dos

     

    La sinergia implica un esfuerzo de apertura y comunicación que vale la pena asumir porque estimula la creatividad (Stephen Covey)

     

    El concepto de sinergia describe en esencia “la acción coordinada de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales”.

    La sinergia -palabra procedente del vocablo synergonia, que significa “cooperación”- supone la confluencia de varios factores trabajando coordinadamente para obtener un resultado superior al beneficio que podría generarse con la suma de cada una de las partes por separado.

    La unión de dos o más personas dedicadas a una misma causa o misión produce un efecto sinérgico que maximiza las cualidades personales, alienta la confluencia de elementos heterogéneos, permite desarrollar nuevos recursos e ideas, propicia el entendimiento entre diferentes conceptos y, por sobre todas las cosas, privilegia el desarrollo de lo colectivo y el trabajo en grupo por encima de las individualidades involucradas.

    El principio de sinergia aplicado a la estimulación creativa es, precisamente, una de las características que mejor describen al ideario estético materializado por el sexteto del trompetista y compositor estadounidense Jonathan Finlayson en el álbum que lleva por título 3 Times Round.

    En la notable trayectoria realizada por Jonathan Finlayson sobresale su consolidado enlace musical con el emblemático compositor y saxofonista Steve Coleman, músico al que acompaña desde hace casi dos décadas como miembro de la agrupación Steve Coleman and Five Elements y con quien grabara los álbumes Resistance is Futile de 2001, Alternate Dimension Series en 2002, On The Rising of The 64 Paths de 2003, Lucidarium de 2004, Weaving Symbolics en 2005, Harvesting Semblances and Affinities de 2010, The Mancy Of Sound en 2011, Functional Arrhythmias de 2013, Synovial Joints en 2015, Morphogenesis de 2017 y Live at the Village Vanguard, vol. 1 (The Embedded Sets) en 2018.

    Además, Finlayson ofrece valiosas contribuciones a favor de la guitarrista Mary Halvorson (en Saturn Sings de 2010, Bending Bridges en 2012, Illusionary Sea de 2013 y Away With You en 2016), el saxofonista Steve Lehman (Manifold y On Meaning de 2007, Travail, Transformation and Flow en 2009 y Mise en Abîme de 2014) y el baterista Tomas Fujiwara (en Actionspeak de 2010, The Air is Different en 2012 y After All Is Said de 2015). También aporta su presencia en los álbumes Continuum (2012) del pianista David Virelles, Radiate (2015) del guitarrista Liberty Ellman y en el recientemente editado Dirt… and More Dirt de la Henry Threadgill 14 or 15 Kestra: Agg.

    Jonathan Finlayson debuta como líder y compositor en 2013 junto a su banda Sicilian Defense –en origen conformada por Finlayson en trompeta, David Virelles en piano, Miles Okazaki en guitarra, Damion Reid en batería y Keith Witty en bajo– con el disco titulado Moment and the Message. En 2016 Jonathan Finlayson & Sicilian Defense (allí con el pianista Matt Mitchell, el baterista Craig Weinrib y el contrabajista John Hébert en reemplazo de Virelles, Reid y Witty, respectivamente) publica el aclamado Moving Still.

    En la estrategia composicional pergeñada por Jonathan Finlayson para 3 Times Round, su nueva producción discográfica, se amalgaman en perfecto balance una gran variedad de colores, texturas y formas, intrincados contrapuntos, complejidad rítmica, un elaborado diseño armónico, exquisitas melodías e imaginativos ejercicios de improvisación colectiva. Y todo ello al conjuro de una deliberada sinergia grupal que posibilita complementar e integrar con naturalidad las diferentes personalidades musicales de cada uno de los miembros del sexteto.

    Para la idónea concreción de estos postulados estéticos, Jonathan Finlayson ha reunido una rutilante formación que alinea -además de su líder en trompeta- a Steve Lehman (Steve Lehman Octet, Sélébéyone, Steve Lehman Trio) en saxo alto, Brian Settles (Brian Settles Trio, Michael Formanek Ensemble Kolossus, Tomas Fujiwara & the Hook-Up) en saxo tenor y flauta, Matt Mitchell (Matt Mitchell Quartet, Tim Berne’s Snakeoil, Dan Weiss’ Starebaby) en piano, John Hébert (Mary Halvorson Trio, Quintet, Septet & Octet, Fred Hersch Trio) en contrabajo y Craig Weinrib (Henry Threadgill’s Double Up & 14 or 15 Kestra: Agg, Roman Filiú’s Quarteri) en batería.

    3 Times Round abre con el complejo entramado estructural y la intrincada sonoridad ofrecida por Feints. En el curso evolutivo de la pieza se irán concatenando la exposición colectiva del motivo principal, un expresivo pasaje protagonizado en forma excluyente por el piano de Matt Mitchell, el contrabajo de John Hébert y la batería de Craig Weinrib, el elocuente contraste que yuxtapone el penetrante ataque del saxo alto de Steve Lehman con los cristalinos fraseos de la trompeta de Jonathan Finlayson y el vocabulario modernista de Brian Settles en saxo tenor y una fase resolutiva rematada por la sincrónica reformulación del motivo germinal de la composición.

    La vivaz complejidad, el aplomo interpretativo y la inocultable gracia melódica que destila Grass, aparece subrayada con singular acierto por un juego armónico de notable factura que se sustenta en la solidez del tándem conformado por Craig Weinrib en batería y John Hébert en contrabajo, el intenso diálogo que mantienen el saxo tenor de Brian Settles y el saxo alto de Steve Lehman y las sobresalientes intervenciones solistas encarnadas por Jonathan Finlayson en trompeta y Matt Mitchell en piano.

    Los espaciosos trazos grupales que dibuja A Stone a Pond a Thought acumulan tensión sin apresuramientos para luego desembocar en una especie de interludio a trío que se nutre en el inocultable dramatismo pianístico que exhibe Matt Mitchell, los aquilatados acentos provistos por la batería de Craig Weinrib y un ejemplar uso del arco en el contrabajo a cargo de John Hébert. La parte final -con el sexteto a pleno- adoptará dinámicas descendentes que convergen, delicadamente, en un sugestivo remate de temperamento vaporoso e inmaterial.

    The Moon is New, debido a su extensión, imaginativo diseño estructural e inmejorables ideas composicionales, se constituye a todas luces en la pieza central del álbum. La apertura adopta una encantadora impronta de tono camerístico interpretada a trío de piano, batería y contrabajo. Más tarde, con el ingreso de los otros tres instrumentos, el tema abrirá espacio a un crescendo colectivo en donde se van alternando las exposiciones de los solistas con sucesivas variaciones del motivo en el que se funda la pieza. En ese contexto, resultarán esenciales los protagónicos aportes de Jonathan Finlayson con un magnífico solo de trompeta, Steve Lehman y Brian Settles en saxos alto y tenor, respectivamente –ambos brillando en sus apariciones- y una deslumbrante labor de Matt Mitchell en piano que le pone broche de oro al clímax de la composición.

    El sugestivo Refined Strut conjuga su embriagante groove con una línea melódica impregnada de aires caribeños sobre los que van deslizándose, con naturalidad, los exquisitos contrastes entre la trompeta de Jonathan Finlayson y el saxo tenor de Brian Settles y una expresiva intervención solista por parte de Matt Mitchell en piano.

    La sucinta y eficaz narrativa musical que esboza Rope From the Sky gira en derredor de un pertinaz ostinato edificado por la sección rítmica a partir del cual van emergiendo sutiles variaciones de texturas y transformaciones dinámicas, ingeniosos cambios armónicos y un aquilatado relato colectivo.

    El cierre del álbum llega con el poderoso y vibrante alegato que plasma el descollante Tap-Tap. En el marco de una superlativa labor de conjunto, corresponde destacar aquí la habitual solidez del contrabajo de John Hébert, las estupendas aportaciones solistas de Brian Settles en saxo tenor, Jonathan Finlayson en trompeta, Matt Mitchell en piano y Steve Lehman en saxo alto -en ese orden- y la arrolladora labor de Craig Weinrib en batería.

    En síntesis: Jonathan Finlayson, con el álbum 3 Times Round, no sólo se consagra como uno de los compositores más promisorios de la nueva música creativa, sino que también aparece como un líder capaz de generar sinergia con sus colaboradores y dispuesto a otorgarle más importancia al lucimiento colectivo que al individual.

     

    El nosotros siempre estuvo por encima del yo (Rene Favaloro)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: