• Amir ElSaffar Two Rivers Ensemble: Crisis

     

    crisisCrisis Suite: Introduction, The Great Dictator, Taqsim Saba, El-Sha’ab (The People), Love Poem, Flyover Iraq, Tipping Point / Aneen (Weeping) Continued, Love Poem (Complete)

     

    Músicos:

    Amir ElSaffar: trompeta, voz, santur
    Ole Mathisen: saxo tenor, saxo soprano
    Nasheet Waits: batería
    Carlo DeRosa: contrabajo
    Tareq Abboushi: buzuq
    Zafer Tawil: laúd árabe, percusión

     

    Sello y año: Pi Recordings, 2015

    Calificación: Dame dos

     

    La crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer (Bertolt Bretch)

     

    La crisis es una coyuntura que describe el período o situación en la cual la normalidad vigente pierde su sustancia y da lugar a cambios bruscos que hacen que algunos aspectos de la realidad organizada se tornen inestables y sujetos a evolución.

    Las crisis pueden ser individuales, grupales e incluso ocupar un rango más amplio cuando se trata de crisis económicas, políticas y sociales. Por cierto, nadie está exento de ser alcanzado por los cambios que generan estas últimas ya que, aunque la crisis no tenga raíz en un tema personal, modificará el ámbito en el que se vive y, por ende, terminará afectando al individuo de una u otra forma. Nadie duda que las crisis sociales –es decir, aquéllas que trascienden a una sola persona– posibiliten cambios estructurales cuyas consecuencias no pueden determinarse y tienen siempre un alto grado de incertidumbre  en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad. No obstante, desde una perspectiva psicológica, puede afirmarse que las crisis son imprescindibles para el desarrollo del individuo y no siempre traen consigo cuestiones negativas. De hecho, cada crisis que afrontemos representa un desafío que, de ser resuelto, nos conducirá a una etapa superior de nuestro conocimiento.

    Buena parte de lo dicho aparece representado en el nuevo álbum de Amir ElSaffar Two Rivers Ensemble titulado, justamente, Crisis.

    En origen, esta obra fue comisionada a Amir ElSaffar por el Newport Jazz Festival –evento en donde tuvo su debut escénico en 2013- y la concepción de la misma acaeció poco después de que el autor permaneciera durante un año en Egipto y el Líbano. En esa estancia en el Medio Oriente, ElSaffar fue testigo directo de la crisis provocada por los alzamientos populares durante la Primavera Árabe y luego trabajó con músicos sirios mientras se desarrollaba la desgarradora guerra civil que aún hoy sigue devastando a dicho país.

    La resultante de esa experiencia fue un trabajo en donde el autor ofrece una reflexión artística sobre un territorio en crisis, signado por los conflictos, las revoluciones, la guerra civil, la violencia sectaria y en donde una cultura lucha denodadamente por su supervivencia.

    El alegato musical pergeñado por Amir ElSaffar para simbolizar esos acontecimientos se tradujo en una exploración –muy original, por cierto- de la tradición del maqam iraquí manifestada en un contexto de jazz.

    El maqam es un sistema de modos melódicos y también una herramienta para la improvisación usados en la música tradicional árabe que ElSaffar tomó para favorecer su particular convergencia de jazz, microtonalismo, ritmos folclóricos de Medio Oriente y formas de canto provenientes de la tradición iraquí.

    La comunión de esos contrastantes universos musicales no es ajena a Amir ElSaffar ya que, además de la prolífica trayectoria desarrollada como compositor y trompetista de jazz, es reconocido también por sus habilidades para la práctica del maqam iraquí, manifestadas en los roles asumidos como cantante y ejecutante del santur (instrumento tradicional de cuerda percutida).

    La ruta de sus ancestros iraquíes está presente en toda la discografía de ElSaffar; se expresa en estado puro en el álbum Magams of Baghdad de 2005 junto al trío Safaafir; asoma en el cruce intercultural de maqam iraquí, dastgah persa y jazz estadounidense de su sociedad con el saxofonista Hafez Modirzadeh materializado a través de Radif Suite de 2013, está implícita en el vocabulario del quinteto que lo acompañó en Alchemy de 2013 e irrumpe con fuerza inusitada en la amalgama de géneros propuesta mediante los álbumes del Two Rivers Ensemble: Two Rivers en 2007, Inana de 2011 y en el recientemente editado Crisis.

    El álbum da inicio con las siete partes que componen la extensa Crisis Suite, pieza que –en sus múltiples cambios y diferentes climas- sigue un arco narrativo basado en modos melódicos extractados del maqam y en diversas secuencias rítmicas provenientes de la rica tradición arábiga.

    Un colorido solo de batería a cargo de Nasheet Waits desemboca –tras el ingreso de las cuerdas y los vientos– en una especie de lamento construido sobre distintos tipos de maqam (Jammal, Saba, Segah y otros) en donde sobresale el santur y la voz de Amir ElSaffar.

    La suite continúa en el exótico y apasionado temperamento que despliega The Great Dictator. La composición se desarrolla al conjuro de un maqam hijaz y múltiples cambios de ritmo para luego entrar en un segmento de libre improvisación gobernado por el buzuq de Tareq Abboushi que evoluciona hasta alcanzar su clímax definitivo en la notable exposición solista de Ole Mathisen en saxo tenor.

    Luego de la sobrecogedora improvisación para solo de trompeta a cargo de Amir ElSaffar en Taqsim Saba, la obra pasa al sólido ostinato que construye Carlo DeRosa en contrabajo sobre el que se edifican los incontrastables aires folclóricos egipcios de El-Sha’ab (The People).

    A continuación sobreviene la extraña belleza de Love Poem, tema en donde resalta una conmovedora interpretación vocal de Amir ElSaffar sobre textos del célebre poeta místico sufí Ibn Arabi.

    Flyover Iraq es una pieza que integra dos secciones; la primera, caracterizada por el uso de modos pentatónicos y la segunda basada en un tradicional maqam hussayni del que luego emergen un apasionado solo de Amir ElSaffar en trompeta y una aquilatada intervención a contrabajo solo por parte de Carlo DeRosa.

    La parte final de la suite es ocupada por la extensa Tipping Point. El desarrollo de la composición va atravesando diferentes dinámicas con epicentro en el maqam hijaz que se coronan en dos clímax consecutivos; el primero, con especial destaque del saxo de Ole Mathisen y el laúd árabe de Zafer Tawil y el segundo, encabezado por la batería de Nasheet Waits. Todo resulta finalmente coronado en un regreso al lamento que aparece en la primera parte de Crisis Suite.

    En el cierre del álbum se suceden el doliente temperamento de Aneen (Weeping) –pieza que hace referencia a los sobrevivientes de la caída de Bagdad a manos de los mongoles en 1258- y la reinterpretación de Love Poem (Complete).

    Amir ElSaffar entrega en Crisis una obra que –en su intento por reflejar los difíciles momentos que vive la tierra de sus ancestros- consigue ampliar los horizontes de la música creativa con talento y mucha imaginación.

     

    En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento (Albert Einstein)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: