• Bobby Previte: The Coalition Of the Willing

    The Ministry Of Truth, Airstrip One, Versificator, The Ministry Of Love, Oceania, The Inner Party, Memory Hole, Anthem For Andrea.


    Músicos:
    Bobby Previte: batería, guitarra, percusión
    Charlie Hunter: guitarras eléctricas de 6 y 12 cuerdas, guitarra slide, bajo eléctrico
    Jamie Saft: órganos, mellotrón, bajo eléctrico, guitarra eléctrica
    Steven Bernstein: trompeta
    Skerik: saxos, pandereta
    Stanton Moore: batería
    Stew Cutler: guitarra slide, armónica
    Ropeadope, 2006

    Calificación: A la marosca

    The Coalition Of the Willing puede ser traducido (si usted quiere, si no… déjelo así nomás) como “La Coalición de la Voluntad”.
    Dicha expresión surgió en 1980 para denominar al grupo de naciones que actúan colectivamente por afuera de las Naciones Unidas.
    Pero desde hace unos pocos años, esta frase se aplica para denominar al conjunto de países que apoyaron militar o económicamente al Gran País del Norte en ocasión de la invasión a Irak en el año 2003.
    En marzo de ese año, la lista de países que conformaban la coalición ascendía a 48, entre los que se encontraban el Reino Unido (principalmente), España, Portugal, Polonia, Italia, Japón y Australia y las potencias Albania, Angola, Azerbaijan, Eslovaquia, Mongolia, Filipinas, Lituania, Macedonia, El Salvador, Costa Rica, Macedonia, Estonia, Singapur, Ucrania, Uganda y Ruanda.
    El “trámite administrativo” que se pensó iba a resultar la invasión, lleva ya más de tres años y el pescado todavía es pez.
    Pero hay algunos detalles de sumo interés.
    En España, por ejemplo, el 80% de la población se opone a la guerra y el 91% se opone sin la intervención de las Naciones Unidas.
    En el Reino Unido, el 86 % pidió tiempo para verificar si las armas de destrucción masiva (¡?) existían verdaderamente en territorio iraquí.
    En Italia la oposición llegó al 72 %.
    Y la misma oposición surge en la población de la mayoría de los países integrantes de la Coalición.
    Quien más, quien menos, sabemos lo ocurrido (y lo no ocurrido) en uno de los principales disparates (si no el más) del incipiente siglo XXI.
    Los optimistas comentarios que surgieron desde el sitio oficial de la Casa Blanca, motivarían estruendosas carcajadas de no haber existido la intolerable matanza que amenaza con intentar prolongarse por tiempo indefinido.
    Y Michael Moore, por ejemplo, tiene muchos más elementos que un servidor y también mucha más inteligencia, contactos y, justo es decirlo, kilos.
    The Coalition Of the Willing es también el nombre del nuevo disco (y banda) del baterista, compositor, arreglador, productor y varios etcéteras Robert Bobby Previte.
    Y nada es casual, che… porque Previte (que no es ningún Bobby) tomó, como base para sus composiciones instrumentales, el libro 1984 del gran George Orwell (aunque no tan grande como el Magno Orwell For Fai).
    En 1984, Orwell ¿imagina? una nación donde un gobierno dictatorial, totalitario o como quieran llamarlo, es liderado por… ¡oia!, El Gran Hermano… y la cuestión es muy sencilla: la gran mayoría de los sometidos… perdón… del pueblo, vive en la más absoluta miseria pero no hablamos solamente de cuestiones económicas, ya que se apunta a la ignorancia de los habitantes pura y exclusivamente para que se dejen de joder.

    El partido gobernante tenía a su vez tres slogans principales:
    1 – La guerra es la paz.
    2 – La libertad es la esclavitud.
    3 – La ignorancia es la fuerza.

    George Orwell escribió 1984 en el año 1949; pero no sé por qué a mí me suena como de más acá, como de ahora… tranquilo Morales. Es ficción, pura ficción.
    En nuestra entrega del mes de junio, Sergio Piccirilli realizó la cobertura de uno de los primeros shows del combo liderado por Previte.
    En un momento de su comentario, Piccirilli afirma que: “Con disimulo, a través de los años, fui armando un santuario con sus discos pero lo mantengo oculto detrás de un póster gigante…
    de Previte, por supuesto”.

    No caeré en el mismo error.
    Hay que ser más profesionales.
    Por eso, simplemente diré que, a Previte… lo amo.
    Pssssssss…
    Pero hay un disco que comentar.

    Que comienza con The Ministry Of Truth (el Ministro de la Verdad que se encargaba de recordar los 3 principales slogans del partido liderado por El Gran Hermano). Charlie Hunter dejó a un lado la guitarra deforme de 8 cuerdas para usar una más normalita; y las influencias en Previte del rock sinfónico (de lo bueno) saltan a la vista. En realidad siempre estuvieron latentes (¿recuerdan Claude’s Late Morning, por ejemplo?), pero nunca tan explícitas como en este disco. Ah… pura potencia, hasta cuando Jamie Saft colchonea con su Hammond y Stew Cutler armoniquea por encima.

    Épica pura y la patita que no se queda quieta.

    Para Airstrip One sale Cutler y entran tres terroristas: Steven Bernstein, Skerik y Stanton Moore (uy Dio… SS… S). Hunter se anima a solear con el bajo eléctrico por encima del tumulto beligerante que arman Moore y Previte. De pronto, Skerik (chico inquieto si los hay) arma un desquicio con cortadas y potentes intervenciones en saxo tenor, secundado por la trompeta de Bernstein.

    ¡¡¡Ufffff!!!
    No dan respiro, che… parece increíble pero van in crescendo… y final.

    Ahora sí llega la paz. Versificator. Esteee… ¿la paz? En vivo, Piccirilli relacionó la intervención de Hunter con un riff (justamente) de Pappo. A mí me suena al Despiértate Nena de Pescado Rabioso. Lo que importa es el desquicio. Los pibes no aflojan.
    Wake up everybody” sugiere u ordena Previte desde el booklet. Pero Bobby… ¿quién puede hacer lo contrario?
    La sórdida The Ministry Of Love nos comunica que algo anda mal en esta historia y que no es una de romances ni mucho menos, sino una deformidad devenida en… ¿reggae?
    Oceania es una de tiros, líos y cosa golda, como decía Oaky.
    Ganan los buenos.
    The Inner Party (que me trae reminiscencias de Dangerous R.I.P.), Memory Hole (lo más reflexivo del álbum, que arranca como un blues y donde todos la gastan y todos significa todos) y Anthem For Andrea (sin Hunter, cierre ideal del disco) son los tres temas restantes del CD.
    Amo a Previte, quedó dicho.
    Y me sumo y adhiero a esta Coalición de manera irrestricta.
    Aunque haya algún paralelo con la “otra” Coalición.
    Y es que las dos están lideradas por un animal.
    No sé si me explico.

    Marcelo Morales.

    Notas Relacionadas:

    El Ojo Tuerto: Bobby Previte and The Coalition of the Willing – ReBobbynando

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Anterior: