• David Gilmour: Remember that Night: Live at the Royal Albert Hall

    DVD 1: Speak To Me, Breathe, Time, Breathe (Reprise), Castellorizon, On An Island (con David Crosby y Graham Nash), The Blue (con David Crosby y Graham Nash), Red Sky At Night, This Heaven, Then I Close My Eyes (con Robert Wyatt), Smile, Take A Breath, A Pocketful Of Stones, Where We Start, Shine On You Crazy Diamond (con David Crosby y Graham Nash), Fat Old Sun, Coming Back To Life, High Hopes, Echoes, Wish You Were Here, Find The Cost Of Freedom (con David Crosby y Graham Nash), Arnold Layne (con David Bowie), Comfortably Numb (con David Bowie)
    DVD 2 (Extras): Cinco canciones extra del Royal Albert Hall: Wot's… Uh The Deal; Dominoes; Wearing the Inside Out; Arnold Layne y Comfortably Numb. Tres documentales. Castellorizon, On An Island, The Blue, Take A Breath, y High Hopes, en vivo desde el London's Mermaid Theatre (marzo 2006). Astronomy Domine, grabado para Live From Abbey Road television series. This Heaven – AOL Sessions (re-editado).The Dark Globe video. Videos  de  promoción para On An Island y Smile. Una nueva versión de Island Jam

    Músicos:
    David Gilmour: voz, guitarra, saxo
    Richard Wright: voz y coros, teclados
    Dick Parry: saxos, organo
    Phil Manzanera: guitarras, coros
    Guy Pratt: bajo, guitarra, coros.
    Jon Carin: teclados, steel guitar
    Steve DiStanislao: batería, percusión
    Invitados:
    David Bowie: voz.
    David Crosby: coros.
    Graham Nash: coros.
    Robert Wyatt: corneta.

    Sony, 2007

    Calificación: Está muy, pero muy bien

    La verdad que este DVD fue una excelente noticia con un muy buen resultado. Se trata ni más ni menos que de la presentación del disco On an Island, de David Gilmour, en el Royal Albert Hall. A decir verdad, se podría decir que es casi Pink Floyd, sin Nick Mason y sin chiquicientos millones de dólares de producción, tocando el disco floydiano de Gilmour y haciendo un repertorio poco habitual de la historia de la banda, ya sea en el concierto como en los extras.

    El disco en estudio me pareció aburrido, en cambio las versiones en vivo ganan en intensidad y cobran vida, volviéndose más interesantes y contundentes, pudiendo formar parte del mismo set con clásicos consagrados de Floyd.

    El sonido e imagen son perfectos, al igual que las interpretaciones de los temas. La banda es la de Floyd en vivo de siempre con los agregados del ex Roxy Music, Phil Manzanera y el baterista DiStanislao. Gilmour comparte el protagonismo con sus invitados y con Richard Wright, cuya cara ya es un mapa, por lo arrugado. Al no tratarse formalmente de Pink Floyd, se permite otros gustitos como invitar a tres viejos luchadores de las lides del rock como son David Crosby, Graham Nash y Robert Wyatt. Los dos primeros proveyendo excelentes armonías vocales a los temas en los que participan, mientras que el ex Soft Machine y, desde hace años, poeta alternativo del rock, aporta un extraño solo de corneta. David Gilmour se da también el gusto de tocar el saxo en vivo, probablemente teniendo en cuenta que nadie lo llamaría para ello…

    Lo interesante es que On an Island es la introducción a casi cuatro horas más de material musical que incluye joyas de toda índole. Para no dejar dudas sobre si se trata o no de Floyd, comienzan por tocar los tres primeros temas de The Dark Side of the Moon en versiones, como siempre, perfectas. Luego, On an Island completo, mucho mejor que el disco, al cual nos referimos oportunamente en este site, para despacharse luego con la primera mitad del fantástico Shine On You Crazy Diamond en una excelente versión con Crosby y Nash haciendo maravillas. Es turno de la primera sorpresa: desde Atom Heart Mother se despachan son Fat Old Sun, un tema en principio melancólico, con Gilmour en acústica,  John Carin en lap steel y Wright en órgano, que se desata en una furiosa balada a las órdenes de un brillante solo del David. Pasan dos de los temas más interesantes de The Division Bell en correctas y sentidas versiones, para dar lugar a lo mejor de todo el set: Echoes completo, en una versión potente; sin llegar a la de Live at Pompeii, pero con un sonido extraordinario y sin ningún corte. ¡Qué tema! Para mí el primer gran tema de Floyd, en el cual definen su sonido y gran parte de su estilo en casi todas sus variantes. Un lindo detalle es ver a Wright achinando sus ojos tratando de leer el papel que tiene pegado en su teclado, apuntando con su dedo índice, con muy poca luz, cual señor mayor que es, para saber qué banco de sonidos va a poner en Echoes, justo antes de empezar. Esta versión tiene algunos cambios respecto de la original, que la hacen más interesante. Una de ellas es el excelente solo de Gilmour con aires funk, oscuros pero funk, mientras Manzanera hace el comping que originalmente hacía Wright y lo libera para hacer ocho y ocho con Gilmour, en la parte que su guitarra suena casi a motosierra por la enorme distorsión, de la cual se las ingenió siempre para sacar un sonido cortante.
    Wish You Were Here hace que la gente siga calentita, pura delicadeza.

    Find the Cost of Freedom es un tema del primer disco de Crosby, Stills & Nash; aquí Gilmour hace de Stills junto a Crosby y Nash a capella, en un minuto diez segundos de antología.
    Y entra a la cancha impensadamente David Bowie para cantar Arnold Layne, haciendo del desaparecido Syd Barrett a pura psicodelia. Suena entre inocente, naif, irreverente y rebelde. En Bowie dieron con la persona indicada.
    Y el mismo Bowie se apropia de Comfortably Numb, tema que uno puede escuchar mil veces y te emociona mil y una veces. Hasta aquí el DVD 1 y el show completo en el Royal Albert Hall.

    El DVD 2 comienza con bonus tracks desde el mismo recinto en el que parece ser otro show. El primer tema proviene del atípico disco y banda de sonido, Obscured by the Clouds; y es Wot´s… Uh The Deal. Siguen las sorpresas con un tema de Barrett, Dominoes, una rareza con un solo de guitarra al revés, psicodelia melancólica. Vuelven a The Division Bell con Wearing the Inside Out, con un muy climático solo de Dick Parry; sí, es aquel histórico saxofonista asociado a Floyd. Lamentablemente, no sólo la cara se le ha gastado con el tiempo a Richard Wright, su ya desde un comienzo escasa voz, se ha vuelto muy escasa y en este tema se nota mucho. Un poco menos sucede en las versiones alternativas de Arnold Layne y Comfortably Numb, que lo tienen de protagonista vocal. Un vocoder no hubiera estado de más.

    Luego viene Dark Globe, grabado de la gira que muestra a Gilmour solo con su guitarra acústica, haciendo este tema de Barrett, folk y triste. Sigue una excelente versión de Astronomy Domine. Tema ácido, en todo sentido, si los hay.
    This Heaven, grabado en las sesiones AOL, muestra por separado uno de los puntos fuertes de On an Island con un sonido más redondito que en el concierto, pero casi idéntico. Le siguen para completar versiones alternativas de otros cuatro temas del mismo álbum, más otra versión de High Hopes.
    Para cerrar la parte musical, se incluye una improvisación en los estudios The Barn (el granero), intitulada Island Jam 2007, un blues floydiano que muestra en qué malas condiciones graban los pobres…

    Los documentales son sobre la gira y la realización del disco.

    Cabe decir que el set está perfectamente armado, ningún tema desentona, ni aún los covers, todos tienen un lado intimista, melancólico y ácido.

    Cuando se tocan este tipo de temas es muy fácil zapar encima, agregarles firuletes, trucos, hacerse el canchero; pero lo verdaderamente difícil es hacer sonar lo fundamental de ellos y transmitir efectivamente la intención con la que fueron compuestos y tocados. Son tan despojados que en realidad esa tarea es la más compleja, porque dejan con pocos recursos técnicos al intérprete que, en realidad, tiene que apelar a su comprensión de lo que está tocando y recurrir más a sus emociones e inteligencia que a sus dedos.

    Éstos son unos de los pocos tipos que saben que en el rock, muchas veces, menos es más; cuando se gana en potencia es fundamental ser limpio o, en su defecto, aprovecharse del caos.

    Este set de dos DVD es para ver de a partes y tranquilo; y así está organizado desde los menúes: el primer DVD divide en dos partes el show; y el otro está segmentado entre la música y los documentales.
    Sin petardos, explosiones, naves espaciales, chanchos voladores, paredes que se levantan y caen, sólo a base de música y excelente sonido, aunque los lasers nunca faltan, David Gilmour y Floyd nos entregan esta maravilla. Este DVD no se puede dejar de tener, hay material para todos los gustos y de excelente calidad.

    Federico Larroca

    Notas Relacionadas o de Interés: