• Gongzilla: Una de Monstruos

    Gongzilla en el Baked Potato, California, U.S.A.
    19 de enero de 2005

    GongzillaComo parte de la gira “Nothing to lose-2005”, Gongzilla en su paso por el sur de California tocaría dos puntos: el Convention Center de Anaheim y el Baked Potato. A la hora de optar elegí este último y por dos razones fundamentales: porque se anunciaba un show especial con invitados sorpresa y porque queda a menos de cinco minutos de mi casa. Una de estas dos razones pesó mucho en la decisión final.

    Baked Potato es la catedral de la música de fusión en Los Angeles, aunque por sus dimensiones se parece más a un confesionario. Como no se vendían entradas anticipadas me constituí en el lugar una hora antes del show. Para mi sorpresa estaba vacío, incluso nadie impidió mi acceso y tuve que esperar un buen rato hasta que alguien apareciera y disipara mis dudas: ¡confirmado! el show se hace. Me senté en la pequeña mesa número uno, pegada al pequeño escenario del pequeño lugar. Y aprovechando la gentil presencia de una camarera (que más tarde se identificaría como argentina) ordené una de las especialidades de la casa. Todas hacen honor al nombre del lugar (hablo de las comidas y no de las camareras) y combinan una amplia variedad de papas asadas. Me incline por papa asada con espinacas y queso gratinado. La camarera-compatriota aclararía mas tarde que es cantante y que espera aprovechar este trabajo para contactarse con músicos. Observando su curvilínea presencia no dudo que lo logrará.

    Benoit MoerlenImaginaba que para este recital iba a quedar mucha gente afuera. Y tuve razón. Adentro sólo había 20 personas contando a los músicos; del otro lado, millones de personas.

    La música de Gongzilla es difícil de rotular pero podríamos convenir que se trata de un grupo de jazz fusión pero que explora en profundidad sobre el rock, el funk y recurre a varios matices característicos de clásicos contemporáneos. Cuenta con un trío base integrado por Benoit Moerlen en vibráfono y marimba, Hansford Rowe en bajo y Bon Lozaga en guitarra. En sus cuatro discos “Suffer”, “Thrive”, “Live” y “East Village Sessions” han contado con invitados de la talla de Allan Holdsworth, David Torn y Dave Fiuczynski y en la batería se han alternado Vic Stevens, Lionel Cordew y Gary Husband. Actualmente ese rol lo ocupa el australiano Sam Aliano, quien me parece ha llegado para quedarse.
    Con más de media hora de atraso, Hansford Rowe se aproxima al micrófono y anuncia que esa noche grabarán un disco en vivo, para agregar “ya que somos pocos, les pido que hagan bastante ruido…si no, van a pensar que lo grabamos en estudio”.

    Bon LozagaDesde el inicio quedó claro que esa noche no se guardarían nada. Primer tema, heavy-funk a fondo con Sam Aliano empujando desde la batería al resto del grupo y con un Bon Lozaga en guitarra mostrando hasta dónde lo impactó el hecho de haber compartido escenario con Dave Fiuczynski. Aliano no es un simple relleno, aunque su anatomía demuestre lo contrario; ha sido discípulo de Dom Formularo, Joe Morello y Anton Figg, ya tiene un disco editado con su propia banda titulado “Emalgamation” y ha sido telonero de Planet X, proyecto liderado por el ex-tecladista de Dream Theater, Derek Sherinian.

    Notas Relacionadas o de Interés: