• Jean-Marc Foltz: To the Moon

    Moonfleck, Black Butterflies, A Pale Washerwoman, Knitting Needles, Moondrunk, Crosses, Gallows Song, Old Pantomimes, To Colombine, Prayer

    Músicos:
    Jean-Marc Foltz: clarinete
    Matt Turner: cello
    Bill Carrothers: piano

    Ayler Records, 2010

    Calificación: A la marosca

    Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro a la mitad del camino. (Sigmund Freud)

    Sigmund Freud, y algunos de sus discípulos, ubicaron a la inspiración en el interior de la psiquis del artista e interpretaban que era producto de un trauma de la niñez o de un conflicto psicológico no resuelto. Esa concepción, que delimitó la inspiración al subconsciente, hizo que los artistas surrealistas abrevaran en las fuentes de los sueños y adoptaran el automatismo como proceso creativo. Más tarde Carl Jung, desde esa misma perspectiva pero retomando viejas ideas del romanticismo, sugeriría que un artista es alguien que ha conectado su mundo interior a algo impersonal o que se encuentra fuera de su experiencia individual; estableciendo así que el arquetipo de la mente humana es una expresión codificada del conflicto existente entre la sombra de lo primitivo y el ego civilizado.
    El álbum To the Moon (en inglés, “A la Luna”), del compositor y clarinetista francés Jean-Marc Foltz, parece reunir de manera subliminal ambos conceptos; ya que utiliza la relación entre el subconsciente y el automatismo asociado a las nociones de composición instantánea e improvisación, pero recurriendo también a una fuente de inspiración impersonal como la aludida en el título del compacto: La Luna.

    La Lunaes el único satélite natural de la Tierra y el quinto satélite más grande del Sistema Solar. Los otros cuatro son… son… el primero, el segundo, el tercero y creo que el cuarto. La prominencia de la Luna en el cielo y su ciclo de fases, han hecho que tenga una significativa influencia cultural desde la antigüedad en el campo de la mitología, la ciencia y el arte. A través de la historia, la Luna ha sido considerada una deidad, su periodicidad fue utilizada por muchas culturas para la confección de sus calendarios y su influencia gravitatoria sirvió para explicar las corrientes marinas y el flujo de las mareas. Así es como el imaginario popular llegó también a asociar a la luna llena con el lobizón, la luna nueva con los cambios climáticos y las medias lunas (de grasa o de manteca) con el café con leche.
    La Lunatambién ha generado brotes de inspiración creativa en diferentes disciplinas del arte y, por cierto, la música no ha sido la excepción. Desde la Sonatapara piano No. 14 de Ludwig van Beethoven popularmente conocida como Claro de Luna a Dark Side of the Moon de Pink Floyd, cientos de compositores han intentado testimoniar su interés en ella. Incluso podemos encontrar una gran cantidad de composiciones musicales cuyos resultados estéticos demuestran que sus autores estaban, justamente, en… la Luna.

    En To the Moon, Jean-Marc Foltz conjuga los conceptos de la composición instantánea (el álbum fue enteramente improvisado en el estudio de grabación), los principios asociados al jazz de cámara, una alineación tímbrica de frecuente utilización en el orden camarístico y múltiples referencias a la música clásica contemporánea e incluso recurriendo a la utilización de una gran variedad de formas antiguas como el canon, la fuga, la passacaglia, el rondo y el contrapunto libre.
    Sin embargo, la influencia sobresaliente proviene de la célebre obra de Arnold Schoenberg Dreimal sieben Gedichte aus Albert Giraud’s Pierrot Lunaire (“Tres veces siete poemas de Pierrot Lunaire de Albert Giraud”, comúnmente conocida como Pierrot Lunaire, Opus 21). Esa composición de Schoenberg, que fuera estrenada en Berlín en 1912, es un ciclo de canciones inspiradas en una selección de veintiún poemas pertenecientes al escritor francés Albert Giraud. La referencia a esta obra hallada en To the Moon no sólo se circunscribe a aspectos temáticos y motívicos sino que también alcanza una explícita mención en los títulos de varias de las piezas incluidas en el álbum. De hecho, los temas Moonfleck, A Pale Washerwoman, Moondrunk, Crosses y To Colombine son traducciones casi literales de los originales en idioma alemán de los títulos de algunos de los poemas de Giraud en los que se funda la obra de Schoenberg, tales como Der Mondfleck, Eine Blasse Wäscherin, Mondestrunken, Die Kreuze y Columbine, respectivamente.
    Le ruego que relea varias veces el párrafo anterior, ya que con eso estaría plenamente justificado el sacrificio que significa para alguien que apenas habla castellano (ejemplo: yo) traducir del alemán al inglés, ida y vuelta. Thank you. Danke… ¡Gracias, che!

    Desde la apertura, con Moonfleck, el trío nos ofrenda una pieza melancólica, reflexiva y de conmovedora profundidad que, aun en su libertad armónica, no parece renunciar en ningún momento al equilibrio y la elegancia puramente clásicos. Las delicadas intervenciones del piano de Bill Carrothers, los notables acentos cromáticos del clarinete de Jean-Marc Foltz y las exquisitas frases que dibuja el cello de Matt Turner, eluden el virtuosismo banal para recostarse sobre un lecho melódico de incontrastable expresividad. Lo cual resulta más que suficiente para demostrar que no siempre una bella melodía proviene con exclusividad de la partitura y que el ejercicio de la improvisación tampoco equivale a adolecer de carencias melódicas.
    Black Butterflies, al amparo de un perfecto dominio en los procesos de relajación y tensión, crea un letárgico mundo sonoro sobre inequívocos contrastes entre luces y sombras. Los profundos acordes del piano de Bill Carrothers permiten que se deslicen con naturalidad las sombrías líneas que emergen del clarinete bajo de Jean-Marc Foltz en alternancia con el luminoso itinerario transitado por Matt Turner en cello, configurando un mensaje que llega con claridad extremadamente diáfana y haciendo que la experiencia auditiva no requiera de esfuerzos desmedidos para entender lo que se explica. A Pale Washerwoman es una pieza que por su carácter tranquilo, expresividad y su lirismo un tanto oscuro; parece actuar como un evocativo de la noche a la manera en que el clasicismo moderno lo hizo con los nocturnos de Gabriel Faure, Erik Satie o Alexander Scriabin.

    En Knitting Needles el trío despliega un alegato más abstracto pero no menos subyugante, en donde los armónicos que dispara el cello de Matt Turner, los voluminosos matices que emergen del clarinete bajo de Jean-Marc Foltz y el uso de técnicas extendidas por parte de Bill Carrothers le añaden extrañeza al integrante universo sonoro que envuelve la pieza.
    Moondrunkes un romántico fragmento musical de incuestionable belleza y exquisita sensibilidad. Un misterioso paisaje sonoro gobernado por movimientos lentos, espaciosos silencios y cambios dinámicos casi imperceptibles que van creando, con sobriedad y prestancia, un clima de ensueño.
    Crosseses otra de las gemas contenidas en To The Moon. Esta delicada, brumosa y nostálgica composición, a través de su desconsolada melodía y suaves movimientos armónicos, parece representar la atmósfera de un tiempo perdido o inalcanzable. Ideal para llorar en soledad o en grupos reducidos (digamos, no más de cincuenta personas).

    Hay músicos que crean e interpretan y otros que solamente tocan, así como existen músicos que hacen gala del dominio técnico pero no emocionan; y eso sucede porque el respeto a las formas no significa llegar a la esencia de las cosas. En ese sentido Gallows Song es una cabal demostración de que el trío encabezado por Jean-Marc Foltz, a pesar de la inocultable habilidad instrumental exhibida por sus miembros, privilegia en todo momento lo esencial de cada fragmento musical para transmitir un mensaje estético que consta siempre de sencillez, economía de recursos, cuidados detalles y manifiesta serenidad.
    Los lejanos aires de vals que le imprimen a Old Pantomimes el cello de Matt Turner y el clarinete de Jean-Marc Foltz, se tiñen de exotismo merced al aporte percusivo procedente del piano preparado de Bill Carrothers; mientras que To Columbine, otro de los momentos culminantes del álbum, hace una parábola estética que parece diluir las fronteras entre la intemporalidad simbólica y las formas libres postuladas en algunas de las obras del inolvidable clarinetista Jimmy Giuffre con el linaje del post-romanticismo magistralmente representado en Noche Transfigurada (Verklärte Nacht, Op. 4) de Arnold Schoenberg. El cierre, con el pausado y reflexivo Prayer, ratifica cualidades estéticas pero permitiéndose desarrollar a través del clarinete de Jean-Marc Foltz las únicas figuras de exaltación tímbrica que contiene la obra.

    La fascinación del arte musical reside en su capacidad para proyectar realidades que conmueven nuestro espíritu y nos arrastran a las reflexiones más profundas.
    Jean-Marc Foltz, en To the Moon, demuestra que para ello no hacen falta gestos ampulosos o declamaciones ostentosas vacías de contenido sino la voluntad para comunicar pensamientos, sensaciones y sentimientos en la forma más sencilla posible.

    El arte es la expresión de los más profundos pensamientos por el camino más sencillo (Albert Einstein)

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: