• Mariana Baraj: La música es… es… la música ES

    Mariana BarajLo primero que debo hacer es agradecer la generosidad y predisposición de Mariana Baraj para hacer esta entrevista.
    Embarazada de dos días (una manera de decir, créanme) y en reposo absoluto, igual nos recibió en su cálida casa una inhóspita mañana de octubre donde a San Pedro no se le ocurrió mejor cosa que andar a los baldazos (y me apuntó… y acertó).
    La Baraj nació en 1970 en Buenos Aires; hija del saxofonista Bernardo Baraj, tiene dos álbumes en su haber: Lumbre (BAU Records, 2002) y Deslumbre (Los Años Luz, 2005).
    Pero además ha recorrido un largo camino. Transitó por el pop (Man Ray, Catupecu Machu, Sandra Mihanovich, Javier García, Todos tus Muertos, Claudia Puyó, Tito Fargo), la "Música Popular Argentina" (Liliana Herrero, Teresa Parodi, Marián Farias Gómez) y el jazz (Bernardo Baraj Quinteto, Fernando Tarrés Arida Conta, Pepi Taveira Sexteto).
    También participó en la música de diversas películas y obras de teatro.
    Deslumbre, donde la acompaña un grupo de excepcionales músicos de jazz como Carto Brandán (batería), Jerónimo Carmona (contrabajo), Rodrigo Domínguez (saxos) y Juan Pablo Arredondo (guitarras), será uno de los discos más relevantes de la música argentina toda en este año.
    Con la producción artística de otro músico de jazz, el pianista Ernesto Jodos, Baraj plasmó un disco de inusual belleza, riesgo y creatividad.
    El jueves 3 de Noviembre se presentará en el 3º Encuentro de Músicos Independientes en el teatro La Comedia de Rosario, con Arredondo, Carmona, Brandán y Pablo Puntoriero reemplazando a Domínguez.
    El encuentro, que durará cuatro dias, contará con la participación de Carlos Aguirre, Coqui Ortiz, Silvia Iriondo y Verónica Condomí entre muchos otros.
    El viernes 18, estará participando con el grupo del baterista Pepi Taveira en el marco del Festival EMI SJAZZ en el Teatro Ópera.
    Y el domingo 20 tocará (ya con Domínguez en saxos) en el Festival de Nuevas Tendencias a realizarse en Código Pais, Huergo 131, Las Cañitas, Cap. Fed., a las 20.30 hs

    Mantuvimos con la cantante una larga, cálida y plácida charla en la que cuidó y meditó cada una de sus respuestas.

    Bernardo Baraj
    De chica había en mi familia un espíritu muy hippie. Siempre andábamos (mis dos hermanos y mi mamá) acompañando a mi viejo por todos lados. No en las giras, pero sí cuando tocaba por acá. Era medio difícil ubicarnos. He salido beneficiada con esto… he visto a Weather Report en el Luna Park, la época de Jazz & Pop y siempre pasaba algo… venía la policía y los tres hermanitos terminábamos tirados atrás de la barra… esas cosas.

    ¿Cuándo sentís que se produjo tu enganche con la música?

    Desde muy chica. En la escuela yo era una de las pocas que no tiraba tizas en la clase de música. Para mí era algo serio; no podía entender que los demás hicieran lío mientras para mí era tan importante cantar.

    Además de que era músico, tu viejo ¿cuánto pesó en tu inclinación?

    Me surgió a mí; él me acompañó en la elección. No sentí presiones, sino mucho apoyo.

    ¿A vos te gustaba la música que hacía él?

    Sí, claro… De chica no tengo muchos recuerdos de los shows en sí; cuando fui más grande… la época del trío con Vitale y González… me gustaba, sí…

    Baraj¿Por qué la percusión?

    Tengo una gran predilección por la batería. Fui a estudiar con Horacio López y me sugirió que también probara con elementos de percusión. Y la batería quedó un poco de lado, pero ya voy a irrumpir de nuevo… dos baterías, con el Carto.

    ¿A qué edad sentiste que la música iba a ser lo tuyo?

    Una vez que me puse a estudiar. Ya en la secundaria me calzaba los walkman en las clases de química, que me aburrían muchísimo. Hubo una época en la que estudié canto y no sabía bien para qué lado iba a dispararme. Cuando empecé a tocar con algunos grupos de rock y después con mi viejo, ahí ya me di más cuenta de que era eso lo que quería. Eso fue por 1990.

    Notas Relacionadas o de Interés: