• Mariano Otero

    Tendrán que armarse de paciencia.
    He pensado mucho, pero mucho a la hora de editar esta nota.
    En principio quiero aclarar que fue la más larga que realicé. Porque fue iniciada hace más o menos un año y se finalizó hace unos días.
    Si bien han pasado muchas cosas en un año (ya lo dijo el profeta David: "el chiempo es veloz"), sorprende la coherencia del contrabajista en sus declaraciones a la hora de cotejar una y otra charla.
    Dicho esto, les comunico que deseché la posibilidad de ofrecerla en dos partes.

    Y al margen de cuestiones filosóficas que no vienen al caso, la realidad es que disfruté tanto en las charlas como en la desgrabación. Y, sinceramente, creo que las opiniones de Mariano Otero no tienen desperdicio alguno.

    Su debut como líder con A través (BAU, 2003) fue sorprendente; la confirmación llegó un año después con D.Forma (S'Jazz/EMI, 2005).

    Pero (nuevamente) es sobre un escenario donde Otero se vuelve enteramente disfrutable. Y querible. Por algo convoca a una cantidad infinita de músicos para ese proyecto loco con forma de orquesta y todos adhieren. Y es justo decirlo: jamás lo he visto al contrabajista (y aledaños), ya sea en proyectos propios, con M.E.S., en el cuarteto de Juan Cruz de Urquiza, con Pepi Taveira, con Walter Malosetti, con Delfina Oliver, con Lo Vuolo, con quien sea… jamás lo he visto, decía, tocar sin pasión.

    O es artísticamente honesto o finge fenómeno.

    Hacía rato que queríamos tenerlo en el site y compartirlo con ustedes. Este número aniversario nos pareció la ocasión apropiada, más aún cuando está a punto de presentar una serie de conciertos con su orquesta de 14 músicos en Notorious a partir del mes de marzo.

    Una de las notas fue en un estudio; la otra, en su casa.

    En ambas circunstancias, podríamos haber seguido hablando durante horas y espero haber podido trasladar tan buenos momentos.

    Recién ahora tengo un equipo de audio. Cuando era chico, mi viejo tenía un tocadiscos que me gustaba mucho. Mi viejo es músico y tenía unos discos tremendos. Básicamente es guitarrista pero desde hace unos diez años le está dando al violín; en realidad toca de todo… Me acuerdo de los vinilos de mi vieja (Serrat, esas cosas) y mi viejo tenía cosas bastante deformes.

    Era la época del vinilo.

    Sí, principios de los '80.

    ¿Vos creés que para los músicos cambió el hecho de grabar para un vinilo que para un CD?

    ¿En qué sentido?

    En el sentido del pensamiento de lo que es una obra.

    Y sí… si vamos muy atrás, la grabación estaba predeterminada por la duración de lo que se podía tocar y automáticamente eso convertía a cierta música en ingrabable.

    La época de Charlie Parker, por ejemplo…

    Claro… si nosotros entendemos que el nacimiento de la improvisación arranca con los tipos tocando en las jams hasta que no podían más, la realidad no era lo que después se reflejaba en los discos. Por eso es que se grababan temas cortos… la melodía, un solito y ya está. Cuando la tecnología permitió que las grabaciones fueran más largas, aparecieron pros y contras. Por un lado, grabaciones donde no importaba la duración y el hecho artístico era lo que privaba; y por el otro, se perdió un poco esa frescura de los tipos tocando en vivo en un estudio, que era la única posibilidad que tenían y que ahora parece ser la última opción.

    Te la doy vuelta un poquito: supongamos que hoy tuvieras que grabar un vinilo en el que podés poner 20 minutos por lado, ¿cambiaría eso tu manera de componer o tocar?

    (Piensa) No… pero trataría de tomarlo como una ventaja, de hacer -con eso- algo artístico. Es más, hasta me divertiría la cuestión. Aunque en realidad soy bastante inconciente en el proceso del disco; soy más conciente cuando viene la mezcla. Pero hay una especie de balance azaroso que me acomoda las cosas; no soy súper organizado ni predetermino tanto eso. Busco escribir temas que me hagan feliz; en la medida que eso ocurre, ya está. Si un tema no me hace feliz, lo descarto.

    ¿La gente coincide con ese estado tuyo de felicidad?

    Y… lo que pasa es que la gente entre sí es muy distinta. Hay determinadas cosas que para la gente pueden sonar más "populares" (esto teniendo en cuenta la música que hacemos). Hay una gran diversidad y me parece bien que sea así. Pero la verdad es que a mis temas los quiero a todos, de una u otra manera.

    Todos sabemos que vos editaste dos discos, pero hay uno anterior, ¿cómo es eso?

    Sí… hay un disco anterior que no se editó. Lo grabé en la casa de mis viejos, fue a finales de los 90's. Mi viejo siempre fue aficionado a grabar y en una época tenía un mixer analógico de 8 canales (hoy prácticamente en desuso) y se había comprado un grabador de DAT. Yo estaba estudiando el bajo eléctrico…

    Siempre el bajo.

    Toqué la guitarra también; la toco ahora… es más, me encanta y algún día voy a grabar un disco tocando guitarra.

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Anterior: