• Nina Polverino

    Además de la música, ¿qué otras cosas hay en Nina y el Lobo?

    No sé… (silencio) ¿Te referís grupalmente?

    A la propuesta.

    ¿Vamos de nuevo?

    Vamos de nuevo: ¿qué otra cosa, además de la música, hay o se reflejan en Nina y el Lobo? Por ejemplo: tiene que ver la música que escuchan porque, de lo contrario, no elegirían esos temas; pero ¿influye lo que leen, lo que ven, lo que los ha llevado a escuchar «esa» música?

    Sí, claro… Todo influye. No sabría decirte cosas puntuales pero sin dudas que cada uno aporta sus vivencias y que decantan en el resultado final. La pregunta es un poco amplia…

    A ver, vayamos por el camino más largo: vos tenés proyectos paralelos, ¿no?

    Sí; tenemos un trío, Tropicalíssima, con dos guitarristas, Sofía Vítola y Candelaria Molina; yo canto y toco un teclado de juguete. Tres chicas que hacemos temas propios.

    Ahí va: ¿qué reflejan esos temas propios?

    Vivencias propias, tanto individual, como grupalmente. En mi caso también reflejan lo que escucho musicalmente al momento de componer.

    Y en esta propuesta propia que consiste en crear más que en modificar algo pre-existente, ¿qué otras cosas, además de la música, están presentes o nutren a esas composiciones?

    Muchas cosas; lo que más me influencia, para hacer música y cantar, es la gente que me rodea. Pero mucho. Más que cualquier otra cosa. Después, además de la música en sí, seguramente se filtran inconscientemente elementos del cine que veo o de lo que leo (aunque no estoy leyendo mucho). No me pasa eso de leer un libro y que eso me induzca a componer un tema determinado. Por supuesto que creo que hay una relación, pero es más un acopio de información hecho en forma inconsciente y que seguramente después se revela a la hora de componer. No lo analizo tanto…
    O sea, creo que hay aportes inconscientes pero no indirectos; es que si no… estaría muerta… Es un combo que me resulta más complicado de explicar que llevarlo a la práctica; y la verdad que si no es por tu pregunta no sé si me lo hubiese planteado en esos términos.

    ¿De qué trata Tropicalíssima?

    Es un proyecto que está muy en pañales y que tuvo apenas dos fechas en vivo. La primera vez fueron solamente tres temas que nos fueron disparando a improvisaciones; en la segunda fecha ya hubo más canciones pero siempre con mucha improvisación. Es algo que a mí me moviliza y mucho. Son temas míos y de Sofía Vítola. Es un formato de canción que me gusta mucho; y es algo nuevo que me tiene fascinada, estoy descubriendo cosas. Además siento que me estoy haciendo cargo de algo que tenía bien guardado, como reprimido. Y que pueda sacarlo a la luz me moviliza de verdad.

    Ilustremos a quien no las escuchó…

    Son canciones más bien cortas, con espacios para la improvisación; son cantadas, con coros y con algo, ante todo, infantil y simple. Incluye sonido de juguetes y está yendo por el lado de grupos como Cocorosie, que hasta hace poco no conocía. Por las dudas aclaro que, de música brasilera, nada. El nombre surgió arriba de un colectivo porque teníamos una fecha y, de nuevo, no teníamos ni el nombre. Es bastante descontracturado.

    Además de la cuestión compositiva, que eso está más que claro, ¿qué diferencias existen entre Nina y el Lobo y Tropicalíssima en cuanto a tu forma de encarar ambos proyectos?

    Tropicalíssima tiene un trabajo previo mayor, desde los ensayos, la producción (porque nos ponemos lucecitas en el pelo, por ejemplo); es algo muy grupal que se trabaja mucho en la previa a cada concierto; en cambio, en Nina y el Lobo, ese trabajo grupal, que existe, sucede generalmente arriba del escenario. Además, soy muy amiga de Sofía (Vítola) y Candelaria (Molina) y hay entonces algo mucho más íntimo.

    ¿Y a qué le tenés más fe?

    A los dos; son diferentes los lugares para moverse, la historia musical de cada uno… son como mundos diferentes.

    Pero además participás en un tercer proyecto, ¿no?

    Sí, se llama Plan Be, con las dos guitarristas de Torpicalíssima y un baterista, Augusto Urbini; grabamos un disco el año pasado, yo estoy como cantante invitada en varios temas; se mezcla la semana que viene y lo vamos a presentar este año. Es un proyecto instrumental, básicamente: batería, dos guitarras y sin bajo, orientado al rock. Tocamos en Virasoro el 20 de marzo, de trasnoche.

    ¿Por qué hacés tanto hincapié en el hecho de que te nutrís de la gente que te rodea?

    Es algo de lo que me di cuenta hace poco. Me afecta mucho en lo musical, más de lo que pensaba. Gente como el Colo (Juan Pablo Arredondo) o Sofía (Vítola), por ejemplo… Candelaria (Molina) también, los otros integrantes de Nina y el Lobo, mis profesores de música… Para mí es muy importante, más que ninguna otra cosa.

    ¿Por qué fuiste a estudiar con Bárbara Togander?

    En primer lugar porque me lo sugirió Enrique (Norris); además me encanta lo que hace. Para mí es la única cantante acá que tiene «ese» vuelo musical y técnico, además de la experiencia y la información que maneja. Se la juega permanentemente.

    ¿Es la única teniendo en cuenta a todas las cantantes o en el estilo que te interesa a vos?

    En el estilo que me interesa a mí, es la única, sin dudas, no veo otras. De otros estilos, no sé si será la única pero es realmente «grossa» en lo que hace.

    ¿Qué es lo que te llama la atención?

    Es muy libre y despojada para hacer lo que quiere. Como que no la piensa de antemano, es muy genuina. En el folclore sí, estoy escuchando mucho a Mariana Baraj, que me encanta y también me gusta lo que hace Liliana Herrero.

    ¿Estás nerviosa ahora?

    No… (sonríe) ahora no tanto…

    ¿Y antes sí?

    Sí.

    ¿Por qué?

    No sé… me ponés nerviosa…

    Pero si no hay cámaras…

    Ya lo sé, pero me puse nerviosa igual.

    ¿Cómo te llevás con vos?

    Más o menos.

    ¿Por qué?

    Soy bastante insegura. Aunque eso ya no me detiene a hacer cosas; pero me cuesta bastante.

    ¿Necesitás que te…?

    No, no necesito la aprobación; es más, al principio algunos me tiraron bastante abajo.

    ¿Qué te pasa cuando te escuchás?

    Ahora al disco no lo escucho. Me gusta el resultado general, los solos, la mezcla, cómo está grabado, los temas y el orden en que están, el arte… el combo en general me gusta y mucho. Lo mío creo que está bien… hay partes que no me gustan, temas que no escucho…

    ¿Por ejemplo… qué grabarías de nuevo?

    Sin dudas, Love Ridden; y Soon Forget también. Tengo recuerdos simpáticos de la grabación, de acordarme de frases en las que me quedaba sin aire y la voz iba teniendo una textura rara…

    Podríamos escribir algo así como «la emoción que lleva al quiebre» (risas)

    Algo así…

    ¿Pensaste en el hecho de que alguien, en este momento, pueda estar escuchando tu disco en su casa?

    No, no me puse a pensar (y ahora, piensa); pero cuando me dicen algo del disco me llama mucho la atención. Me sorprendo.

    Y que los periodistas, en general, te traten bien… ¿qué te provoca?

    También me llama la atención, es halagador, un mix de cosas. También sé que con los músicos que hay es casi lógico.

    ¿Por qué te cuesta tanto hacerte cargo?

    (Enfática) Yo me hago cargo…

    (Más enfático) No… no te estás haciendo cargo… porque te la pasás hablando de los músicos pero no hacés referencia a vos misma…

    Es que somos seis… no soy yo sola… me involucro, yo estoy ahí, soy la cantante, pero no puedo tener el mérito de «la banda revelación»…

    ¿»No puedo tener el mérito», dijiste?

    Uyyyy… vos sos lacaniano, ¿no? (risas)

    No tengo la menor idea, pero esa frase, para vos, ¿es hacerse cargo?

    Me hago cargo… me hago cargo…

    Yo no sé si tu problema es de autoestima o que necesitás a una abuela que te mime…

    No sé… lo hablamos con mi terapeuta…

    Disculpame… yo no pienso ir…

    Ah no… (risas) Vos vas a venir conmigo… me metés en este embrollo y ahora no me soltés la mano… te llevo a la fuerza aunque sea para señalarte y decir ¡»él me dijo eso»!

    Esta situación, ¿se traslada a otros ámbitos?

    No, sólo me ocurre musicalmente. No sé qué pasa, de verdad…

    Bueno, al menos ahora estamos reconociendo que hay un problema… hasta hace unos minutos lo negabas…(risas) Convengamos que si la crítica dice que Nina y el Lobo ha sido la banda revelación del año 2008, no lo hizo acotando «a pesar de Nina Polverino». ¿Por qué no pensar que fue gracias a Nina Polverino?

    Con todo respeto… no podés ser tan incisivo… Yo entiendo lo que me querés decir; yo estoy muy contenta con la respuesta que la prensa tuvo para con el disco, pero no siento que sea algo dirigido hacia mí.

    A ver… juguemos un poco; pongámonos en la piel de, por ejemplo, Robert Plant, declarando «yo no puedo hacerme cargo de que Led Zeppelin haya sido elegido el mejor grupo del año porque yo… soy el cantante…»

    (Suspira) Yo no digo que no me hago cargo, pasa que como me estás haciendo una entrevista a mí y no están los demás para responderte, siento que formo parte de algo y que se trata de algo absolutamente grupal, ¿entendés?

    Pero vos… ¿por qué creés que te estoy haciendo una entrevista a vos?

    Porque me denominan líder, o sea… porque en un principio Nina y el Lobo era… a ver…

    Te pusiste nerviosa de nuevo…

    (Sonríe) Es que… que… qué difícil me la hacés…

    A ver: sos la voz líder de Nina y el Lobo, la cara visible, quien mueve…

    Está bien, pero no es totalmente un mérito mío que la prensa…

    Nadie dijo eso; simplemente digo que el grupo se llama Nina y el Lobo y no, por ejemplo, El Colo y Caperucita, porque de haber sido así, hoy estaría entrevistándolo a Arredondo… Además, estoy convencido de que quien tiene la última palabra sos vos; si no estás de acuerdo con algo, no se hace. En cambio, si es otro el que no está de acuerdo, seguramente se hace igual… Es más… aseguraría que los demás integrantes toman decisiones pensando en vos…

    Eso sí, te lo acepto…

    Hay algo innegable: sin Nina Polverino, Nina y el Lobo no existe.

    No… no es tan así…

    Uno de los primeros conciertos que vi fue con Paula Shocron reemplazando a Ernesto (Jodos); pero si vos no podés cantar, el show no se hace…

    (Sonriendo) Siento que está bueno que me aclares algunas cosas… (más risas).

    Esto lo relaciono con la nena que cantaba encerrada en su cuarto…

    Es probable; pero en algún momento va a cambiar, seguramente…

    ¿Cuándo tenés que ir a terapia?

    El año pasado dejé de ir, pero esta semana estuve pensando en volver…

    Y ahora… ya decidimos, ¿no?

    Si vuelvo, te aviso (risas); creo que a mi terapeuta podrías ayudarla bastante… (más risas)

    www.myspace.com/ninayellobo
    www.myspace.com/ninapolverino

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Siguiente:
    Anterior: