• Oscar Giunta

    Oscar GiuntaBaterista mendocino nacido en 1976, podría decirse que ha tocado con todos. O casi.
    Hijo del notable contrabajista Oscar Giunta, comienza a tocar su instrumento a los dos años y debuta profesionalmente a los 7 en programas del entonces Canal 11 de Buenos Aires. Un mes más tarde, tocaría junto con el saxofonista Andrés Boiarsky.
    A los 11 lo convoca el notable pianista Horacio Larumbe; desde entonces, Giunta ha tocado con una serie de músicos impresionante: Luis Salinas, Adrián Iaies, Walter y Javier Malosetti, Ernesto Jodos, Ricardo Cavalli, Guillermo Romero, Verónica Condomí, Ernesto Snajer, Diego Urcola… pero también lo ha hecho con artistas del exterior como Dave Holland, Herbie Hancock, Paquito D'Rivera, Chris Potter, Danilo Pérez, Philip Catherine, etc.
    Oscar GiuntaCo-líder del Quinteto Urbano, con el que grabara tres discos (uno de ellos en España para el sello Fresh Sound), actualmente integra el trío de Javier Malosetti participando del ciclo "Música para soñar" que se emite por Telefé.
    A su vez, ha conformado su propio trío con el que se presentará en el mes de noviembre en el Festival de Jazz de Puerto Montt y en Santiago de Chile.
    A punto de debutar discográficamente con esta agrupación, lo convocamos para nuestro 1×5+1.
    Si bien lo conocemos desde hace muchos años, jamás imaginamos semejante despliegue en sus elecciones disqueriles.
    Un lujo haber podido contar con el preferido de muchos, ya se trate de público o colegas y damos fe de que, en este caso, no hay equivocación posible: el querido Oscar Giunta es uno de los bateristas más completos que han surgido en la Argentina en muchísimos años.
    En breve: http://www.oscargiunta.com

    "Elegí estos discos con un criterio más bien afectivo y porque marcaron un momento importante en mi vida musical.

    Spectrum – Billy Cobham

    SpectrumCuando nací y hasta bastante tiempo después, en mi casa de la provincia de Mendoza había sólo tres discos de vinilo, los cuales se oían en un Wincofon todo destartalado…; uno era del trío de Bill Evans en el festival de Montreal, (aquel trío con Eddie Gomez en el contrabajo y Marty Morell en batería); otro era de Margarito Tereré (¡jajaja!) y el tercero… el tercero era esta Biblia en formato disco, que es este primer álbum solista de Billy Cobham.
     Si bien logré comprender tiempo después la gran revolución musical  que había desatado Cobham con este disco, en el momento que yo lo oí por primera vez la música en sí me atrapó por completo.
    No podría decir exactamente qué es, pero sí puedo decir que aún hoy, cuando oigo ese disco, me vuelve a suceder lo mismo.
    En esa música hay, además de grandes músicos y grandes interpretaciones… ¡una alta dosis de magia!
     
    My Funny Valentine And Four And More – Miles Davis Quintet

    Miles DavisEste disco doble representa la quintaesencia de lo que para mí es (o debería ser siempre) el jazz: interacción real, pasión y fuego creativo, verdadero riesgo, un swing tremendo y una musicalidad apabullante.
    Siempre me pareció que lo que llamamos comúnmente "jazz", es totalmente hueco y vacío si no tiene aquella "chispa", aquel "angel" o como quieran llamarle.
    Cuando alguien me pregunta cómo sentir el swing, qué es el swing etc.etc., simplemente les respondo que oigan este disco doble.
    En este álbum, segun mi humildísima opinión, se conjugan las mejores virtudes de la música de jazz.
    ¡Impresionante!, al igual que casi todos los discos de este maravilloso quinteto de Miles de la primera mitad de los 60`s.
     
    Second Sight – Marc Johnson's Bass Desires

    Marc JohnsonUn grupo y -particularmente- ¡un disco que me encanta!
    Este cuarteto de Marc Johnson junto a John Scofield y Bill Frisell en guitarras, más Peter Erskine en batería, me alucinó por la frescura y la belleza de la música.
    Me encanta la manera en la que estos tipos mezclan la country music, el rock and roll, el blues y mucha música, transformándo todo en materia prima jazzística en un 100 %.
     
    Black Codes – Wynton Marsalis Quintet

    Wynton MarsalisSi hay algo que me atrapó de este disco es "la manera en que se tocaba la música" más que "la música que se tocaba".
    Creo que en realidad, si bien los temas de este disco son buenísimos, sirven más bien sólo de excusa para "echar a rodar" una bola de swing, ideas y "polenta" musical que me vuelve loco.
    Al escuchar ese disco, siento que es música que está viva. Escucho tradición, pero también verdadero fuego y verdadera alegría, de manera intrínseca.
     
    Quadrophenia – The Who
     
    The Who¿Un disco "infiltrado" entre tanta "coquetería" jazzistica?
    Para nada.
    ¡¡Este disco es una biblia!!
    Una joya. Un disco que marcó una época muy linda de mi vida.
    Este disco llegó a mis manos muchos años después de su edición.
    Yo estaba en el colegio secundario y alguien me regaló un casete con un compilado de los Stones en uno los lados de la cinta y, del otro lado, este disco increíble de los Who.
    ¡Particularmente me mata el tema "The Real Me"!
    ¡El batero Keith Moon era, además, todo un paradigma de la energía y presencia escénica!.
    No cualquiera podría haber llamado la atención de Tony Williams; ¡¡y Keith lo logró!!
     
    Acá va el + 1
     
    Jazz Contemporáneo Argentino – Quinteto Urbanov 

    Quinteto UrbanoMe comentaron que Juan Cruz de Urquiza (mi compañero de ruta en el Quinteto Urbano) había elegido este disco en este mismo rubro, ¡así que me puse feliz con eso!.
    Al igual que para Juan, este disco representa para mí un momento muy grosso.
    Lo digo no sólo pensando en la sesión de grabación en sí, ni en el disco terminado, sino también por todo un entorno que teníamos en ese momento como grupo y la polenta (y cierta ingenuidad y candidez tambien) que sentíamos al llevar este proyecto adelante.
    La sesión de grabación fue maravillosa. Plagada de compañerismo, amistad, carcajadas a pleno (¡todo el tiempo!) y una gran cantidad de sueños para cumplir con ese disco que se estaba cocinando y ese proyecto que en ese momento se estaba consolidando.
    Sin dudas, uno de los momentos más felices de mi vida; y sé que para los demás muchachos del grupo la cosa fue igual.
    Yo tenía 23 años al momento de grabar ese disco y me sentía feliz de estar siendo parte de un proyecto que -sabíamos, nos teníamos fe-, daría que hablar."

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Siguiente: