• Ricardo Cavalli

    Ahora sí, sus elecciones:

    1 – Louis Armstrong – Ambassador Satch

    Louis Armstrong – Ambassador SatchComienzo esta selección con un disco que si bien no escucho mucho últimamente, fue y es muy importante para mí. Un disco terrible… con Edmond Hall en clarinete y Trummy Young en trombón, tipos que después, con el tiempo y junto con Satchmo fui valorando cada vez más y más; y después… un poco más todavía.

    A mi modo de ver, un disco lleno de jazz… y hermoso. Satchmo de gira por Europa y la gente respondiendo de manera admirable en una grabación en vivo inolvidable.

    Satchmo es un tipo importante en lo que es la historia de mi vida y ni qué hablar de lo que representa en la historia del jazz. Terrible.


    2 – John Coltrane – Blue Train

    John Coltrane – Blue TrainAhora, otro importante. El gran John Coltrane que tuvo una gran irrupción en mi vida en mis años tempranos. El gran maestro de mi instrumento. A la hora de elegir un disco me inclino por éste por la redondez del álbum y por lo que todos han tocado ahí, incluso el jovencísimo trombonista del disco, Curtis Fuller, que en ese entonces creo que tenía unos 19 años. Y si a él se lo escucha joven también, es terrible cómo se las arregló para pasar sobre esos temas y cómo se bancó esa sección rítmica aplastante. Cada solo de este disco es absolutamente redondo y de los discos de Coltrane es seguramente el que más me gusta.

     

    3 – Kenny Wheeler –  Gnu High

    Kenny Wheeler –  Gnu HighUn salto en el tiempo bastante importante. Es un disco de ECM del gran trompetista Kenny Wheeler con el trío del no menos grande Keith Jarrett, uno de mis tríos favoritos de todos los tiempos. Este álbum me lo regaló un guitarrista a quien yo quiero mucho, un gran músico: Rez Abbasi, un músico de New York que me dijo “tenés que escucharlo”. Y tenía razón. Fue un disco que me marcó muchísimo especialmente por ese sonido gigante y de gran calidez y proyección que tiene Kenny Wheeler; y también me pareció muy significativa la anécdota de que Keith Jarrett parece que no tenía mucho entusiasmo en ir a las sesiones de grabación y terminó encantado con el resultado musical, algo que se trasluce al escuchar el disco. Las composiciones son hermosísimas y el cuarteto suena como si hiciera muchos años que estuvieran tocando juntos. De todo lo que escuché, es uno de los discos de ECM que más me gusta.

     

    4 –  Joe Lovano – Rush Hour

    Joe Lovano – Rush HourAhora estamos en los 90’s. Éste es un disco que desde la primera oída supe que iba a ser importante. Arreglado por el gran Gunther Schuller para Blue Note, este disco de Joe Lovano me parece muy redondo y además junta mis dos amores: la orquestación académica y el jazz. Los arreglos de Schuller de temas como Angel Eyes suenan impresionantes mezclados con ese sonido de gran calidez de Lovano y con la voz, por momentos, de Judi Silvano. La apuesta que han hecho juntos Lovano y Silvano me pareció hermosa por donde se la escuche. Un disco que me parece bello, arriesgado y refrescante. De la carrera de Lovano, tan frondosa, éste es uno de los álbumes que yo más destaco.

     

    5 – Petrucciani / Hall / Shorter – Power Of Three

    Petrucciani / Hall / Shorter – Power Of ThreeEste disco lo descubrí hace poco; es de una actuación en Francia y lo empecé a escuchar y no puedo despegar de los primeros tres temas. Estoy ansioso por ver qué me despara el destino en los tracks siguientes, pero por ahora no puedo salir de esos tres, que me encantan.

    Para mí, Petrucciani fue un regalo fugaz que Dios le hizo a la humanidad, al piano y a la música. Tuve la suerte de poder verlo tocar en vivo cuando vino a la Argentina y que me transmitiera toda su energía vital. Jim Hall fue un tipo del que siempre me atrapó su cabeza armónica, su sonido y su energía. Y por supuesto que, siendo saxofonista, no puedo dejar de admirar a Wayne Shorter y creo que no podemos dejar de verlo como un pilar de esta música.

    Lo que tocan los tres aquí es algo tan relajado, tan fresco y tan lleno de intensidad…
    Es una belleza total.

    El +1

    Guillermo Klein – Una nave

    Guillermo Klein – Una naveDe los discos míos prefiero no hablar, por lo que elegí un disco de un músico argentino al que admiro mucho por su compromiso constante, por poner la música siempre ante todo, por ser un tipo auténtico, transparente, talentoso… en permanente búsqueda y con la constante necesidad de estar conectado con la parte más creativa de uno.

    Un tipo que corre todos los riesgos, que creo que nunca se va a poder quedar quieto en un lugar, un verdadero devoto de la música… y yo tuve la suerte de poder tocar con él y de participar en este disco; y lo elijo no sólo por el disco en sí sino por lo que generó en su paso por la Argentina, que fue algo muy sólido y consistente. Convocó además para esta grabación a gente que admiro y con quien me encanta tocar: mi colega y amigo, el saxofonista Rodrigo Domínguez, también muy comprometido con su trabajo y con su instrumento; el gran Juan Cruz de Urquiza, un tipo que yo admiro mucho como músico y como tipo, por lo bien que le hace al medio tener a alguien como él; el increíble Richard Nant, un tipo excepcional y de tremendo sonido en la trompeta, tal vez mi sonido de trompeta favorito y lo que se gestó a través de dos talentos como el bajista Matías Méndez, una especie de monstruo de su instrumento pero un tipo tan redondo, tan músico, tan talentoso que parece respirar música todo el tiempo y que todo fuera fácil cuando él lo toca… y el Pipi Piazzolla con quien tuve la suerte de tocar con él por primera vez y que fue también una experiencia hermosa; yo pude ser, desde afuera, testigo del crecimiento del Pipi como músico y me parece un  ejemplo de dedicación absoluta.

    Todos estos elogios surgen solamente desde el corazón. “Una nave” fue muy importante para mí por estas cosas y porque el resultado musical fue excelente. Fue difícil de grabar (muchos músicos en la misma sala) y la música de Klein es una nave, realmente.
    Creo que de los proyectos en que participé, éste es el disco que más me desafió como músico y en el que más alegría sentí de participar.

    Estoy muy contento y agradecido de haber podido, finalmente, participar de esta sección.

    Gracias, Morales.

    http://www.ricardocavalli.com.ar/

    Foto color: Horacio Sbaraglia.
    Foto sepia: Víctor H. Antoniazzi

    Notas Relacionadas o de Interés: