• Simon Nabatov

    Simon NabatovEl brillante pianista ruso Simon Nabatov conjuga en su música elementos provenientes del free jazz, la música clásica, la música improvisada europea y la nueva música creativa. Esa confluencia es un fiel reflejo de su propia historia. Su padre, el pianista y director de coros Leon Nabatov, cuando tenía 16 años sirvió como voluntario en el ejército rojo soviético después de la invasión nazi. Como también hablaba alemán, fue comisionado a la ciudad de Berlín.

    Allí se encontró con los estadounidenses pero también con su música: el jazz.

    Simon Nabatov heredó esa experiencia. Luego de recibir una estricta formación en la Escuela Central de Música y en el Conservatorio de su Rusia natal, su familia se mudó a New York en donde Simon permaneció por varios años desarrollando allí el cuerpo principal de su carrera.

    Más tarde se trasladó a Alemania, lugar en el que vive actualmente, cerrando el círculo iniciado por su padre.

    Luego de graduarse en el Juilliard School, Nabatov hizo de todo un poco: música de cámara, acompañó como pianista a un afamado coro ruso y tocó jazz en diferentes bandas.

    Como sesionista ha tocado con Perry Robinson, Arthur Blythe, Steve Lacy y Ray Anderson, entre otros. También participó en la NDR Hamburg Radio Band y realizó numerosas producciones para las principales radios de Europa (Radio Zurich, Radio Ireland, Radio France, WDR, SFR, NDR, etc.).

    Ha recibido varios galardones en distintas competencias: en el International Great Jazz Competition llevado a cabo en Jacksonville, en el Martial Solal International Jazz Piano Competition en París y también recibió una mención especial del National Endowment for the Arts.

    Shall We Dance Ha desarrollado una prolífica carrera como líder. Grabó discos en solo piano como Shall We Dance? y Loco Motion.

    En trío, junto al bajista Mark Helias y el baterista Tom Rainey, registró For All the Marbles, Tough Costumer y Sneak Preview.

    Creó el cuarteto Nature Morte, con la participación del vocalista británico Phil Minton y participó en diferentes proyectos junto al vientista Frank Gratowski y el trombonista Nils Wogram.

    También lideró un quinteto en The Master and the Margarita con la participación de dos íconos del avant-garde neoyorquino como Mark Feldman y Herb Robertson.

    Con alguno de los mencionados desarrolló diversos proyectos en dueto. También lo hizo con Han Bennink, Matthias Schubert, Michael Moore y Misha Mengelberg.

    A Few Incidences, su más reciente trabajo, está basado en textos del poeta ruso Daniel Charms (recurso que ya utilizara en Nature Morte al tomar textos de Joseph Brodsky y en The Master and the Margarita inspirado en la novela del mismo nombre de Mikhail Bulgakov).

    En A Few Incidences presenta a su nuevo octeto integrado por Phil Minton, Michael Sarin, Nils Wogram, Ernst Reijseger, Cor Fuhler, Matt Penman y Frank Gratowski.

    Durante este año editará tres discos más… y eso sólo por ahora. Con Nabatov, mantuvimos una charla distendida y amena. Serio sin ser solemne. De hablar pausado y reflexivo pero sin ocultar sus pasiones. En lo personal fue un gustazo, créame… Y no sólo por tratarse de uno de los grandes pianistas de la actualidad. Vos te iniciaste en la música a través de tu padre cuando Nabatov Famillytenias 3 años, ¿no?

    Bueno, a esa edad… era más el deseo de mi padre que su hijo fuese músico que otra cosa. Las lecciones comenzaron alrededor de ese tiempo, es cierto, pero mi verdadero interés por la música apareció a medida que fui creciendo.

    ¿Tu primer instrumento fue el piano?

    En realidad el primer instrumento que me dieron fue un violín de juguete. La idea era que fuera paulatinamente educando mi oído…

    Y por lo visto dio resultado (risas) ¿Qué recuerdos tenés de esa etapa?

    Recuerdo el libro de práctica, grande, con una cobertura de cuero hecha a mano. Las notas musicales eran grandísimas y en diferentes colores… ”Patatas”… así llamamos a ese tipo de notas en Rusia. “Patatas” hacia arriba y hacia abajo (risas). Realmente no era muy excitante…

    Notas Relacionadas o de Interés: