• SoCorpo: On Becoming

    Breathling, Cave Chatter, Dona, Distant March, Behind the Curtain, Becoming, Passing Murmurs, Unearthing the Channel, How Do I Live, Conversation, Pulsation, Returning

    Músicos:
    Sasha Bogdanowitsch: voz, doso'ngoni, swarsangam, percusión
    Sabrina Lastman: voz, percusión

    EWO, 2009

    Calificación: Está muy bien

    Ésta es mi trinidad: sonidos mágicos, belleza visual y experiencia-ritual (Harry Partch)

    SoCorpo es un dúo interdisciplinario integrado por Sabrina Lastman y Sasha Bogdanowitsch que explora las posibilidades interpretativas de la voz en diferentes contextos musicales (jazz, folk y world music) en alianza con la revisión de algunos de los conceptos de “música corpórea” y “teatro musical” expresados otrora por el notable compositor vanguardista Harry Partch.
    Esos principios doctrinarios se fundan en un retorno al estado primigenio de la música a través de una unicidad corporal entre la interpretación, la voz, el acto preformativo, la danza y el elemento ritual.
    Lastman y Bogdanowitsch dejan traslucir esa epítome filosófica a partir del nombre adoptado para este proyecto, ya que SoCorpo unifica la silaba So en alusión a la palabra sonido (o su equivalente en ingles, sound) y el termino Corpo que significa cuerpo o corpóreo. Un dialecto musical que asocia audición y motricidad. Una síntesis de experiencias visuales, auditivas y propiocetivas que pretenden actuar como una especie de duplicación del mundo externo e interno, percibido a través de diferentes sensibilidades con representación simbólica en forma de sonidos y en el lenguaje gestual. En SoCorpo se reencarnan principios ancestrales que interpretan a la música como una forma de comunicación con nosotros mismos y con los demás, originada en el ritmo de nuestro propio cuerpo y en la relación de éste con la naturaleza.
    De hecho hay una música sutil en todo lo que nos rodea: en el viento, en la lluvia, en el canto de los pájaros y, sobre todo, en el equipo de audio cuando una aprieta play.

    Es por ello que la música nos acompaña desde tiempos inmemoriales nutriendo nuestras emociones, aflojando tensiones, calmando el desaliento y permitiendo que nuestro propio interior se manifieste. El primero y más natural instrumento que usó el hombre para exteriorizar esas necesidades, ha sido la voz. El hombre primitivo desarrollaba rudimentarios cantos con fines curativos, de adoración, sobrenaturales o de guerra. Tal vez por ello, quienes estamos más cerca del hombre primitivo que del arte con mayúsculas en el afán por obtener un bálsamo para nuestra herida interior, debemos contentarnos con silbar o tararear torpemente una melodía o cantar en la ducha. Si me permite la auto-referencia, le cuento que yo canto en la ducha; y por la forma en que lo hago, deduzco que mi herida interior es bastante profunda. En mi caso esa costumbre viene de tradición familiar (mi padre en la ducha no canta pero suele tocar el piano). Lo cierto es que siempre que puedo vocalizo mientras me baño. Bueno, vocalizar es usar las vocales y lo mío se circunscribe al uso de equis, zetas, erres, eses y, de vez en cuando, alguna hache. Por lo tanto podría decirse que en realidad lo que hago es consonantear.
    Por desgracia mis vecinos no eran fanáticos del arte lirico y se organizaron para cortarme el agua caliente. Una muestra de intolerancia de la cual rápidamente se arrepintieron ya que comprobaron que al ducharme con agua fría consonanteaba con más énfasis que antes. Fue entonces que me cortaron el agua; e incluso los más exaltados amenazaron con cortarme la lengua. Finalmente llegamos a un acuerdo salomónico que se extiende hasta estos días: ya llevo tres años sin bañarme.

    Mucho más afortunados han sido los integrantes de SoCorpo, no sólo porque no me tienen como vecino sino además por la claridad de conceptos artísticos y la innegable capacidad para llevar adelante su propio ideario creativo.
    On Becoming es, en esencia, una obra teatral para dos voces a capella que construye un puente imaginario cuya piedra fundacional entrelaza música, teatro y movimiento. Esas aspiraciones interdisciplinarias se manifiestan en el álbum debut de SoCorpo con la autoridad que otorga la vasta experiencia acumulada por Bogdanowitsch y Lastman en sus respectivas carreras.
    La materia principal de trabajo del vocalista, multi-instrumentista y compositor Sasha Bogdanowitsch engloba un amplio rango de intereses artísticos que abarcan composiciones para ensambles de cámara, música para teatro, danza, películas y diversos proyectos multimedios. Bogdanowitsch tiene una rigurosa formación académica que incluye un Master en Artes obtenido en la Universidad de California de Santa Cruz y una Licenciatura en Bellas Artes otorgada por el California Institute of the Arts. En su dilatada trayectoria ha trabajado con Lou Harrison, integró el SaReel Project y Hesperus, es miembro del ensamble vocal M6, colaboró con los coreógrafos Faith Pilger y Otis Cook y participó en Impermanence de Meredith Monk, entre otros.

    La vocalista, compositora y educadora uruguaya Sabrina Lastman, durante su estancia en Israel, se graduó en la Academia de Música y Danza de Jerusalén para luego trasladarse a New York, lugar en el que reside desde 2005. Sus presentaciones en escena concentran múltiples disciplinas artísticas y su oferta musical recorre un amplio territorio que comprende jazz, música contemporánea y world music. Los intereses interculturales de Lastman la han llevado a trabajar con músicos de diversas latitudes, tales como Fernando Otero, Bakithi Kumalo, Tali Roth, Pedro Giraudo, Pablo Aslan, David Silliman, Emilio Solla y Leonardo Suárez Paz. Su último trabajo solista, el exquisito The Folds of the Sou,l además de recoger elogiosos comentarios, también fue nominado en los Graffiti Prize como uno de los mejores álbumes de jazz de 2008.
    El inicio de On Becoming es con Breathling. Una búsqueda formal por aproximarse a las raíces ritualísticas de la música y la naturaleza acústica del sonido, en la que parece estar involucrado todo el cuerpo. Una pieza llena de sentimiento con una estructura narrativa poco convencional conducida por la cristalina voz de Lastman, luego rematada en una especie de coda signada por un emotivo crescendo en el que Bogdanowitsch deja asomar un protagonismo no invasivo cuya impronta se desvanece con pausada naturalidad. Cave Chatter dibuja paisajes sonoros en los que se descubren energías y memorias para las que no existen palabras. Mientras Bogdanowitsch pregona la línea melódica principal, Lastman recurre a técnicas vocales basadas en el sistema musical indostánico de canto de ragas. Finalmente ambos confluyen en una rítmica tribal que nos lleva de regreso a un estado primigenio de la música que también encuentra sus modelos en expresiones artísticas no occidentales.
    Dona tiene un formato circular que empieza y concluye con la repetición del nombre que da título a la pieza. Una primitiva invocación monofónica que, a la manera de un mantra y en consonancia con los principios budistas, va llevando a la persona a un estado de concentración profunda que libera a la mente del flujo constante de pensamientos que la confunden.

    Distant March entrelaza voces y percusión para enhebrar un vibrante relato lúdico. Una exposición de energías que no encuentran traducción en palabras pero que aun así exigen ser expresadas para fusionar múltiples formas artísticas en un mismo cuerpo. Intenciones y principios que, al igual que en otros pasajes del álbum, aceptan vecindad con el concepto de “corporeality” esbozado por Harry Partch en su obra Genesis of a Music de 1949. Behind the Curtain recorre una senda más explícita pero no exenta de bellos contrastes. Lastman canta sobre textos propios en castellano dejando traslucir innegables cadencias rioplatenses, en natural oposición con las exóticas sonoridades que provee el donso ngoni ejecutado por Bogdanowitsch. Luego, este último asume el liderazgo en Becoming al cantar en inglés textos adaptados del capítulo 28 del Tao Te King pertenecientes a Lao Tzu, haciendo gala de su dominio de técnicas vocales extendidas pero eludiendo el impacto directo para enhebrar una sutil declaración de expresionismo abstracto. El breve Passing Murmurs es un diálogo tribal que contiene esquemas melódicos de improvisación y patrones rítmicos característicos de los raga. Mientras que en Unearthing the Channel, Bogdanowitsch expone en soledad su amplia variedad de recursos dejando traslucir ecos lejanos de la música cantoral.

    How Do I Live configura un clima de trance ligando los textos del poeta místico Rumi, el unísono de las voces y la advenediza dimensión sonora de un swarsangam.
    Conversation hace honor a su título al propiciar un intercambio vocal asociado a los principios doctrinarios del sistema musical de la India. Recurso que en oídos ignorantes de esa técnica puede provocar risa… ¡ja, ja! Disculpe, pero (por obvias razones) no lo pude evitar. Pulsation se mueve en los límites de diferentes disciplinas artísticas con gracia, inspiración e irrefutable respaldo técnico. En tanto que la desnudez procesional de Returning ofrece un cierre de carácter introspectivo que invita a la contemplación.

    On Becoming nos permite tomar contacto con una obra concebida para su representación escénica, aun cuando la organicidad de sus composiciones le otorgue entidad propia. Una propuesta que puede generar adhesión o rechazo pero ante la cual no es posible permanecer indiferente. SoCorpo hurga en principios ancestrales, no como forma de regreso al pasado, sino para recordar los orígenes y así volar más alto.

    La mariposa recordará por siempre que fue gusano (Mario Benedetti)

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: