• Taylor Ho Bynum

    Braxton Bynum

    Y seguirás tocando con Anthony Braxton…

    Claro. Es realmente excitante e inspirador para mí. Tenemos algunos show previstos próximamente. Después iré al Reino Unido para tocar con un cuarteto integrado por jóvenes músicos de allí y tengo la esperanza de hacer un viaje a Israel para presentarme solo y con musicos del lugar. Estoy convencido de que desarrollaré mis propios proyectos creativos por el resto de mi vida, pero en cuanto a la forma en que se irán desenvolviendo… no tengo la menor idea.

    ¿Cómo imaginás la evolución de la música en los próximos años?

    Espero que veamos una explosión de la creatividad artística y que los artistas puedan moverse sin los apremios y las expectativas de la industria de la música. La música creativa se ha visto marginada por los medios de comunicación masiva pero la consolidación de todo este desarrollo de nuevas tecnologías puede lograr que los artistas sean menos dependientes. Puede haber una evolución de los principios de autodeterminación artística. En términos específicos de evolución musical, estoy interesado en el desarrollo de presentaciones interdisciplinarias, alejándome del concepto cabeza-solo-solo-cabeza que ha dominado al jazz durante una centuria para avanzar en el concepto de un balance integrador entre la composición y el material improvisado, más la exploración de los timbres ya sea con electrónicos o instrumentos no habituales y no tan usuales como la estructura saxo-trompeta-bajo-bateria. También pienso que la línea de separación de géneros se quebrará definitivamente y cada vez habrá más y más mujeres involucradas en la música. Imagino que la creciente globalización en la música también abrirá muchas nuevas posibilidades.

    ¿Encontrás en la música un factor político?

    En nuestra actual sociedad, siempre que alguien opte por seguir una vida creativa y obedezca a principios ajenos a los impulsos básicos del capitalismo, tiene una dimensión política. No creo que la música por sí sola pueda cambiar una sociedad o un gobierno, pero ciertamente puede ser parte de un ámbito creativo y eso sí es necesario para el cambio.  Vos no podés decir que Coltrane creó el movimiento de derechos civiles, pero su música fue una inspiración y una expresión de la fuerza y de la identidad dentro de ese movimiento. Siento la música como una parte real e importante de esa lucha transformadora. A veces me deprimo y siento que hacer música es una acción autoindulgente en medio de tanta agitación y necesidades tan acuciantes y me digo “debo” salir e involucrarme en algún trabajo social o de interés público. Pero no puedo imaginarme un mundo sin música que sea un poco loca y es entonces cuando me obligo a hacer algo de esa música por mí mismo.

    ¿O sea que para vos ser músico tiene una misión transcendental?

    No veo que la música sea necesariamente algo más grande que cualquier otra profesión. Cualquier cosa hecha con amor verdadero y que contenga un sentido de satisfacción espiritual, permite que lo que uno hace sea trascendental. Pero como la música se comparte con la audiencia, sirve como recordatorio de un ideal y eso la convierte en parte de una misión especial y le otorga una dimensión política.

    ¿Y cuál es tu meta como artista?

    Es difícil escapar a lo cotidiano, especialmente en una ciudad tan costosa y difícil como New York, pero intento subsistir manteniendo enfocadas algunas metas. Creativamente hablando, me siento muy feliz. Tengo un respeto enorme por los músicos con los que trabajo y algunos de ellos son mis reales héroes y mi mayor fuente de inspiración. Es un sueño cumplido que estén ahí. Quiero continuar trabajando en lo mío, seguir desafiándome a mí mismo y tratando de obtener nuevos contextos como músico y compositor. Sé que jamás seré rico o famoso en este negocio. Sólo me encantaría tener lo suficiente para enfocarme en mi música y tener la posibilidad de compartirla con la audiencia.

    Una última pregunta: si tuvieses la suerte de encontrarte con la Lámpara de Aladino… ¿cuáles serían tus deseos?

    Bueno, asumo que no puedo desear la paz mundial… así que haría mis deseos más egoístas… Es más, creo que necesitaré un genio para cumplir todas las metas que tengo (risas). A lo mejor el genio pueda ser mi manager y mi agente y crear un gran sello para que pueda editar mis discos y conseguirme grandes lugares para tocar…

    Te falta uno…

    Ah… sí… quiero un pony volador para ir a mis shows… (risas)

    http://taylorhobynum.com/

    Sergio Piccirilli

    Nota relacionada: Taylor Ho Bynum & Spidermonkey Strings: Other Stories

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Siguiente:
    Anterior: