• Wadada Leo Smith: America’s National Parks

     

    America's National ParksDisco 1: New Orleans: The National Culture Park USA 1718, Eileen Jackson Southern, 1920-2002: A Literary National Park, Yellowstone: The First National Park And The Spirit Of America-The Mountains, Super-Volcano Caldera And Its Ecosystem 1872

    Disco 2: The Mississippi River: Dark and Deep Dreams Flow the river-A National Memorial Park c. 5000 BC. Sequoia/King’s Canyon National Parks: The Giant Forest, Great Canyon, Cliff, Peaks, Waterfalls and Cave System 1890, Yosemite: The Glaciers, The Falls, The Wells and The Valley of Goodwill 1890

     

    Músicos:

    Wadada Leo Smith: trompeta

    Anthony Davis: piano

    Ashley Walters: cello

    John Lindberg: contrabajo

    Pheeroan akLaff: batería

     

    Sello y año: Cuneiform Records, 2016

    Calificación: A la marosca

     

    Cuanto más avanza el hombre en los secretos de la naturaleza, mejor se descubre la universalidad del plano eterno (Johannes Kepler)

     

    La naturaleza perdió sacralidad para la sociedad de nuestro tiempo y es un hecho admitido por la mayoría que la armonía entre el hombre y la naturaleza ha sido destruida.

    El deseo de conquistar la naturaleza es ancestral; pero, en ese desmedido afán, el hombre ha llegado a poner en riesgo su propia existencia. El intento por dominar la naturaleza, sumado a la desenfrenada codicia que incita el poder económico son, hoy, los causantes principales del agotamiento de recursos naturales, la contaminación, la superpoblación de los centros urbanos y la destrucción del medio ambiente.

    El desarrollo de un concepto materialista de la naturaleza y la errónea creencia -con sede gubernamental en las grandes potencias que dominan el mundo– de que los recursos naturales son ilimitados e ilimitables, han permitido que nuestra sociedad se comporte como si el mundo de las formas no fuera finito y no estuviese limitado por los lindes mismos de esas formas. En ese contexto, el hombre parece haber elegido -irresponsablemente- desoír las advertencias que indican que el actual desequilibrio entre el hombre y la naturaleza no sólo amenaza la aparente victoria del hombre sobre esta última, sino también la existencia de todo lo conocido.

    Tal vez sea hora de revisar el pasado, modificar este presente y pensar en el futuro ya que, como señala un viejo proverbio nativo americano, “no heredamos la tierra de nuestros ancestros, la tomamos prestada de nuestros hijos”.

    El redescubrimiento del valor implícito en la pacifica coexistencia del hombre con la naturaleza, es el eje central del nuevo -y monumental- álbum doble de Wadada Leo Smith titulado America’s National Parks.

    Esta obra –cuya publicación coincidió con la celebración del centenario de la ley del Congreso de los Estados Unidos que creó en 1916 el Servicio de Parques Nacionales– se compone de una suite, en seis movimientos, inspirada en el legado histórico comprendido en la creación, existencia y mantenimiento de los Parques Nacionales de Estados Unidos.

    Wadada Leo Smith, partiendo de elementos hallados en la serie documental The National Parks: America’s Best Idea e investigaciones de campo realizadas por el autor de la suite, construye un alegato estético orientado a profundizar en las dimensiones espirituales y psicológicas de los espacios públicos en donde subraya la obligación de reformular la noción colectiva de propiedad e impulsa la necesidad de preservar las bellezas naturales para las futuras generaciones.

    La suite America’s National Parks integra seis extensas piezas distribuidas en dos discos, cuyos respectivos títulos tienen un carácter descriptivo que, mayormente, están relacionados con los nombres de algunos de los parques nacionales de Estados Unidos más relevantes.

    New Orleans: The National Culture Park USA 1718 –tema con el que abre la suite- alude al histórico Parque Nacional del Jazz de Nueva Orleans creado en 1994 para celebrar los orígenes y la evolución del jazz. En tanto que el “1718” incluido en el título de la pieza pergeñada por Wadada Leo Smith hace referencia al año en el que dicha ciudad fuera fundada (con el nombre de La Nouvelle- Orléans) por los colonos franceses dirigidos por Jean Baptiste Lemoyne.

    Un patrón rítmico en forma de ostinato sienta las bases orgánicas para el desarrollo de una composición que amalgama la intimidad de la música de cámara, el flujo liberador de la improvisación y un tratamiento melódico vagamente asociado a la música clásica contemporánea. Sobre ese andamiaje estructural –en todo momento caracterizado por las dinámicas espaciosas y su lírico temperamento- van emergiendo una luminosa intervención solista de Wadada Leo Smith en trompeta con sordina y el sutil dramatismo impartido por el piano de Anthony Davis que, posteriormente, conducirá una sección central determinada por diferentes combinaciones instrumentales con eje en el contrabajo de John Lindberg, primero en sociedad con el cello de Ashley Walters y luego secundado por la batería de Pheeroan akLaff. La pieza, tras enlazar los motivos musicales que le dan vida, aborda su epílogo con cristalina e introspectiva delicadeza.

    Eileen Jackson Southern, 1920-2002: A Literary National Park, el segundo pasaje de la suite, no refiere en su título a un parque nacional específico sino a la legendaria Ellen Jackson. Esta prestigiosa musicóloga, docente y escritora afroamericana, además de haber sido la primera mujer de color en ser nombrada catedrática en la Universidad de Harvard, fue autora de los libros The Music of Black Americans en 1971 y Biographical Dictionary of Afro-American and African Musicians de 1982 y fundadora, en 1973, de The Black Perspective in Music, la primera revista dedicada a la música afroamericana.

    Aquí -en contraste con la pieza de apertura– el quinteto adopta un relato sonoro de indisimulable ascetismo en donde confluyen una eficaz y meticulosa narrativa minimalista, el carácter reservado del jazz de cámara, la deliberada elusión del drama musical, un austero tratamiento orquestal y el pertinaz relegamiento de las apariciones solistas destinado a favorecer un intercambio instrumental sin protagonismos excluyentes.

    El primero de los dos discos que componen el álbum America’s National Parks cierra con Yellowstone: The First National Park And The Spirit Of America-The Mountains, Super-Volcano Caldera And Its Ecosystem 1872.

    El título de este movimiento atañe al histórico parque nacional de Yellowstone creado por el Congreso de los Estados Unidos y convertido en ley por el entonces presidente Ulysses S. Grant el primero de marzo de 1872.

    La composición elaborada por Wadada Leo Smith extrapola el imponente paisaje de Yellowstone (el primer parque nacional del mundo en ser reconocido oficialmente como tal) en un relato de abstracta profundidad aquí devenido en elegía contemplativa. En su transcurso se sucederán, sin apresuramientos ni gestos ampulosos, sendas exposiciones a dúo entre el cello de Ashley Walters y el contrabajo de John Lindberg y entre este último y la batería de Pheeroan akLaff y las magistrales apariciones solistas a cargo de Anthony Davis en piano y Wadada Leo Smith.

    El segundo disco da inicio mediante The Mississippi River: Dark and Deep Dreams Flow the river-A National Memorial Park c. 5000 BC, la pieza con mayor duración de la suite. En este caso el punto referencial no se circunscribe a uno de los varios parques con los que cuenta Misisipi, sino al extenso y caudaloso río del mismo nombre que atraviesa la parte central de Estados Unidos y discurre entre el norte de Minnesota y el Golfo de México; mientras que la inclusión del año 5000 a.C en el título se relaciona con el Holoceno, era posterior a la última glaciación que diera origen a numerosos ríos.

    La amplitud estética e innegable belleza con la que Smith envuelve su narración composicional, aspira a transformar un indómito paisaje natural como el río Misisipi en algo trascendental sin caer en poses abstrusas o inaccesibles. En el inabordable trayecto que abarca la pieza, se yuxtaponen e intercalan subyugantes melodías, dinámicas de diferente valor, un estratégico aprovechamiento de los silencios, el oportuno uso de la improvisación para enfatizar el clímax de la composición y una superlativa interpretación del quinteto con puntos culminantes en las intervenciones de Pheeroan akLaff en batería, John Lindberg en contrabajo y Wadada Leo Smith en trompeta.

    El quinto movimiento de la suite, Sequoia/King’s Canyon National Parks: The Giant Forest, Great Canyon, Cliff, Peaks, Waterfalls and Cave System 1890, se inspira en el Parque Nacional Cañón de los Reyes situado en la parte sur de Sierra Nevada y al este de Fresno (California) y en las secuoyas gigantes que integran sus imponentes arboledas. Un breve preludio a piano solo, por parte de Anthony Davis, abre paso a un intricado relato en donde se funden acordes de profundo dramatismo, enigmáticos silencios y una notable resolución a dúo entre la trompeta de Wadada Leo Smith y la batería de Pheeroan akLaff.

    La suite concluye en el reflexivo hechizo, la arrebatadora intensidad y las complejidades melódicas y rítmicas que conforman el inasible paisaje sonoro de Yosemite: The Glaciers, The Falls, The Wells and The Valley of Goodwill 1890. Desde los inasequibles pliegues de esta pieza -que alude al Parque Nacional de Yosemite, ubicado al este de San Francisco, California– surgirán los atinados aportes de Ashley Walters en cello, Anthony Davis en piano y John Lindberg en contrabajo y las protagónicas apariciones solistas de Wadada Leo Smith en trompeta con sordina y Pheeroan akLaff en batería.

    Wadada Leo Smith, en la sutil belleza y el rigor creativo de America’s National Parks, parece convocarnos -sin discursos pretenciosos o altisonantes– a recuperar la alegría y la paz espiritual que subyace en la relación entre el esplendor de la naturaleza y el mundo interior del hombre.

     

    Alégrate de que allá afuera haya una naturaleza que diga sí a todo cuanto has hallado en ti mismo (Johan Wolfgang von Goethe)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: