• Mephista: Entomological Reflections

    • CevherShare

    MephistaLa Femme 100Tètes, House, Dròle de Mots, Cardiogram, Void, Fractions, Entomological Souvenirs, Le Chàteau de Cène, Fringe, Procession, Beloukia, Air, Apartment, Sans Mots, Shifting Roll.

    Músicos:
    Sylvie Courvoisier: piano.
    Susie Ibarra: batería y percusión.
    Ikue Mori: electronics.

    Tzadik, 2004.
    Calificación: A la Marosca

    Este trío tiene algunas particularidades: está conformado por mujeres, graban para el sello Tzadik (propiedad de John Zorn), las tres tienen una bien ganada reputación en el –digamos- jazz alternativo y un currículum que más de uno quisiera.

    La pianista suiza Sylvie Courvoisier debutó discográficamente como líder en 1994 con Sauvagerie Courtoise; su último registro fue Masada Recital, a dúo con su esposo, el violinista Mark Feldman. Grabó y tocó además con John Zorn, Erik Friedlander, Tim Berne, Dave Douglas y Fred Frith entre otros.

    La baterista y percusionista Susie Ibarra tiene su propio trío junto con Craig Taborn (piano) y Jennifer Choi (Violín), conforma Electric Kulingtang, una suerte de trip-hop filipino (¡?), comparte con Roberto Rodríguez el proyecto Mundo Niños (haciendo música para chicos donde se les enseña a cantar y a expresarse rítmicamente), se presenta a dúo con el bajista Mark Dresser y además compartió sus parches con John Zorn, Pauline Oliveros, Derek Bailey, William Parker, Dave Douglas, John Lindberg, Wadada Leo Smith, Yuka Honda, etc.

    Por su parte Ikue Mori, japonesa de Tokyo, se afincó en 1977 en New York. Por entonces tocaba batería e integró NO WAVE Band DNA, junto con Tim Wright y Arto Lindsay. Fue a mediados de los 80’s que comenzó a utilizar las drum – machines dentro de la música improvisada. Hoy se dedica a los “electronics”. Sus ruidos y ruiditos (ampliados a partir de finales de los 90’s con la laptop) acompañaron a John Zorn, Zeena Parkins, Shelly Hirsch, Joey Baron, Dave Douglas, Anthony Coleman, DJ Olive… la lista es interminable.

    Las tres damas conforman Mephista. Y no te la hacen fácil.
    Éste es el segundo disco del trío; su debut fue con Black Narcissus en el 2002.

    El disco no tiene melodías que se puedan silbar por la calle, ni vas a ganarte el aprecio de tus vecinos si lo ponés a un cierto volumen. Casi podría afirmarse entonces que estamos –de movida- ante algo serio. Y lo es.

    La conjunción del piano (ya sea pelado, preparado, a caballo, como vos quierás) de la Courvoisier, se funde con la batería/percusión/golpeteo de la Ibarra. Y desde el fondo ataca Ikue Mori, quien parece apropiarse de los diversos humores que aparecen en la escucha.

    Esta suerte de fórmula no es estática; los protagonismos se reparten incluso en las composiciones, brindando entonces un dinamismo (atenti con esta frase) exento de carencia de sorpresas.

    Todo va entrelazándose de manera sutil a veces, notoria en otras, a punto de no llegar a reconocer quién está produciendo qué sonido. El virtuosismo queda en un segundo plano (y se agradece) en beneficio de un todo que resulta apabullante y conmovedor.

    Es música de vanguardia o improvisada, como la quieran llamar. Esto lo podemos charlar.
    Lo que no negocio es que Entomological Reflections es un hecho artístico muy serio, hecho a conciencia y que además, se lo disfruta.
    Y mucho.

    Marcelo Morales.

    Notas Relacionadas o de Interés: