• Ruins: Pallaschtom

    • CevherShare

    Pallaschtom, Gharaviss Perrdoh, Znohjimo, Nivaftopoftz, Celledomi Guazto, Guamallapish, Korromda Peimm, Kippssidamn, Czerudmuntzail, Schostess, Blimmguass, Bupphairodazz, Jallawjikko, Ffhizabmn, Quetzalcoatl, Yawiguo, Clasical Music Medley, Hard Rock Medley, Progresive Rock Medley.
    Ruins

    Músicos:
    Tatsuya Yoshida: batería y voz
    Sasaki Hisashi: bajo y voz

    Skin Graft Records, 2005

    Calificación: Con paciencia (oriental).

    Éste es un dúo japonés.
    Ante todo recomiendo no confundir con un lápiz japonés, aun cuando las consecuencias al escuchar este disco puedan ser similares. Yoshida e Hisashi deben ser los descendientes directos de algún soldado nipón que, extraviado en alguna isla del Pacífico, sigue luchando convencido que la Segunda Guerra Mundial no ha terminado. Ante la enjundia que manifiestan sus herederos, no sólo es probable que estén en lo correcto sino que además dicho conflicto tenga todavía un resultado incierto.
    Recuerdo que la primera vez que escuché esta banda me surgieron unas irrefrenables ganas de atacar Pearl Harbor. Así están las cosas.
    Los muchachos hacen una música que fluctúa…
    Una música que es un balance…
    Una música que invita a…
    Una música que…
    …que nos lleva a preguntar: ¿qué música es ésta?
    ¿Rock Progresivo?
    ¿Avant Rock?
    ¿Progresive-Core?
    ¿Prog-Punk?
    ¿Pi por radio al cuadrado?
    Tache lo que no corresponda.
    Ruins se constituyó en 1989. El líder de este proyecto musical es el baterista Tatsuya Yoshida al que muchos (y me incluyo) ignorancia mediante, llegamos a conocer recién cuando años más tarde se integró al Satoko Fujii Quartet.
    La compleja, sinuosa y perturbada exploración musical de esta banda resulta difícil de describir; sobre todo si no se cuenta con la ayuda de un buen psicoanalista.
    Para muestra basta un botón (o un nipón, en este caso):
    El disco cierra con un medley de rock progresivo que incluye Money de Pink Floyd, Siberian Khatru de Yes, Firth of Fifth de Genesis, Red de King Crimson, In the Dead of Night de UK, Song for America de Kansas, Tarkus de Emerson, Lake and Palmer, Hocus Pocus de Focus, Heavy Tun de Gong y varias más.
    ¿Le parece un despropósito?
    Ármese de paciencia, algo de vaselina y empuje que todo entra en dos minutos y treinta segundos.
    A esto, súmele que sólo hay bajo y batería y las voces de Yoshida e Hisashi. No, no espere a Tony Bennet y Frank Sinatra. Mejor prepárese para escuchar a Mike Patton y Yamatsuka Eye y ambos después de haber recibido un martillazo en el pulgar.
    Para muchos la propuesta de Ruins es rock progresivo japonés. Para otros, víctimas de una confusión geográfico-artística, es música japonesa que puede llegar a ser una tortura china. Si trazamos una bisectriz entre ambos conceptos concluiremos que es… que es… ¿qué es? ¿Diferente? Sí.
    ¿Delirante y violento? ¡Sí!
    ¿Tortuoso y conmocionante? También.
    Que quede claro: ningún tema sirve para arrullar a nuestro hijo recién nacido.Sí puede ser útil, por ejemplo, para arrollar a una suegra, o más.

    Síntesis:
    Para usted que acaba de recibir la cuenta telefónica y encontró 115 llamadas a Singapur que jamás realizó…
    Para usted que fue a ducharse y descubrió que no funciona el agua caliente…
    Para usted que salió del departamento con la camiseta de su equipo favorito después de golear a su archirrival y se topo en el ascensor con la barra brava de los derrotados …
    Para usted que no cobró su sueldo porque el dueño de la compañía para la que trabaja se fue en una travesía por el Caribe… y con su mujer…
    Para usted, lo mejor puede ser calzarse los auriculares y poner Pallaschtom a todo volumen.
    Recién entonces verá con claridad los pasos a seguir.

    Sergio Piccirilli.

    Notas Relacionadas o de Interés: