• Renaud Garcia – Fons Trio: Arcoluz

    • CevherShare

    Garcia FonsArcoluz, Berimbass, Anda loco, 40 días, Gitanet, Entremundo, Entre Continentes

    Músicos:
    Renaud Garcia-Fons: contrabajo de 5 cuerdas
    Kiko Ruiz: guitarra flamenca
    Negrito Trasante: batería, percusión
    Enja Records, 2006

    Calificacion: Dame dos

    A la gente le gustan las casualidades.
    Nos atraen por su orden secuencial y su simetría y cuanto más asombrosas y trascendentes sean, más disfrutamos con ellas.
    Pero también es cierto aquello que decía Louis Pasteur: “La casualidad favorece a las mentes más entrenadas”.
    Queda claro que no lo decía con mala leche ya que era pasteurizada.
    Cuenta la leyenda que Renaud Garcia-Fons se inició en la música por casualidad.
    Siendo niño, su padre lo llevó a la inauguración de una muestra pictórica. En ese evento tocó el contrabajista sirio Francois Rabbath.
    El impacto fue doble. Por un lado allí nació su pasión por la música en general y por el bajo acústico en particular. El otro impacto fue cuando trastabilló y se llevó por delante dicho instrumento.
    Ambas situaciones le dejaron huellas imborrables.
    Las experiencias de la infancia marcan a fuego nuestro destino.
    Sin ir más lejos recuerdo que mi padre, cuando yo tenía 6 años, me llevó a un asado con compañeros de trabajo… Allí tomé vino tinto por primera vez… ya nada sería igual.
    No caben dudas: Pasteur tenía razón.
    Las casualidades existen y esa, casualmente, es una verdad indiscutible.
    De todas maneras, lo mío tiene… lo suyo.

    Convengamos que el consumo de alcohol tiene sustento científico (¡?) Arguméntolo: según las estadísticas, el 33% de los accidentes fatales son provocados por gente que ha bebido…
    Por lo tanto el 67% restante ha sido causado por gente que no bebió. Conclusión: la forma más segura de conducir es… borracho.
    Coincido con Winston Churchill cuando expresaba “sólo me fío en las estadísticas que yo mismo he falseado” (¡salud Winston!).

    Garcia-Fons es considerado uno de los más destacados ejecutantes de contrabajo de cinco cuerdas. Seguramente usted se preguntará cuál es la diferencia entre un contrabajo de cuatro cuerdas y uno de cinco.

    Tras una ardua investigación musicológica llegamos a la conclusión que la diferencia es… una cuerda.

    El contrabajo tiene sus orígenes en el siglo XVI como un derivado del violone (no, no es una pasta); pero los principales avances técnicos se han desarrollado en los últimos 50 años.

    De la mano del jazz, su rol como instrumento de acompañamiento ha ido ocupando paulatinamente el centro de la escena.

    Garcia-Fons se caracteriza por su formación académica, exquisita técnica y por un prodigioso uso del arco combinado con un pizzicato seguro y vertiginoso, lo que le brinda una infinita gama de recursos y sonidos (¡chupáte esa mandarina!).

    En su música se funden diferentes estilos: el jazz, el rock, la música étnica, la world music y la música clásica. Así es como podemos encontrar en sus composiciones variados e incontrastables elementos: flamenco, ragas indios, fusión, tango, música árabe, etc.

    Lo que podría convertirse en un híbrido espantoso, gracias a su descomunal técnica y buen gusto termina siendo natural, claro y fluido.

    Por cierto, la aceptación de su propuesta es a gusto del consumidor.

    Arcoluz es su nuevo disco, gfrabado en vivo en Alemania durante una presentación con su trío en el maravilloso y turístico Schloss Elmau.

    En Arcoluz lo acompañan Kiko Ruiz en guitarra flamenca y Negrito Trasante en percusión.

    La obra incluye tonalidades propias de la música de medio oriente y el norte de África, pero principalmente abreva en las fuentes del flamenco.

    Por suerte, el flamenco no es rencoroso pese a ser un ave de patas y cuello muy largos, pico curvado hacia abajo, plumaje de color blanco y rosado y muy pero muy mal carácter.

    Eso sí… ¡cómo baila el flamenco!
    ¿Y qué baila el flamenco?

    De todo un poco… pero principalmente bailes españoles y acervo de cantes de muy antigua procedencia y variada estirpe étnica (árabe, judía, gitana y del África negra) a los que el ave de plumaje blanco y rosado denominó, con ánimo de perpetuarse en la historia, con su propio nombre.

    Los siete temas que integran este disco forman una unidad conceptual caracterizada por la disciplina académica que otorga la música clásica, la libertad y frescura de la improvisación proveniente del jazz y la gracia y pasión del flamenco (¡cómo baila el condenado!).

    Podría considerarse a Arcoluz como una secuela del anterior trabajo de Garcia-Fons, Entremundo; pero al expresarse en formato más reducido, el resultado obtenido es más compacto, conlleva un sonido grupal y contiene más espacio para el lucimiento individual.

    (¿Reducido, obtenido? ¿Grupal, individual? Creo que mi próximo comentario será un soneto).

    De Entremundo provienen temas como 40 días, Entre continentes, Entremundo y Rosario (aquí en una versión de libre adaptación retitulada como Gitanet).

    El resto son composiciones nuevas o con poco uso.
    Garcia-Fons y su trío evitan caer en el facilismo del solo pirotécnico.

    En cierta forma, el aristocrático nivel interpretativo del trío lo aleja de la esencia del flamenco (el ritmo, no el ave) ya que éste, en su célula embrionaria tuvo su asentamiento en los sectores pobres y artesanos y expresaba el gusto por lo plebeyo. Ese aparente distanciamiento es producto de la precisión y el ascetismo conceptual propios de la instrucción académica.

    Casi como si se tratase de una versión ilustrada de ese género.

    Como bonus, Arcoluz trae un dvd que contiene imágenes del mismo concierto, entrevistas e información infaltable en la cartera de la dama y el bolsillo del caballero.

    También hallamos imágenes del paradisíaco Schloss Elmau, lugar en el que se desarrolló el concierto y que lamentablemente fuera desvastado por un incendio meses después de esta grabación.

    Por las dudas, no invite a Garcia-Fons a su casa; y si lo hace… toque madera. Salvo que usted sea bombero voluntario.

    La filmación abunda en primeros planos, planos y contraplanos, uso de cámara en mano al mejor estilo del Dogma y una edición apta para exponerse en la MTV.

    Me pregunto (y no quiero que nadie responda): ¿qué les hace pensar a los tipos que una imagen bamboleante, nerviosa, entrecortada y epiléptica expresa modernidad y ofrece un encuadre adecuado para ilustrar un show de estas características?

    Bueno… recordemos que el dvd es una especie de bonus y a caballo regalado no se le miran los dientes (¿ni aunque esten cariados?).

    En síntesis: Arcoluz es un collage de diferentes corrientes musicales pero pegadas y unidas con mucho cuidado y precisión.

    Disfrutable y apto para todo público, sin restricciones.

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: