Sumaia O: Secret

Poor Soul, Farewell, Nocturna, Red Hair, My Eyes, Three Wishes, Now I’m a Mosquito, Madhouse in Black and White, Lixa, Heart, All, Rebel Prince, Nocturna (demo – bonus track)

Músicos:
Sumaia O: voces, piano, teclados
Victorio Lenz: guitarras, teclados

Independiente, 2007

Calificación: A la marosca

La historia vuelve a repetirse.
Nuevamente un disco que nos alcanzan. Álbum debut, además. Y (estas situaciones me contracturan), preparemos el ibuprofeno: de una cantante. ¿No será mucho?
No teníamos ni la menor idea de la existencia de Sumaia Daher, cuyo nombre artístico es Sumaia O.
Nos pusimos a investigar. Nació en 1976 en Buenos Aires. Comienza a estudiar piano a los 3 años, aunque cantaba desde antes… de hablar. A los 4 hace su primera actuación en público y a los 5 brinda su primer concierto de piano. Luego de estudiar en forma particular, ingresó al conservatorio Collegium Musicum en 1985. Su registro de mezzosoprano confundía a las autoridades del establecimiento. Como respuesta a esto, Sumaia O compone sus primeras canciones para piano y voz.

En 1994 se le ocurre estudiar guitarra y en 1995 profundiza sus estudios de canto. Pero al quedarle tiempo libre, se inscribe en la carrera de psicología. Un año más tarde se integra a la agrupación pop Vincent Vega. La banda, luego de un álbum y un par de videos de rotación en los canales de música, se separa en el 2001. En el 2000 había puesto las voces para la banda sonora de la película Tesoro mío. En el 2002 se recibe de psicóloga. Decide entonces estudiar teatro y fotografía. Y así…

Veamos qué tenemos: un disco debut de producción independiente, que fue grabado y mezclado en la propia casa de la cantante, con el aporte instrumental de Victorio Lenz.
Sumaia O canta la mayoría de sus temas en inglés, con la excepción de uno en árabe, otro en castellano y otro mitad y mitad: inglés y francés. Salvo Rebel Prince, de Rufus Wainright, ha compuesto todo el material de Secret.

Supongo que ya se habrán dado cuenta de que, si nos preocupamos en averiguar de dónde viene, es porque algo nos llamó la atención.
Efectivamente.
Como quedó dicho, el registro de Sumaia O es el de una mezzosoprano.
Y comenzamos la escucha, entonces.
Ajá.
Mirá vos.
Hummmmm…
¡Epa!

Bueno… ¿qué les pareció?
(…)
Je… es difícil tirarse a la pileta sin referencias anteriores, ¿no? Hay que opinar en serio, nada de copiar y pegar, de chusmear qué dicen los demás o qué opinan los ¿entendidos? Nada de nada. Esto es sin red. Por eso, les pregunto: ¿qué les pareció?
(…)
Habida cuenta del fervor popular demostrado, les diré mi parecer; pero no haremos el típico desarrollo tema por tema ni mucho menos. A decir verdad, no hay mucho para comentar.
Es un disco pop.

Las letras son muy interesantes cuando abrevan en los afectos; no tan así cuando toman cierto cariz dogmático. Pero siempre la interpretación se ajusta a los momentos y humores.
La instrumentación es mínima y correcta, con amplia predominancia de los teclados. Me pregunto cómo sonarían estas mismas canciones en un formato más acústico, más desnudas. Qué se le va a hacer… uno tiene sus preferencias…
Una respuesta me llega al final del CD con la versión en castellano de Nocturna, demo realizado en piano y voz. Me gusta más.
La versión del Rebel Prince de Rufus Wainright es realmente lograda.
Y en cuanto al estilo… sepan ustedes disculpar, pero se ha afirmado hasta el hartazgo que escribir sobre música… así que tiraré algunos parámetros que vienen a mi mente al escuchar Secret.
Instrumentalmente, no puedo eludir los primeros trabajos de Laurie Anderson y algo de Philip Glass. Sí, hay bastante de lo que fue la música minimalista en sus inicios, por los ’80. Y bien. Muy bien.
En cuanto a la interpretación de Sumaia O empecemos por decir que, afortunadamente, descoloca e incomoda. La cantante se aparta de los convencionalismos (baratos o caros, sin distinción); no obstante sobrevuelan algunos fantasmas, que parecen ángeles. Un registro agudo de estas características nos lleva casi inconscientemente a los primeros trabajos de Kate Bush. Pero hay bastante de Tori Amos y (ésta sí que es buena noticia en serio, o sea… otra buena noticia) bastante de Robin Holcomb, la pianista y cantante, esposa de Wayne Horvitz.
Pero una cosa es tener influencias y otra copiarlas.
Sumaia O probablemente reconozca estas u otras influencias.
Pero no tengo dudas de que estamos en presencia de una artista con personalidad propia, que ha realizado un magnífico y sorprendente álbum debut con un par de gemas que más de cuatro quisieran.
Secret es homogéneo, sorpresivo, oscilante, cadencioso y, por momentos, molesto.
Afortunadamente.
Afortunada – mente.

Marcelo Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *