Sin Guitarra No Hay Payada

"Dígame usted compañero… dígame usted compañero y conteste con prudencia… cuál es la mansa presencia que…" Perdón, es que al escribir "payada" no pude evitar relacionarlo con Les Luthiers… A lo nuestro.

Bill Frisell
tiene nuevo álbum, doble para más datos. Se trata de History Mistery, una serie de treinta (en su mayoría) breves composiciones escritas por el guitarrista para un octeto liderado por él mismo. Y a pesar de que la actualidad del otrora terrorista Frisell no es lo que puede tildarse como brillante, ha conformado un verdadero "Grupo de los Ocho" que entusiasma: Eyvind Kang (viola), Ron Miles (corneta), Hank Roberts cello), Jenny Scheinman (violín), Tony Scherr (contrabajo) Greg Tardy (clarinete y saxo tenor) y Kenny Wollesen (batería).
Tengamos fe; porque si no es con estos nenes…
Editó Elektra/Nonesuch.

Otro guitarrista con menos renombre pero con una actualidad más potente es Joel Harrison. Su nuevo álbum, The Wheel, es una suite de cinco movimientos para "doble cuarteto y guitarra". Perdón de nuevo… ¿doble cuarteto? ¿Otra vez los coletazos de Robert Fripp con su King Crimson de doble trío? A ver, no nos apuremos que Joel suele estar del bando de los buenos…
Ajá… ahora sí… Por un lado tenemos el "Cuarteto A": Dan Weiss en batería, Lindsey Horner en contrabajo, Ralph Alessi en trompeta y flugelhorn y David Binney en saxo alto. Y el "Cuarteto B" es un cuarteto de cuerdas (Caleb Burhans en viola, Christian Howes y Todd Reynolds en violín y Wendy Sutter en cello). Todo, amalgamado por el lider.
Ahora sí… ¿ven que son unos desconfiados?
El álbum, que cierra con un homenaje a Dana Brayton, fue editado por el sello Innova.

Finalizamos con otro abonado a este site: el multifacético Elliott Sharp. En esta ocasión arremete con String Quartets: 2002 – 2007. Para ello, este guitarrista, compositor, productor y luthier convocó al Sirius String Quartet, con los que viene batallando desde hace unos cuantos añitos.
Mike Block en cello, Jennifer Choi y Gregor Huebner en violín y Ron Lawrence en viola interpretan el material de un álbum del que, la verdad, no nos animamos a anticipar nada, pero nada de nada.
Es que con Elliott Sharp, se sabe que nunca se sabe.
Editó Tzadik.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *