Reptet: Agendacide

Agendacide, Snow Leopard x3

Músicos:
Samantha Boshnack: trompeta, flughelhorn
Nelson Bell: trombón, tuba
Christopher Credit: saxos, clarinete, bassoon
Izaak Mills: saxos, clarinete bajo, flauta
Tim Carey: bajo
John Ewing: batería, percusión
Invitado:
Wayne Horvitz; órgano Hammond

Monktail Records, 2009

Calificación: Dame dos

A ver… originalidad… “perteneciente o relativo al origen”; pero también “objeto, frecuentemente artístico, que sirve de modelo para hacer otro u otros iguales a él”. Veamos entonces “origen”: “principio, manantial, raíz y causa de algo”.
No es que pretendamos ser originales ni que vayamos a hacer un tratado al respecto. Simplemente hemos decidido comentar Agendacide, la nueva entrega discográfica de Reptet, notable sexteto afincado en Seattle del que ya hemos hablado en este site en varias ocasiones.
Si usted no los conoce, empiece a considerar la idea de que se está perdiendo algo decididamente grande. Se trata de un sexteto de jazz, sí… pero en el cual confluyen cómodamente estilos tan diversos como numerosos. Porque en Reptet encontramos elementos que provienen del indie rock, la música latina, el soul, reggae, ska, clásica contemporánea… y dentro del jazz, el movimiento pendular nos lleva del dixieland al free jazz, del post bop a las marching band. Pero además, sus influencias parecen provenir de algunos de los artistas más talentosos e irreverentes de la escena… de las escenas… de todas las escenas. Así es que no resulta extraño que mientras sonreímos al escucharlos (porque si algo distingue también al sexteto es su indisimulable humor), acudan a nosotros imágenes de personajes como Frank Zappa, Sun Ra, Groucho Marx, John Zorn, Buster Keaton, Charlie Mingus y agregue usted a quien sepa combinar humor, talento, creatividad y, sí… originalidad.

Reptet ha editado a la fecha tres álbumes: Reptet (2003), Do This! (2006) y Chicken or Beef? (2008). Pero en esta ocasión el sexteto ha sorprendido una vez más, ya que Agendacide es un vinilo simple (de 7”, 45 rpm) que incluye dos temas: Agendacide en el lado A y Snow Leopard x3, en el lado B. Ahora… si usted detesta las púas de diamante o el brazo del Winco ya no le responde, tiene la posibilidad de adquirirlo en mp3 para después usted hacer lo que quiera…
Y los que también parece que hacen lo que quieren son John Ewing, Samantha Boshnack, Tim Carey, Izaak Mills, Christopher Credit y Nelson Bell. Adivinó: los Reptet.

Que en apenas dos temas (ambos compuestos por Boshnack) dan material de sobra para el disfrute. Agendacide comienza con un aire minimalista hasta la sutil irrupción de la trompeta de Boshnack que, sostenida por una base mid-tempo, encara una melodía que, antes de desarrollarse y atravesada por breves irrupciones de tuba y clarinete bajo, va transformándose en una suerte de anti-fanfarria con cierto espíritu free. John Ewing (que nada tiene que ver, aparentemente con J.R. Ewing, el malísimo de la serie Dallas) lleva el pulso con su redoblante sin llegar a sobresalir por estridencia, sino por ubicuidad. Promediando el tema se produce una suerte de vacío auditivo completado en gran forma por un cruce de tuba y clarinete bajo que da paso a la reaparición de Boshnack como una suerte de guía. Los demás parecen dudar si el camino es el correcto, entonces deciden hacer un alto y dedicarse a jugar. Sostenidos exclusivamente por el clarinete bajo, todos comienzan a hacer palmas y a cantar con fervor y entusiasmo algo que podríamos denominar soul-spiritual. Y deciden acampar. Notable.

En Snow Leopard x3, cuentan con el aporte en órgano Hammond de Wayne Horvitz. Una breve sección de caños introductoria es interrumpida por una irresistible base a cargo de Tim Carey en contrabajo a quien se acopla en gran forma el baterista John Ewing. Un momento en trío liderado por un saxo, el acople del resto de los bronces, la base que, siempre, está, la sensación de que podría esto durar horas, un viraje –Horvitz mediante- hacia cierto descontrol contenido, la sensación de que en cualquier momento explota todo, el rebaje en el momento justo, nuevamente Boshnack que vuelve a decir “aquí estoy yo” (y lo dice con una autoridad que no admite reparos), el in crescendo, el corte abrupto, una breve coda cuasi rockera y el humor, siempre el humor…

Agendacide es la nueva entrega del sexteto Reptet.
Vaya uno a saber las razones por las que se decidieron a editarlo de esta manera. ¿Una experiencia piloto? ¿Un retorno a las fuentes? ¿Se quedaron sin ideas? Disculpe, es que a veces se me ocurre preguntar cada pavada…
Lo cierto es que Reptet, en estos dos temas que dejan con ganas de mucho, muchísimo más, brindan una cantidad de ideas y elementos con los que la mayoría entregarían un álbum completo. Y uno de los buenos. Pero el sexteto parece que no anda con ganas de andar especulando. Saben que lo suyo es atractivo, provocador, irreverente, tradicional, vanguardista, adictivo y, por supuesto, original.
Y cómo se agradece…

Marcelo Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *