• Anders Koppel: Mulberry Street Symphony

    • CevherShare

     

    Disco 1: Stranded In The Strange City; Minding The Baby; Tommy The Shoeshine Boy; Blind Man

    Disco 2: The Last Mulberry; Bandit’s Roost; The New House; Encore Puerto Rican Rumble

     

    Músicos

    Anders Koppel: composiciones, órgano Hammond en “Encore Puerto Rican Rumble”

    Benjamin Koppel: saxo alto

    Scott Colley: contrabajo

    Brian Blade: batería

    Odense Symphony Orchestra (dirigida por Martin Yates)

     

    Sello y año: Unit Records, 2022

    Calificación: Excelente

     

    Por vez primera, la fotografía actúa como un arma en la lucha por la mejora de las condiciones de vida de las capas pobres de la sociedad (Gisèle Freund)

     

    La frase de Gisèle Freund que encabeza esta reseña –extractada de su libro La fotografía como documento social publicado en 1974– hace referencia explícita a la icónica obra fotográfica desarrollada por Jacob Riis.

    El periodista, reportero gráfico y reformista social Jacob Riis nace en Riba, Dinamarca, en 1849 y emigra a la ciudad de Nueva York en 1870 con el anhelo de alcanzar un futuro mejor. Sin embargo, durante sus primeros años en Estados Unidos -al igual que la mayoría de los inmigrantes-, vive en la miseria más extrema y sin un empleo estable. 

    Esa experiencia en la indigencia le permitirá describir, en su posterior labor periodística,   la vida en los barrios neoyorquinos donde residían los pobres y los inmigrantes como nadie lo había hecho hasta ese entonces.

    A pesar de no tener una formación técnica como fotógrafo, Riis fue precursor en la publicación de artículos periodísticos que combinaban texto e imágenes y uno de los pioneros en el uso del flash de magnesio como fuente auxiliar de iluminación.

    Sus sombríos e inquietantes registros fotográficos sobre las decrépitas condiciones de vida en los bajos fondos, serán recopilados por el propio Jacob Riis en el libro How the Other Half Lives: Studies Among the Tenements of New York (Cómo vive la otra mitad: Estudios entre las viviendas de Nueva York) publicado en 1890.

    Dicho tratado no solo pondrá en el tapete las penurias que atravesaban las clases empobrecidas de la sociedad neoyorquina sino que, además, terminará propiciando reformas sociales y acciones de orden público tendientes a erradicar la explotación laboral a la que se encontraban sometidos los inmigrantes. 

    El afamado compositor danés Anders Koppel, en el álbum doble que lleva por título Mulberry Street Symphony, ofrenda una pieza sinfónica para trío de solistas y orquesta en siete movimientos, cada uno de ellos inspirado en alguna de las fotografías donde Jacob Riis retrató la vida de los inmigrantes en Nueva York a fines del siglo XIX.

    La extensa trayectoria elaborada por Anders Koppel -quien nació en Copenhague, capital de Dinamarca, en 1947- comprende la participación en diferentes agrupaciones (la legendaria banda de rock Savage Rose, el grupo de world music Bazaar y el trío de jazz electroacústico que integra con su hijo, el saxofonista Benjamin Koppel, y el baterista Jacob Anderson) e innumerables composiciones para obras de teatro, cuerpos de danza y películas, incluyendo entre estas últimas a las galardonadas The Jungle Creature: Hugo y The Beast Within.

    Además, acredita una frondosa actividad en el ámbito de la música clásica que abarca piezas camerísticas como Toccata for Vibraphone and Marimba, Piano Trio No. 1, Sonatine for Wind Quintet y Mezzo Saxophone Quintet y más de treinta sinfonías para solistas y orquesta, entre las que se dan cita Saxophone Concerto No. 1, P.S. to a Concerto, Sinfonia Concertante, Triple Concerto y Hammond Organ Concerto.

    Anders Koppel, para la concreción del ambicioso Mulberry Street Symphony, convocó a los sobresalientes Benjamin Koppel en saxo alto, Scott Colley en contrabajo y Brian Blade en batería como músicos solistas y a la prestigiosa Odense Symphony Orchestra bajo la experta batuta del director londinense Martin Yates

    En las ideas pergeñadas por Anders Koppel en Mulberry Street Symphony convergen, con naturalidad, composición e improvisación y se amalgaman exitosamente la libertad del jazz con el rigor de la música clásica.

    El primero de los discos abre con la sugestiva atmósfera que destila Stranded In The Strange City. Este tema extrapola, en términos musicales, una fotografía de Jacob Riis en la que se observa a un joven inmigrante varado en espera de comida y alojamiento. El núcleo fundacional de la composición se traduce mediante un arco narrativo que aspira a simbolizar las sensaciones de soledad, esperanza e instinto de supervivencia que parecen proyectarse desde la imagen captada por el fotógrafo danés.

    En el curso evolutivo de la pieza van encadenándose un sucinto y atinado prólogo de Scott Colley en contrabajo, logrados aportes ornamentales a cargo de la Odense Symphony Orchestra, protagónicas apariciones del saxo alto de Benjamin Koppel, el vibrante pasaje con epicentro en la improvisación encarnado por el trío de solistas y una fase resolutiva de dimensión orquestal que combina sobriedad y prestancia. 

    Minding The Baby, el segundo movimiento de Mulberry Street Symphony, toma como fuente de inspiración una conmovedora e histórica foto de Jacob Riis que nos muestra a una niña pobre sentada en la vereda sosteniendo un bebé entre sus brazos. Esa imagen desoladora, que deja entrever la explotación infantil sufrida en los barrios marginales neoyorquinos de la época, se traduce en una composición con aires de canción de cuna caracterizada por suaves texturas, dinámicas envolventes y una línea melódica de deliberada sencillez.

    Tommy The Shoeshine Boy alude a la foto homónima de Jacob Riis en la que puede verse a un joven en situación de calle ganándose la vida como lustrabotas. 

    En sus casi veinte minutos de duración, la composición pergeñada por Anders Koppel derrochará ideas y expresividad a través de un abordaje narrativo en el cual abundan los contrastes climáticos, sofisticados adornos orquestales, secciones en diferentes formatos de notable factura técnica e impetuosas intervenciones por parte del trío de solistas. 

    En un contexto de interpretación superlativo sobresalen aquí, muy especialmente, la sobria firmeza conductiva de Martin Yates, el formidable desempeño de Brian Blade -manifestado tanto en su solo de batería como en sucesivos duetos con el contrabajo de Scott Colley– y la innegable centralidad sonora que ocupa el saxo alto de Benjamin Koppel en el andamiaje estructural de la pieza.

    Blind Man -el cuarto movimiento de Mulberry Street Symphony– se basa en la emblemática fotografía de Jacob Riis titulada “Blind Beggar” (1888) donde puede verse la imagen de un vendedor ambulante ciego del vecindario de inmigrantes ubicado al sureste del distrito neoyorquino de Manhattan.

    El sobrecogedor tono poético que exuda la pieza aparece subrayado por delicados adornos orquestales y un motivo melódico, enunciado por el saxo alto de Benjamin Koppel, que combina sencillez y emotividad en partes iguales. Todo eso se coronará mediante una subyugante resolución de ascético temperamento y contenido lirismo.

    La apertura del segundo disco nos trae el nostálgico romanticismo con tintes de blues que infunde The Last Mulberry. El eje de este movimiento se aposenta en un registro fotográfico de Jacob Riis en el cual captó la imagen del que se supone fue el último árbol de morera que hubo en Mulberry Street (en español, “calle de la morera”). 

    El fluido cauce recorrido por el tema encontrará su principal anclaje en la aplomada conducción orquestal de Martin Yates y la liberadora interacción consumada por el trío de solistas que conforman Scott Colley, Brian Blade y Benjamin Koppel, hasta desembocar en un sutil remate de conjunto abierto a múltiples lecturas.

    Bandit’s Roost debe su nombre a un callejón ubicado otrora en 59 Mulberry Street -el corazón del barrio Little Italy en Manhattan- y donde Jacob Riis fotografió a un grupo de jóvenes mafiosos italianos posando debajo de un tendedero de ropa.

    El diseño compositivo ideado por Anders Koppel postula una narrativa que va posicionando, en un mismo plano sonoro, los principios fundantes del jazz y de la música clásica hasta constituirse en una virtual reformulación del estilo desarrollado hacia finales de los años cincuenta por la third stream o tercera corriente.

    Desde los pliegues medulares de la composición, emergerán efervescentes segmentos orquestales, gestos emparentados con la tradición del jazz y pasajes signados por la improvisación que darán lugar a protagónicas intervenciones del saxo alto de Benjamin Koppel y el contrabajo de Scott Colley y un impecable solo de batería a cargo de Brian Blade.

    En 1894 Jacob Riis participó activamente en la concreción de un hogar para huérfanos y niños sin hogar. Su foto de ese lugar da vida al séptimo y último movimiento de Mulberry Street Symphony: The New House.

    La sencillez de este himno elaborado por Anders Koppel refleja -como afirma el propio compositor- “la esperanza y el conocimiento que hay detrás de esa foto. Las cosas cambiarán y lo que hagas para lograrlo importa”. 

    El álbum cierra con los festivos aires latinos de Encore Puerto Rican Rumble, tema que oficia a modo de bonus track y proviene de un íntimo concierto en cuarteto protagonizado por Anders Koppel en órgano Hammond, Brian Blade en batería, Scott Colley en contrabajo y Benjamin Koppel en saxo alto.

    Las legendarias fotos de Jacob Riis en la que se inspira el álbum de Anders Koppel nos obligan a mirar hacia el pasado, pero en aquellas históricas imágenes de inmigrantes marginados, empobrecidos y explotados, también existe un paralelismo ineludible con el presente.

    Mientras algunos levantan muros, excluyen, deportan y muestran lo peor de la condición humana, otros proponen obras de incuestionable valor estético y con un esperanzador mensaje de unidad como sucede en Mulberry Street Symphony.

     

    Nos une mucho más de lo que nos separa (Anders Koppel)

     

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: