• Robert Plant And The Strange Sensation: Mighty Rearranger

    • CevherShare

    Another Tribe, Shine It All Around, Freedom Fries, Tin Pan Valley, All the King’s Horses, The Enchanter, Takamba, Dancing in Heaven, Somebody Knocking, Let the Four Winds Blow, Mighty Rearranger, Brother Ray.

    Robert PlantMúsicos:
    Robert Plant (voz, armónica).
    Clive Deamer (batería).
    Skin Tyson (guitarra, bajo).
    Justin Adams (bajo, guitarra).
    John Baggot (teclados, electrónica).

    Sanctuary/Esperanza, 2005.
    Calificación: Dáme Dos

    Seguramente uno de los discos menos esperados del año. El noveno de una carrera solista sin altibajos, simplemente sin gracia, sin sustento. Ahora, al frente de The Strange Sensation y a los 56 años, Robert Plant sacó su Mighty Rearranger, definido por él mismo como “mi propio Physical Graffiti”; y sí señores, se trata de un disco de un ex Led Zeppelin que uno hubiera querido escuchar hace años, después de varios intentos frustrados que hacían creer que el espíritu de la banda se había desecho con la muerte de John Bonham.

    Se trata de un disco intenso, climático, moderno, poderoso, que abre con Another Tribe, como para entrar en clima, seguido por Shine It All Around, con una producción que recuerda a Up, de Peter Gabriel, esas mismas atmósferas densas, para llevarnos al track 3, Freedom Fries con el espíritu zeppeliniano dando vueltas por el estudio de la mano de ese increíble baterista que es Clive Deamer, que trabajó con Portishead y Roni Size, y que se afianza en el tremendo track 4, Tin Pan Alley de sonido electrónico y clima 100 por ciento Zeppelin, esa banda que le podemos hacer escuchar a nuestros hijos sin vergüenza, para que sepan qué escuchábamos en nuestra adolescencia.

    El track 5, All the King’s Horses, ¿¿es un outtake de Houses of the Holy?? pregunto, che, no sé, ¡ESA GUITARRA, ESA GUITARRA! ¿cómo que no es Page? ¿Quién es Skin Tyson? Tocaba en Cast, no lo conocía.

    ¿Seguimos? Track 6, The Enchanter. Aparece el blues de Zepp, pero tiene algo más, están las hierbas del oriente llenando de olor la mezcla, está todo impregnado de un sabor electrónico, de un sonido muy moderno, y está esa voz, quizás un poco cansada y es probable que Plant no muestre su ombligo como en 1972, pero a más de 30 años está mostrando una curiosa experiencia. En la banda está John Baggott, sesionista de Portishead y Massive Attack, dándole al disco sonidos de moog y teclados varios y siendo, creo, el responsable de muchas de las sonoridades que hacen levantar el disco.

    Track 7, Takamba; che, ¿¿seguro que no es Zeppelin??  Ese baterista, ese sonido, ¿¿qué pasó??
    Track 8, Dancing In Heaven; otra vez esa guitarra, ¿y el bajo? Parece Paul McCartney en Zeppelin, no, qué va a ser McCartney, es Billy Fuller.

    ¡¡¡¡Por qué no estaremos haciendo radio!!!! ¡Escuchen esto! Parece Zeppelin III, el de los dibujitos de la tapa, el vinilo importado que escuchábamos con el PepeLui, el que giraba como un caleidoscopio… Pepito, ¿escuchaste esto? Claro, como no lo vas a escuchar, ya lo tenés…
    El disco no desentona, es muy parejo, logra unos climas profundos, ni hablar de que se trata del mejor disco de la carrera solista de Plant, quien junto a Jimmy Page hace tiempo la habían emprendido con su historia en común, con discos a dúo y giras que los trajeron inclusive a la Argentina del UnoAUno. Esa noche no fui a River (creo que fue ahí), había salido a comer afuera, cuando entré a mi casa en la radio estaban transmitiéndolo, estaban haciendo Kashmir, y ese fue el acabóse, fue salir al patio y a todo volumen gritar y lagrimear pensando en la boludez de habérmelo perdido.

    El track 12 es… ¿¿¿un malambo??? ¿¿¿Robert Plant cierra el disco con un malambo??? Che, es una cargada ¿no? ¿¿Cómo va a terminar el disco con un malambo??
    Ok Plant, me cagaste.

    Horacio Poyo Magnacco.

    Notas Relacionadas o de Interés: