• Arctic Monkeys: Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not

    • CevherShare

    The View From The Afternoon, I Bet You Loook Good On The Dancefloor, Fake Tales Of San Francisco, Dancing Shoes, You Probably Couldn´t See For The Lights But You Were Staring Straight Ahead, Still Take You Home, Riot Van, Red Light Indicates Doors Are Secured
    Mardy Bum, Perhaps Vampires Is A Bit Strong But, When The Sun Goes Down, From The Ritz To The Rubble, A Certain Romance…

    Músicos:
    Matt Helders: batería
    Andy Nicholson: bajo
    Jamie Cook: guitarra
    Alex Turner: guitarra y voz

    Domino Records, 2006

    Calificación: Está bien

    Acostumbrados ya a estas alturas a escuchar que la sensación en Inglaterra es lo mejor que se escuchó desde The Beatles, el cuarteto de Sheffield no fue la excepción y antes de que apareciera su disco debut, se creó una gran expectativa que supimos comentar desde este humilde lugar. Parte estuvo centrada en que todo lo que aparecía de la banda te lo podías bajar de internet; inclusive desde su sitio podés escuchar el disco entero sin abonar absolutamente nada; además, el boca a boca hizo que sus conciertos desbordaran de gente y que antes de que se lanzara el disco, sus fieles seguidores ya conocieran casi todas las canciones… incluso las que no quedaron en el álbum.

    Paradójicamente, con esta libertad que proponian en cuanto a su música, el  disco se presentó en sociedad y vendió la módica cifra de 120.000 copias en los primeros días de venta. En cuanto a las posibilidades de internet, no todo siempre es lo que nos quieren hacer creer…

    Datos y más datos porque, después de algunas escuchas, debemos ser justos; si bien siempre sospechamos de que la cosa no es para tanto, por ser el primer disco de pibes que rondan los 20 años no está nada mal; no es que se una cuestión de edad pero…

    La banda que lidera Alex Turner, compositor de todos los temas, no descubre la pólvora; pero con formación básica, el disco refleja de muy buena forma lo que se propone: mucha energía impregnada de juventud.

    Una síntesis de The Who, The Kinks y The Jam actualizada, Arctic Monkeys canilaza con inteligencia sus influencias y le agrega energía de a montones, ofreciendo simplemente un puñado de canciones de rock, guitarras aguerridas que no pierden ni un poco de melodía a,b,c de la escuela del rock inglés.

    El comienzo del disco es demoledor: The View From The Afternoon, I Bet You Loook Good On The Dancefloor, Fake Tales Of San Francisco, un tridente que pega directo al mentón y muestra la contundencia del grupo y quizás lo mejor de este debut.

    Los demás temas no desentonan pero bajan el nivel: You Probably Couldn´t See For The Lights But You Were Looking Straight At Me" y "Riot Van" no muestran al menos la contundencia de los primeros; se muestran un poco más pop en Mardy Bum y, hacia el final, ofrecen la “canción” When The Sun Goes Down, una verdadera joyita, como lo es también el tema que cierra el disco: A Certain Romance, un tema súper pegadizo y tarareable, con el que redondean un buen disco.

    El resultado final termina siendo homogéneo; un álbum nervioso que muestra personalidad y que, a diferencia de muchos de sus contemporáneos, suena honesto; acá no hay pose, ni look retro cuidado; hay actitud y poderío juvenil; después… todo lo que se comente queda en segundo plano, simplemente es anecdótico, produciendo lo de siempre, las expectativas después de tanto revuelo terminan ejerciendo sobre el resultado algo cercano a la desilusión.

    En este caso no hay que perder el horizonte: es simplemente un buen disco de rock de chicos que hablan de lo que les sucede a diario.

    Lo importante es que la “nueva sensación” no parece ser un invento pasajero; esperemos a ver qué les depara el destino y cuanto influye en estos cuatro muchachitos.

    Hoy por hoy, el presente les sonríe.

    Cristian Woinarowski

    Notas Relacionadas o de Interés: