The Jeff Gauthier Goatette: One And the Same

Ahfufat-for Wan, Solflicka, Water Torture, Don’t Answer That, Heart Wisdom-for Thelma, Rina pt. 1, A Corner of Morning


Músicos:
Jeff Gauthier: violín, violín eléctrico, efectos
Nels Cline: guitarra eléctrica, efectos
David Witham: piano, teclados, efectos
Joel Haminton: bajo
Alex Cline: batería, percusión
Cryptogramophone, 2006

Calificación: Está bien

One And the Same es el tercer disco de la Jeff Gauthier Goatette.
Este nuevo trabajo de la banda liderada por el violinista Jeff Gauthier me confunde un poquitín. Por un lado tenemos elementos propios de post-bop y por otro un violín protagónico que nos acerca intelectualmente a la música europea, una punzante guitarra próxima al rock, efectos y uso de electrónicos de manifiesta modernidad y pasajes que abrevan en el jazz de fusión de principios de los 70’s.
Sin embargo todo hace suponer que éste, en esencia, es un disco de jazz… Por ello, quizás debamos preguntar al boleo…
¿Qué es el jazz?
– Le pregunto a usted… ¡Sí, usted! El que está jugando al sapo con un disco de Duke Ellington…
– ¿El jazz?… No sé… Ayer tuve que hacerle un enema a mi gato y no pude estudiar… esteee… pero si usted me da una ayudita…
– El jazz es un estilo musical que…
– ¡Ah sí! El jazz es un estilo musical que nace a fines de siglo XIX en una maternidad ubicada en los Estados Unidos. El jazz es hijo de padres siameses y madre desconocida. No estoy tan seguro de la veracidad de estos datos, pero si no eran siameses seguro que eran gemelos… cuñados gemelos.
– Y ahora pregunto… ¿cuáles son sus características? A usted, el que usa discos de Charlie Parker para apoyar la pava y el mate.
– No estudié… es que estuve bastante ocupado viendo cómo se descompone el cadáver de mi suegra en el comedor y usted sabe cuánta atención le he prestado siempre… si quiere puede venir a casa, compramos una pizza y lo vemos juntos…
– Vamos… sin excusas… el jazz se caracteriza por…
– Eh… ¿el jazz se caracteriza por?… eludir la ejecución de la intrepretación a partir de la lectura fiel de la partida de nacimiento… perdón de la partera… de la partitura, la partitura… por ende, la base de la interpretación jazzística y consecuentemente su estilo es… típicamente argentino… (¡tomá mate!).
– ¿De dónde sacó eso?
– Del libro… aquí dice claramente: su estilo es la improvisación…

Geográficamente, el jazz surge en el estado de Luisiana, concretamente en la zona de influencia de New Orleans adonde llegaban grandes remesas de esclavos negros fundamentalmente del sur de África, de la zona denominada Costa de Marfil con… Drogba a la cabeza…
Pero igual eso no les alcanzó para pasar a la segunda ronda… bueno… eh… nosotros tampoco llegamos muy lejos… con Pekerwoman… con Pekerman…
En muchas áreas del sur de Estados Unidos, el batir de tambores estaba específicamente prohibido (también… ¿a quién se le ocurre batir tambores con lo lindo que es tocarlos?), de forma que los negros tuvieron que recurrir a la percusión mediante palmas y pies para disfrutar de sus fiestas y su música característica. Esa prohibición no tenía vigor en la denominada Congo Square… (¿la disco de moda?) en la que los esclavos tenían libertad para reunirse a cantar y acompañarse por verdaderos instrumentos de percusión tales como calabazas resecas y rellena de piedras, el berimbao, el piano de dedo pulgar o sansa y el banjo de cuatro cuerdas… sólo unos pocos privilegiados tenían mellotrón o un mini-moog. Ése fue el principio…
Allí confluyeron tres tradiciones: la autóctona estadounidense, la africana y la europea. La comunidad afroamericana del sur desarrolló su expresión musical a través de la improvisación creativa sobre el material que proporcionaban las músicas religiosas y seglares propias traídas de África, la tradición instrumental de las orquestas estadounidenses (sobre todo bandas militares) y las formas y armonías propias de la música europea.
Juntamos todo y… Jazz-tá.
One And the Same inicia con un tema de Jeff Gauthier, Ahfufat. La intro recuerda pasajes del fantástico Believe de la Scott Amendola Band. Aquí el violín de Gauthier no oculta su paso por la música clásica (ha sido integrante de la Orquesta de Cámara de Los Angeles, entre otras). La utilización de efectos y electrónicos no pretende enmascarar deficiencias en la habilidad técnica sino, por el contrario, brinda matices enriquecedores. Un piano eléctrico persistente a cargo de Witham se aferra a la década del setenta mientras la guitarra de Cline arroja frases de la década del sesenta… del 2060. Luego se aproximan al free al tiempo que la base integrada por Hamilton y Alex Cline mantiene un pulso seguro. Con el final, finaliza.
Solflicka es una de las dos composiciones de Eric Von Essen incluidas en este álbum. Aquí, con un sonido más clásico y amable; con Witham en piano acústico y con solo de violín a lo Ponty. Sin sorpresas pero manteniendo un nivel superlativo de ejecución y claridad expresiva. Buen solo de Joel Hamilton en bajo acústico y final con un solo sorprendentemente “limpio” de Nels Cline.
Water Torture es una composición de Bernie Maupin que formara parte del álbum de Herbie Hancock, Crossing, de principios de los setenta. Una apertura climática fertiliza el campo para el desarrollo de una melodía central que hace las veces de separador entre los varios pasajes de experimentación electrónica. La versión es extensa (demasiado) y no hace olvidar al original de Hancock. Todo lo contrario. El original hace olvidar a ésta.
Don’t Answer That es uno de los temas de Nels Cline que forman parte de este disco. Un breve solo de batería abre el juego a una melodía oblicua que oscila en términos expresivos entre el swing, el free y vaya a saber qué… (esto último, una especialidad de Cline). Bien el bajo. Bien el violín y el solo de Cline es una puñalada trapera.
Heart Wisdom-for Thelma es un tema cuya autoría comparten Jeff Gauthier y David Witham. Es el pasaje de mayor orientación acústica. El violín abraza la melodía con ternura (parece que se quieren); se suma el piano y hacen un ménage a trois… hasta que entra la guitarra de Cline y el asunto se torna decididamente pornográfico.
Rina pt. 1 es la segunda composición de Eric Von Essen; su extensión sirve de pretexto para el lucimiento individual, pero sin agregar demasiado a lo ya escuchado.
A Corner of Morning es otra joyita compositiva de Nels Cline. De belleza cautivante, casi somnolienta, que gana en intensidad sobre el final con una dramática intervención de Gauthier. Melancólico en términos expresivos pero a la manera en que lo definía Victor Hugo: melancolía es la dicha de ser tristes.
Como en todo disco del sello Cryptogramophone (del cual Gauthier es el capo de tutti capi), la presentación es exquisita e incluye el maravilloso cuadro “Conexiones” de la pintora Deanne Bellnoff y la delicada gráfica de Gareth Jiffeau.
– Pregunto: ¿alguien quiere agregar algo más? A ver… usted, el que está usando un disco de Miles Davis como boomerang…
– No, ahora no puedo… es que estoy muy ocupado… ¿qué tal si mi esposa quiere escaparse del horno y me quema la alfombra?
Esa excusa sí que suena bien… tanto como este disco.

Sergio Piccirilli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *