Hermenegildo Sabat: Fogosas Flores De Celuloide

(Edit. Clarín / Aguilar)

Hermenegildo SabatDjango Reinhardt no sólo desconocía tonos, semitonos y partituras. La insistencia de su brillante colega, Stephane Grappelli (Premier Prix du Conservatoire de Paris), lo convenció que debía aprender a escribir, por lo menos, su nombre. Hasta ese momento a sus admiradores los conformaba con dos rayas cruzadas. Pero estaban surgiendo contratos y a algunos empresarios no se les podían ofrecer tantas ventajas.
Sintiéndose notorio, Django apeló a muecas irrelevantes que generaron otros desconciertos y frustraciones. Antes de su primer viaje a Londres, en 1937, señaló con gesto teatral una línea del contrato (que el propio Grappelli admitía generoso) y en voz alta y grosera dijo que no le gustaba. Tal línea decía que viajarían en la primera clase del avión.
El paciente Grappelli se la aguantó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *