• Ernesto Snajer

    Ardua tarea nos toca.
    Es más, veníamos planeando esta charla desde hace algunos meses; y creemos que la postergación se debió, en gran parte, porque no queríamos encontrarnos en esta situación.
    Ustedes se estarán preguntando a qué nos referimos.
    Tranquilos… no se trata de amenazas, ni de ataques con somorgujos amaestrados, ni una invasión de estatuas vivientes, ni la explosión de un volcán inexistente.
    El problema era (es) esta intro.
    No hay manera de que no resumamos si pretendemos que ustedes lean esta nota.
    Así que, mejor, empecemos.
    Ernesto Snajer es un guitarrista, docente, compositor y arreglador argentino.
    Listo. Ya está.

    ¿Cómo?
    Bueno… está bien… que conste que es a pedido.

    Nació en el querido barrio de La Paternal, en la Capital Federal. Estudió guitarra desde los 7 años con Aníbal Arias, Francisco Rivero y Svetan Szavbev; desde los 14, piano con Martha Bongiorno; armonía, contrapunto y orquestación, con Laura Baade y ensambles de cuerda con Gabriel Senanes.
    Todavía en la secundaria, realizó su primera grabación discográfica como invitado de la agrupación Canturbe. A los 17 fundó, junto con Hernán Lugano, la banda Semblanza, con la que grabó dos álbumes, ganó el festival Pre-Cosquín 1988, el Concurso Buenos Aires Jazz Fusión en el mismo año y realizó 5 giras por Europa recorriendo doce países.
    Participaron del Festival de Jazz de Copenhague, el Helsinki Jazz Sea Festival (donde telonearon a Stan Getz), y se presentaron en lugares como Barcelona, Amsterdam y Estocolmo.
    Tanto ir para allá que al final terminó radicándose en 1991 en Copenhague durante un año, invitado por el también guitarrista Palle Windfeldt, con quien fundara el dúo Guitarreros. Ocho años después, el brasileño Egberto Gismonti produjo un álbum del dúo para su sello Carmo/ECM.

    Entre 1993 y 1995 acompañó a Pedro Aznar en varios de sus proyectos.
    Cansado de las giras europeas, en 1994 se unió a la agrupación Los Argentinos, de Lito Vitale, junto a Javier Malosetti, Manuel Miranda y Marcelo Novati. Con esta banda grabó dos CD’s, recorrió toda la Argentina, pero también le tocó Europa y varios países de América.
    Me estoy agotando.

    En 1995 (siempre con Vitale) participó en las ceremonias inaugurales de los Juegos Panamericanos 1995 y del Mundial de Fútbol Sub-20 en el 2001.
    En el 2003 dirigió, para el Conservatorio de Música Rítmica de Copenhague, el proyecto “La semana de Música Argentina”, convocando a profesores como Aníbal Arias, el Negro Aguirre, Ricardo Lew, Verónica Condomí, Guido Martínez, Osvaldo Montes y varios más.
    Junto con la cantante Verónica Condomí y el percusionista Facundo Guevara, grabó dos álbumes: Cielo arriba y De los tres, realizando numerosas presentaciones.
    Desde 1998 lidera Snajer & Grupo, por el que han pasado el Pipi Piazzolla, Oscar Giunta, Guillermo Delgado, Nicolás Guerschberg, Guillermo Romero y Alejandro Franov.
    En el 2004 registró Toque Argentino, presentado en el Teatro ND/Ateneo y en una gira de quince conciertos por el interior.
    Es el director, junto con el catalán Raúl Fernández, del proyecto Inmigrasons, encargado por el Mercat de Música Viva de Vic (Barcelona).

    Ha realizado bandas de sonido para películas, obras de teatro y programas de televisión.
    Como solista ha editado los álbumes 87/92, Vuelos, Preludio y Recuerdos de Argentina.
    Ha tocado o grabado con Jacques Morelenbaum, Pedro Aznar, León Gieco, Javier Malosetti, Baglietto, Peteco Carabajal, Franco Luciani, Jorge Cumbo, Raly Barrionuevo, Ariel Ramírez, Patricia Sosa, Olga Román, Soledad, Alejandro Lerner, Julieta Venegas…
    Desde el año 2006 es el director de la serie “Toque Argentino” del sello MDR Records, cuyas dos primeras ediciones fueron el álbum debut del pianista Alejandro Devries y un disco en vivo con su trío (Guido Martínez en bajo, Diego Alejandro en batería y varios invitados) titulado Después de todo. Para el año que transcurre tiene pautada la edición de otros 4 álbumes.

    En lo inmediato, o sea… ahora, en septiembre, realizará desde el día 18 una serie 10 de actuaciones con Palle Windfeldt en Buenos Aires, La Plata, Rosario, Santa Fe, Rafaela, Las Flores y Maipú y también en San Pablo, Río de Janeiro y Porto Alegre. Finalmente, en abril de 2008, Guitarreros grabará en Dinamarca un nuevo álbum titulado Ida y vuelta.
    Se los dije… pero ustedes insistieron.
    Ernesto Snajer nos recibió en su estudio de manera harto generosa.
    Como si no tuviera otra cosa que hacer.
    Nuestro agradecimiento ante este tipo de actitudes y entrega no tendrá fin.
    La misma celeridad y entrega la habíamos disfrutado hace unos meses en ocasión de su participación en nuestra sección 1×5(+1).
    O sea… segundas partes fueron buenas.
    Y lo que no dijimos hasta ahora es que todo lo mencionado (que impresiona) lo realizó cuando aún no cumplió sus primeras cuatro décadas.

    ¿Así que el año que viene cumplís 40?

    Sí…

    ¿Y te provoca algo…?

    Sí… y no… Me provoca decir “uh… cuántos que son…”. Aunque en realidad es raro, porque por un lado pienso que son muchos y por otro lado hago memoria de lo que me pasó en los últimos 20 ó 22 y me da la sensación de que voy a cumplir no 40 sino 90, más o menos. Te tiro un dato; ahora estoy modificando el site y me quedó pendiente uno de los items que es “archivo histórico”, una especie de resumen año a año de lo que hice y todavía no lo terminé. Pero al voleo conté que viajé a Europa, por lo menos, 28 veces. Y no me di cuenta…

    Si sumás las millas ya tenés para ir a Marte… (risas)

    Mirá… ni me hables… además me rompe hacer los trámites, siempre pierdo los papelitos…

    ¿Te jode viajar?

    Depende… en un momento no lo soporté más, pero porque quería estar acá. Ahora se me pasó, pero en el ’94 me había agarrado una crisis y no quería salir ni a la esquina. Ahí me enteré de que Lito Vitale estaba por armar un grupo nuevo y andaba haciendo un casting…

    ¿Para Los Argentinos?

    Sí… y me acuerdo que fui de cabeza. Primero porque me encantaba tener ese laburo pero además porque no quería ir ni al almacén (risas). En esa época iba a Europa dos veces por año… ¡y no quería!

    Pero después con Lito viajaste y bastante…

    Sí… pero la base estaba acá. Yo estuve tres años y a Europa viajamos una vez sola, ¿entendés? Los viajes por acá ni los cuento. Ésos no me joden. Pero además tené en cuenta que era otra época. Ahora me parece que el norte de Europa está acá a la vuelta. La distancia es la misma de siempre, pero las maneras de comunicarse cambiaron tanto…

    Y… ahora estornudás acá y te dicen “salud” en Noruega…

    Sí… (sonríe) Yo me imagino que en los años ’50 ó ’60 ir a Europa debe haber sido una expedición. Pero cuando yo empecé a viajar en el ’88 no entendía nada. Ahora caés en Amsterdam y de no ser por el paisaje…

    Estaba pensando que esa sensación de “tener como 90 años” debe venir por el lado de que arrancaste desde muy chico, ¿no?

    Y sí… a los siete empecé con la guitarra. Y a los 14 con el piano.

    ¿Por qué?

    Porque quería tocar dos instrumentos. Me gustaba mucho el piano. No lo pensé por el lado de que me vendría bien para mi desarrollo musical. Me gustaba. Y toco más o menos bien; puedo decir tranquilamente que es mi segundo instrumento.

    ¿Tu primera experiencia de laburo?

    La primera experiencia seria fue con el grupo Semblanza, con Quique Condomí en violín y un pianista, Hernán Lugano, que es un genio. Yo ya había tocado un montón pero el primer contrato fue con Semblanza. Yo tendría unos 18 años y venía tocando en vivo, en boliches chicos. Tenía un dúo de guitarras con un muy amigo mío, Julián Hasse, que ahora toca bandoneón. Y la primera grabación para un disco fue con Jorge Garacotche, que era mi profesor de guitarra y líder de Canturbe. Yo estaba en 4º año de la secundaria y se ve que por una cuestióin de costos grababan a la noche. Yo era muy chico… entonces con mi vieja hicimos un pacto. Me dejaba hacerlo pero no tenía que faltar al colegio. Y si ya de por sí a las mañanas soy medio zombie… imaginate cómo iba al colegio… (risas). Ésa fue mi primera grabación. Mientras tanto, tocaba en fiestas del colegio o en lugares chiquitos. Hasta que armamos Semblanza y para mí fue ya otra cosa.

    Notas Relacionadas o de Interés:
  • Anterior: