• Marco Benevento: Invisible Baby

    • CevherShare

    Bus Ride, Record Book, Atari, The Real Morning Party, You Must Be a Lion, If You Keep on Asking Me, Ruby, Are You the Favorite Person of Anybody?


    Músicos:
    Marco Benevento: piano, mellotrón, teclados, banjo
    Reed Mathis: bajo
    Matt Chamberlain, Andrew Barr: batería

    Hyena Records, 2008

    Calificación: Buena gente

    Tener hijos no nos convierte en padres, del mismo modo que tener un piano no nos convierte en pianistas (Michael Levine)

    En la vida atravesamos diferentes etapas evolutivas. Una de las más importantes y enriquecedoras es el nacimiento de los hijos. En primer lugar, pasar de una relación de dos seres independientes a otra que involucra a tres significa un cambio sustancial en la vida de la pareja. Es un período de sentimientos encontrados en el que confluyen alegrías, temores e ilusiones. Las costumbres de la pareja mutan drásticamente. Es un tiempo en el que se afrontan cambios en la organización del hogar, en aspectos económicos y laborales y también en las relaciones íntimas. Las negociaciones que podamos hacer en ese sentido, nos ayudan a desplegar una relación más cercana tanto como pareja, como personas, como futuros padres e incluso, en los casos que corresponda, como seres humanos. Es recomendable que antes del nacimiento de un hijo haya comunicación entre la pareja para conocer lo que el otro siente, espera y piensa, si es que piensa. Por eso se recomienda hablar con nuestra pareja todo lo que sea posible. No se imagina usted los notables avances en el campo emocional y psicológico que pueden lograrse cuando uno se toma el trabajo de llamar a su esposa por teléfono una o dos veces a la semana o al menos visitándola una vez al mes…
    Aunque la llegada de un hijo representa cambios, la relación de pareja no necesariamente tiene que pasar a un segundo plano.
    También puede ocupar el tercero o cuarto.
    Ningún nacimiento es igual. No es lo mismo el primer hijo que el segundo, el tercero ni el último. En todos los casos, es mejor no asumir actitudes triunfalistas.
    Convengamos que hay que estar preparado, por ejemplo, para que nuestro primer hijo llegue segundo… tercero… y hasta último.
    No es lo mismo un hijo varón que una hija mujer. Ni qué hablar de un hijo mujer o una hija varón. Las circunstancias del nacimiento también son diferentes. No es lo mismo ser hijo de un matrimonio bien avenido y de acuerdo a las normas familiares tradicionales, que un hijo de madre soltera y padre desconocido. O aún más, como en aquellos inusuales casos de hijos de padre soltero y madre desconocida.
    Sin embargo, cada nacimiento es trascendental. Desde el momento en que nos enteramos que vamos a ser padres se inicia una nueva etapa de la vida, ya que la llegada de un hijo influye en todos los aspectos que nos rodean.
    Comento todo esto porque el tecladista y compositor Marco Benevento fue papá de un disco. Quiero decir… grabó una hija… esteee… fue mamá…
    ¡Si pujo con fuerza sale! Ahí va: Marco Benevento tuvo su primer hijo y eso le sirvió de inspiración para hacer un álbum al que llamó Invisible Baby. ¡Me alivié!
    O quizás todo lo contrario. Hizo un álbum y eso lo inspiro a tener un hijo. No sé…

    Benevento fue miembro de The Jazz Farmers y ha sido durante la última década animador permanente de la escena de New York. Su foja de servicios incluye haber tocado con Matt Chamberlain, Steven Bernstein, Wayne Krantz, Charlie Hunter, Stanton Moore, Mike Gordon y Trey Anastasio, entre otros.
    Integró la Bobby Previte’s Coalition of the Willing, participó junto a Trey Anastasio, Mike Gordon y Joe Russo en la banda GRBA y se presentó en escena con Mike Dillon y Skerik bajo la denominación Garage a Benevento.
    Pero sin lugar a dudas, el proyecto que le permitió obtener mayor reconocimiento ha sido el grupo de indie rock y post-jazz conocido como Benevento/Russo Duo.
    Su debut como solista fue en el 2006 con el triple en vivo Live at Tonic en el que registró una serie de improvisaciones basadas en standards.
    Invisible Baby es su primer álbum grabado en estudio y, a diferencia del trabajo anterior, está integrado en su totalidad por composiciones propias. Para este proyecto recurrió al formato tradicional de trío-jazz, reclutando al bajista de la Jacob Fred Odyssey, Reed Mathis y a Matt Chamberlain de la banda de Tori Amos y miembro de Critters Buggin y Andrew Barr de The Slip, ambos alternándose en la batería.
    Benevento, en Invisible Baby, si bien recurre al sonido de teclados electrónicos con que se lo ha asociado, aquí al menos privilegia al piano acústico como voz principal; hecho que no debe sorprender ya que el tecladista ha estado en los últimos años tomando clases consistentemente con Brad Mehldau y Kenny Werner.

    En Bus Ride una hipnótica línea en banjo, rodeada por envolventes texturas en mellotrón, abre paso a la sección rítmica. Desde esos cimientos, que parecen enlazar con naturalidad el rock y la música country, aflora una secuencia melódica de carácter épico comandada por el piano acústico. El impetuoso montaje armónico, pese a brindar una sensación de ampulosa expresividad, sólo se reduce al preciso sostén percusivo que construye Chamberlain, los estratégicos acordes distorsionados en bajo a cargo de Mathis y al exaltado discurso de Benevento en piano, quien rehúye deliberadamente caer en la obviedad del solo tradicional.
    En Record Book hallamos ecos de un piano lejano que ayudan a configurar un clima suave, moderado y reflexivo que se ubica en las antípodas de la versión de este mismo tema incluida en el álbum Live at Tonic. Su simplicidad melódica y la ascética paleta de sonidos utilizada, nos remiten a la emotiva sencillez y candor que caracterizan al estilo del pianista, cantante y compositor Bruce Hornsby.
    Atari debe su titulo a la empresa del mismo nombre dedicada a producir y distribuir a escala mundial videojuegos para consolas y computadoras personales. Benevento, en consecuencia con la fuente de inspiración aludida, adopta una estructura de extrema ingenuidad resuelta con apresuramiento y condicionada por una base machacona, monótona y latosa. En base al eje conceptual sobre el que gira esta diminuta composición, podemos concluir en que está dirigida y orientada al público más joven.
    O sea, a un segmento de la audiencia ubicado entre los 14 y 18… meses.
    Esta tendencia infanto-compositiva se profundiza en The Real Morning Party, tema en el que Benevento parece honrar tributo a algunos de los más grandes éxitos de ventas que tuvo la música instrumental en su historia, tales como Green Onions de Booker T. & the M.G’s, Grazing in the Grass de Philemon Hou y Rockit de Herbie Hancock.
    Su inocente melodía podría resultarle pueril hasta a un recién nacido, sea o no hijo de Benevento. Lo trivial y ligero de su entramado armónico terminan convirtiéndolo en un experimento insípido, incoloro e inodoro. Sobre todo inodoro.

    Es importante considerar que, entre la sexta semana y el quinto mes de embarazo, en el cerebro del bebé se desarrollan aproximadamente cien mil millones de células cerebrales. Algunas se encuentran conectadas al nacer; pero la mayoría no lo está. Al hablarle al bebé se produce un efecto de nutrición cerebral que estimula ese desarrollo. Por eso se recomienda que el padre refuerce sus acciones al hablar. Ejemplo: si usted acaricia a su hijo, dígale “te estoy acariciando hijo mío”. En cambio, si usted le dice: “ajo, agu agu, acatá papá” no sólo no servirá de mucho sino que lo más probable es que el bebé piense que es hijo de un imbécil.
    Cada uno es libre de proceder en la vida como le plazca. Pero después no se arrepienta si su hijo es músico y compone un tema como The Real Morning Party, ¿eh?
    ¡Y ni se le ocurra recriminárselo años después! Lo más probable es que le responda a voz en cuello y en tono desafiante: “Ajo, agu agu, acatá el nene”.

    La música para adultos regresa con You Must Be a Lion. Un preludio en blues desemboca en un dibujo melódico tan escueto y pulcro como adictivo y pegadizo. Todo sustentado en la solidez de Mathis, en las acogedoras frases de piano y, especialmente, en la fuerza de propulsión que impele Chamberlain desde la batería.
    Los climas y texturas de If You Keep on Asking Me abrevan en la psicodelia, mientras que Ruby es una aproximación a la balada desde un enfoque ellingtoniano y Are You the Favorite Person of Anybody? explora con delicadeza el embriagante territorio emocional que distingue a Radiohead.

    Los hijos necesitan de nuestro cariño y atención; por eso resulta primordial comprender que el amor que les brindemos va a tener consecuencias en su desarrollo físico, mental y emocional.
    Benevento tuvo una hija y quiso manifestarlo en Invisible Baby.
    Pese a la noble intención, el resultado no fue el que esperábamos.
    ¿Habrá sido el que esperaba ella?

    Cuando era niño quería tener un perro pero en su lugar mis padres me regalaron una hormiga (Woody Allen)

    Sergio Piccirilli

    Notas Relacionadas o de Interés: