Patricia Barber: The Cole Porter Mix

Easy to Love, I Wait for Late Afternoon and You, I Get a Kick Out of You, You're the Top, Just One of Those Things, Snow, C'est Magnifique, Get Out of Town, I Concentrate on You, In the Still of the Night, What Is This Thing Called Love?, Miss Otis Regrets, The New Year's Eve Song.

Músicos:
Patricia Barber: piano, voces, melódica
Chris Potter: saxo tenor
Neal Alger: guitarras acústica y eléctrica
Michael Arnopol: bajo
Eric Montzka, Nate Smith: batería, percusión

Blue Note, 2008

Calificación: Apoya vasos

Cole Porter nació en Indiana en 1891. Su familia gozaba de un buen pasar y era protestante (o sea, a todo le ponían un pero; o dos). Mimado por su madre por la muerte de sus dos hermanitos, fue introducido en la música siendo un párvulo. A los 6 años empezó con el violín; dos años más tarde le tocó el turno al piano (y es que ya estaba crecidito el pibe). Mamá también lo ayudó, dicen, a escribir su primera opereta a los 10 (parece que la cuestión tenía que ver con ciclos bi-anuales). Su abuelo pretendió que fuera abogado, pero la música pudo más. Tuvo su catastrófico debut con See America First a la edad de 25 años y, de cabrón nomás, se las piró a París, como para que la "ciudad luz" le iluminara el camino. Allí estudió armonía, contrapunto y orquestación. A pesar de ser un muchacho salidor y parrandero, se casó a la edad de 30 años; pero nunca largó la farra.
Hasta que en 1937 tuvo un accidente mientras montaba a caballo y se fracturó las dos piernas, lo que le provocó dolores cróniucos de por vida hasta que en 1958 debieron amputarle la derecha. Y ahí sí que se acabó gran parte de lo bueno; o de lo divertido, al menos.
Pero vamos a los bifes. Sin dudas que Cole Porter fue uno de los principales compositores de jazz de la época; muchos de sus temas se han transformado en verdaderos clásicos y son considerados standards. Difícilmente alguien ligado al jazz no haya interpretado alguna vez una de sus melodías: Night and Day, Everytime We Say Goodbye, Easy to Love, Just One of Those Things, I Concentrate on You, What Is This Thing Called Love?, Love for Sale, Begin the Beguine, So in Love y I've Got You Under my Skin son solamente algunas de las más célebres composiciones de este músico singular (porque era uno, obvio).
Su vida, llena de anécdotas, llegó a su fin en 1964.
En el año 2004 se estrenó la película De-Lovely en la cual se narra su vida de manera (bastante) parcial. El film fue dirigido por Irwin Winkler sobre un guión de Jay Cocks. La interpretaron Kevin Kline, Ashley Judd y Jonathan Price.

Patricia Barber nació en Chicago en 1956; es cantante, compositora y pianista. Hija de un ex músico de Glenn Miller y una cantante de blues. Ya grandecita, a los 33 años, editó su primer disco en forma independiente titulado Split. Ahí la acompañaron Mark Walker en batería y Michael Arnopol en bajo. Tres años más tarde editaría A Distortion of Love por el sello Antilles; y puede decirse que su carrera pega un brinco ganador en 1994 con la aparición de Cafe Blue (Premonition Records).
Como todavía está vivita y coleando (eso es lo que nos contaron), no nos extenderemos mucho más. A decir verdad, no nos extenderemos.
Y ustedes a esta altura estarán preguntándose, con la mano derecha apoyada en el mentón, la izquierda ocupada en otros menesteres (allá usted lo que hace con la zurda) y un gesto de incredulidad, fastidio y por qué no, revoleando un muslo de pollo contra el monitor de su PC (el muslo de pollo no es excluyente; le sugerimos que pruebe con ñoquis: tiene más municiones y hasta puede convertirse rápidamente en Marta Minujín); decía, estarán preguntándose "¿y?".
A esto yo le llamo ir al hueso.
Lo felicito y paso a contarle: la pianista, compositora y cantante (invertimos el orden, no creo que le preocupe demasiado ni a usted ni a ella) Patricia Barber acaba de editar, por el prestigioso sello Blue Note, el álbum The Cole Porter Mix, basado en 10 composiciones del mencionado Porter y 3 de la Barber.
En un momento pensé que el "Mix" se debía a remixes, una suerte de Bossa 'n Porter, Chill Out Cole o similares e impresentables sandeces por el estilo. Afortunadamente me equivoqué. Son versiones de temas del Indianense (¡?) a instrumentos pelados: piano, melódica, saxos, guitarras, bajo, batería y percusión.

Pero no crea que me puse a dar cabriolas por la Avenida 9 de Julio o que le puse el pechito al colectivo 60 en señal de "¡albricias, tan feliz estoy que no me importa nada!". No señor (o señora, o señorita, o párvulos y párvulas o etcéteras -que son mayoría-). Los primeros acordes de Easy to Love fueron algo así como un mandoble de Tyson ni bien sonado el gong. Bossa nova, con Alger en guitarra acústica, Smith en batería, Arnopol en contrabajo y Barber en voz y piano. Al minuto con diez segundos, la pianista toca su primera tecla y, ya a esa altura, estamos de pésimo humor. Nada tengo contra la buena bossa nova. Pero con ésta… que una bestia de los parches como Smith haga lo que hace, que la acústica de Alger me recuerde a los peores momentos de Lee Ritenour, Larry Carlton o ese esperpento que se hace llamar Marc Antoine (para entender esto, si no lo conocen, ármense de infinito coraje y péguenle una escuchada a Larry & Lee o a cualquiera de las bazofias del Antoine), ya roza el límite de la impresentabilidad; pero mucho más fastidio causa la manera de cantar adoptada por Barber, afectada cual insulsa (mala) cantante pop, como si esa afectación viniera acompañada de… de… de algo aunque sea… Un comienzo patético, si se me permite, con un final en fade que nos hace llegar a la conclusión de que, al menos, llegamos hasta el final.
Del primer tema.
Tengo la leve sospecha de que esto va a ser arduo de verdad.

I Wait for Late Afternoon and You es la primera de las composiciones de la compositora, cantante y pianista (variamos el orden otra vez, poseo un ingenio que desconoce los límites). La tendencia es la misma, una balada insulsa, nuevamente el fantasma de Larry/Lee/Marc y mpiezo a preguntarme si de verdad ustedes se merecen que les cuente lo que sale por los parlantes.
En I Get a Kick Out of You, Alger se cuelga la eléctrica pero la toca poco y sin gracia. El que nos brinda ciertas esperanzas es el buenazo de Chris Potter. Dicen que la esperanza es lo último que se pierde; por las dudas, revisemos el tanque de reserva. You're the Top profundiza la tendencia; y la tendencia, irremediablemente, choca contra un paredón. Algo debe haber pasado en el accidente porque el comienzo de Just One of Those Things, en contrabajo y voz es auspicioso. Hasta Alger parece haberse contagiado de un virus que, al menos, no es venenoso. Potter ahora sí aparece con algunos de los arrebatos que han hecho que lo respetemos y queramos tanto. Su solo arranca contenido pero después casi explota, lo que para como veníamos es casi free jazz. Snow es la segunda pieza aportada por Barber. Es una pieza desarreglada, incómoda, llena de humo, mejor sigamos que, según los créditos, reaparece Potter en el próximo tema. Que es Cést Magnifique. Introducción en guitarra acústica y voz cuya explicación prefiero ahorrarles. Patricia Barber es una correcta pianista y, por lo escuchado aquí, una rudimentaria intérprete de melódica. El pasaje en trío a cargo de la melódica, Alger y Potter es difícil de tolerar.

Creo necesario aclarar algo antes de seguir (tranquilos, la haremos corta): quiero mucho a la cantante, pianista y compositora Patricia Barber. En particular he disfrutado y mucho de Cafe Blue, el álbum en vivo Companion y, fundamentalmente, de Modern Cool, donde la versión (extraodinaria) de She's a Lady vale el CD. También hay pasajes interesantísimos en Companion, donde brinda un trabajo notable en piano en Like JT y además toca el órgano Hammond B-3 (en la muy buena versión de Black Magic Woman). Por eso nos (me) duele… ¿Se olvidó, fue una mentira, me engañaste, me mentiste?
Tengamos paciencia, falta aún y Get Out of Town no está mal, hasta el guitarrista mete cosas interesantes… pero lo que sigue es tan… tan… ¿por qué In the Still of the Night parece apta para un carnaval carioca? Esto, a pesar del dueto en saxo y batería llevado a cabo (bien) por Potter y Eric Montzka. Es apenas un minuto y medio. Pero salvó unas cuantas papas. What Is This Thing Called Love? y Miss Otis Regrets no sorprenden, ni emocionan, ni nada. Un pasaje instrumental en el segundo de los temas mencionados se salva por contraste, no más que por eso.
El álbum finaliza con la tercera composición de Barber, The New Year's Eve Song.
Simplemente eso, para qué ser (tan) reiterativos…

No sé qué le ha estado pasando a la compositora, cantante y pianista Patricia Barber luego de la edición de Verse (2002), donde Joey Baron y Dave Douglas oficiaban de contrapeso de Alger.
La verdad que no lo sé.
Lo que sí sé es lo que me ha sucedido con The Cole Porter Mix.
Con todo el cariño y deseándole a Barber una pronta recuperación, debo reconocer que lo que me ha pasado fue… nada.
Yo ya estoy en campaña, pero si alguien tiene noticias sobre la memoria de la pianista, cantante y compositora, que avise.
Hace un rato largo que parece haberla perdido.

Marcelo Morales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *